Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 abril 2010

Regalos

Entonces por qué tanta crueldad, mira que regalarle un libro el día del niño.

*Para que tenga lo que yo nunca tuve de niño.

Read Full Post »

No me gusta esta ciudad. No tiene nada que ver que sea gris, o que este llena de sapos. Lo cierto es que me recuerda mi niñez, en todos los aspectos y no soy fan de la tristeza. Esta tarde caminaba rumbo a casa, no se bien si el trayecto era de norte a sur o viceversa o en cualquiera de las direcciones posibles, pues soy muy malo para las orientaciones. El caso es que iba con rumbo, y fue en ese andar, donde descubrí que la ciudad me recuerda a la ciudad en la que crecí y también me recuerda el patio de la casa de mi madre que daba más allá del fin de todo lo existente, recordé al enmascarado de plata es decir al Santo, al Blue Demon, al Mil Mascaras y a otros tantos, aquello para mí eran luchas, no las cosas que ahora vemos. Y sobre todo recordé la voz del abuelo.

Quizá no todos los niños son felices o quizá deba decir que no todos los seres felices son niños. La cosa en esos tiempos era compleja, claro que fuera de la casa no presenciabas balaceras como puede ocurrir con los niños en estos tiempos, pero eso nos cansamos de ver centroamericanos que buscaban un capítulo para ese gran sueño, el que llaman americano.

Recordar al abuelo no es malo, pero así empiezan los duelos, las historias sin sentido y en un rato puedo estar llorando y en otro jugando a la pelota con mis primos, ahora que lo recuerdo, nada fue fácil, ni siquiera el día de los niños y sin embargo todos los días despertaba y me decía hoy será diferente.

Read Full Post »

Sonó el teléfono, y la historia cambio de rumbo. Apenas en la mañana se habían entregado a los placeres más inquietos de todo el tiempo que llevaban juntos. Olvido sus papeles en casa y el color de su piel lo delató, la cacería había empezado, Arizona, no era tierra para la raza de bronce y no era tierra para los ilegales. Todo mundo los vio partir: por la tarde estaba tirado en una ciudad desierta, nadie dijo nada, ella angustiada esperaba su regreso. No pudieron ser tres, pero al tiempo, sin que nadie lo diga, ella no estará sola, serán dos de nuevo.

Read Full Post »

Qué hizo ella por mí

*Todo

Read Full Post »

 Qué hice yo por ella

*Nada

Read Full Post »

Nadie.

Todo mundo hacía una lista de lo que él tenía. Nadie nos dijo: que no tenía un perro, que no tenía sueños, que le hacían falta los otros colores en la ropa que no fueran blancos o negros, no tenía un jeans, no tenía un libro bajo la almohada, no tenía un par de gafas para leer, no tenía miedo a nada. Lo que si le sobraba y nadie nos dijo: eran los gatos. Nadie nos dijo que todas las mañanas perdía una historia porque no tenía ganas de contarla, nadie nos dijo que en sus sueños, siempre se le aparecía Hitler y nadie nos dijo que su color de piel era más oscuro que la noche, como quien dice, negro. Nadie nos dijo que era un alemán y que su abuelo era un cartero. Nadie nos dijo que él dio origen a la segunda guerra mundial y lo peor de todo, es que todo mundo nos decía que era el hombre más encantador, sin importar que su padre lo odiaba, nadie nos dijo que odiaba al mango por su color, después de todo el color lo es todo y nos aman o nos odian por ello.

Read Full Post »

Ni modos.

De todas maneras los lunes ni me gustan.

Read Full Post »

Hace unos días alguien me preguntaba: Sí, aún continuaba en mi “guarida”, y nos que tenga miedo o que las cosas por acá, estén fuera de mi control o del control de los que se encargan de eso (de controlar): de la seguridad y el bienestar de las gentes. La cosa no esta mal, si bien es cierto se escuchan ruidos que parecen según el imaginario colectivo, disparos. Otros más, de ese imaginario colectivo te cuentan que les roban el auto, que les piden una cuota por tránsito y lo de siempre, (eso dicen) se llevan tu celular. No puedo decir que son puros cuentos. Después de todo a mí nunca me pasa nada o estoy lejos de la acción y eso no tiene que ver con el hecho de estar guardado en la famosa guarida, que para ser sinceros no se que forma o caprichos tiene una.

Lo cierto es que existe gente que no esta enterada de esas circunstancias y te hablan de una vida y un mundo feliz en estas tierras.

Hablando en serio. Se escuchan tantas cosas, la gente se la piensa para salir en las noches o viajar a cualquier lugar, ya sea cerca o lejano, aseguran sus autos, sus cosas, e incluso sus vidas, parece que en una zona de guerra no vales nada, como nada valen las propiedades, puedes conseguir a precios de risa una buena casa, sobre todo las casas, la gente no quiere abandonar sus casas y tiene de ganas de huir. Los adolescentes viajan a Monterrey, van por el título para después regresar y administrar los negocios de la familia. No es lo mismo pagar una renta de estudiante, que marcharse y dejar la seguridad del trabajo y los negocios, aunque en estas épocas hablar de negocios es como hablar de cajas fuertes y con blindajes especiales. La conclusión. Es que nadie se salva de lo inevitable.

Zona de guerra es por todo el norte, tal parece que tenemos la necesidad de darle un giro a este país, a nuestro país.

Los que pueden o los que no tienen nada, ya se fueron, ya viven en otra ciudad y van dejando con su partida pueblos fantasmas, la mafia al no sentir su apoyo,  los fue espantando hasta hacer que una ciudad, su ciudad muera. Yo, a veces deseo correr, pero no por miedo, sino porque en otras ciudades descubrí a nuevos y mejores amigos, porque descubrí otro rumbo de vida y en ello el palpitar incesante de los deseos y sueños. La ciudad, la microciudad que me gusta para muchos pare la cuna del terror, vivir entre millones espanta, pero yo creo que es imposible permanecer mucho tiempo alejado de ella, además si he de tener esa lucha constante con la gente que te espanta con esos ruidos que según los que saben son disparos y con andar por la calle con mucho cautela porque te piden el carro y si te niegas te matan, prefiero lidiar con millones de gentes, con la falta del agua, con los precios del metro, con las nuevas líneas del metrobús, con la autopista urbana, y sentirme a gusto porque en la microciudad, se permiten los abortos, las bodas gay y el arte aflora en muchos espacios, prefiero tomar unas cervezas con los amigos a esconderme en la supuesta guarida mientras pase todo, mientra llegue el nuevo sexenio, mientras se tenga un gobierno efectivo y no un gobierno efectivo y porque la botella de JB no va a durar lo que dure una vida, por eso y otras tantas cosas, regresare a la vida de la macrociudad, porque deben de estar de acuerdo conmigo que hay cosas que no tienen precio, para lo demás…

La respuesta es que nunca he estado en una guarida, que salgo todos los días a caminar por largo rato, que no encuentro batallas en este desierto asfaltado, que las gringas son más bonitas hasta antes de los 23 y que me gusta narrar historias que hasta ahora no dicen nada.

Read Full Post »

A estas horas.

¿Arriba o abajo? Lo cierto es que arriba me da mucho calor y poner el aire acondicionado no me deja dormir, aunque casi todo no me deje dormir. Lo que si deseo hacer es dormir con los lentes puestos, para ver los sueños, desde adentro. Es posible que me encuentre con algunos fantasmas y mi vida tenga otros giros, no grandes giros, pero siempre es bueno tener algunos.  Arriba parece insoportable, abajo me gusta, quizá en un volado quede todo decidido.

Charla que viene a titulo.

Deberíamos comprar un armario lleno de películas interesantes (para verlas claro), deberíamos hacer un libro titulado la Filosofía del sexo (sin importar que ya existe uno y además muy famoso), deberíamos vencer a todos los demonios y fugarnos a los sueños. Yo aclaro que si podemos entrar a los sueños, sin importar la forma, es importante llevar lentes, no sea que se nos pasen algunos detalle.

Read Full Post »

Van un par de días con los dolores intensos de cabeza, debe ser la época del año, la mala suerte o quizá el más misterioso de mis malestares. La realidad de todo esto, es que he pese a todos estos dolores, logro avanzar con mi novela, aunque siga trabajando con el borrador, lo importante es avanzar, ya que con ello voy a llegar al final. Por momentos creo que el malestar exponenciado, se debe a mi nuevo juguetito. No vibra y desde que lo tengo, la vida nunca más fue la misma, tampoco se roba tu tiempo durante muchas horas, es un juguete necesario para muchos y ayuda a fortalecer la visión, debe ser eso lo que me trae con dolores todo el día, dolores intensos y cada vez menos tolerables.

Construir.

Imagino una historia de una mujer que no tiene ambos brazos. Es como hablar de la Venus de Milo. Por supuesto que dicho así es la historia de cualquier persona y eso para la ficción no representa ningún reto. Pero que pasa si a esta mujer la hacemos una prostituta, debe ser un poco más interesante considerando que puede causar repulsión, pero en realidad causa tal repulsión o genera esa situación que no es ajena a todos los seres humanos, es decir el placer vouyerista. Y la otra parte de la historia, es decir la segunda historia dentro de esta historia y que tiene que ver en como se convirtió en prostituta. Quizá más atrayente sea la parte en la que pierde los brazos o por qué ambas cosas, y entonces la historia se vuelve en un completo mundo de posibilidades. Por supuesto que ya existe una o muchas historias así, lo importante es como se cuenta, que se quita o se pone de las ya existentes. Es como quien dice establecer un nuevo dialogo.

Pienso que esta chica es secuestrada por alguna especie de cacique de un pueblo, que es donde ella nació y la vende en unos cuantos miles de pesos a un prestamista árabe. Vaya trauma que debe causar ser esclava de un árabe, eso lo digo por sus costumbres. La chica tiene que trabajar todo el día como sirvienta de la casa y por la noche se integra al supuesto harem de este árabe, asentado en territorio nacional (es decir mexicano), donde se supone que sus usos y costumbres no son bien visto por las leyes locales. Así que la chica es abusada sexualmente y el día que reclama el pago por sus servicios (claro los domésticos) el árabe se niega, lo que le incita a ella a robar, a robarle al árabe, y cuando el sujeto descubre el robo, le corta la mano, de acuerdo a sus costumbres y como la chica, quien ahora se muere de miedo, siente necesidad de robar para salir huyendo, vuelve a robar y es sorprendida de nuevo, le cortan la otra mano. Las condiciones poca higiénicas de estas amputaciones hacen que se le infecte el sitio del corte y para en un hospital donde se ven obligados a amputarle por arriba de los codos.

Se vio sola. Así que tiene que trabajar para ganarse la comida y también piensa en regresar a su casa, pero necesita dinero para hacerlo. Aunque la pregunta es de que puede trabajar una persona que no tiene manos. El abuso del árabe durante muchas noches, le dan como única alternativa, el dedicarse a vender su cuerpo. Vende su cuerpo.

Que efectos puede causar una prostituta sin brazos. Son las cosas que se me ocurren que contadas así suenan absurdas. Por lo pronto los dolores continúan, quizá llegue el día que me acostumbre a mi nuevo juguetito, a los dolores que decir, ya estoy acostumbrado.

Read Full Post »

Older Posts »