Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 julio 2010

Madre de Dios

El otro día conocí a un chico que desde que lo vi, me gusto. Ahora, es decir hoy, no quiero hablar porque fue que ese chico me gusto y no crean que vi lo que traía debajo del ombligo ni que yo fuera una loba o una imitación barata de la mujer fatal, tampoco me detuve en su rostro, lo mío hacia él, es algo que cuando te pasa, te pasa, pero como dije antes no quiero hablar de ello, no ahora, pero tengan calma, pues terminare por contarles lo que me sucedió. Puedo eso si, adelantarles que en la cabeza no traía nada, ni siquiera cabellos.

Lo que si quiero hacer, es matarlo. Él se llama Raúl y después de lo que me hizo el día de hoy, tengo tantas ganas, bueno ya saben que ganas siempre tengo, pero no eran esas ganas, sino como dije antes, deseo matarlo, pero tampoco quiero contarles esa historia. Mientras, les sigo adelantando cosas, como por ejemplo, que Raúl, tiene una voz espantosa y me van a permitir, ya saben ustedes que yo no soy una mal hablada, pero este cabrón es un hijodesuputamadre, así sin espacios.

Quería comérmelo entero, así que nos acostamos, pero no piensen mal, nos acostamos para ver una película, de la cual no recuerdo ni el nombre, debía ser tan mala que por más que lo intento no me viene nada a la mente. Por cierto fui a su casa y me puse linda como casi nunca lo hago. Así que imaginen el cuadro, yo con el torso desnudo y batallando porque a este cabrón del Raúl, le dieran ganas o de forma vulgar, se le parara.

El muy cabrón se la pasaba platicando mientras yo de una forma u otra me fui despojando de mi ropa y él ni siquiera se inmutaba. Le dije, sino no me das un beso, te la corto, a lo cual el contesto sonriendo, no hay necesidad de que me la cortes. En ese instante, me dije, será que es marica o puto, que para el caso es lo mismo, y yo no me di cuenta. El reclamo del beso es porque solo yo lo besaba. La primera vez que nos besamos, fue en mi trabajo, por si caso no les he contado, lo lleve a mi trabajo, ahí fue donde nos dimos el primer beso y confieso que eso lo sabe hacer muy bien y quizá sea lo único que sabe hacer. Él seguía con su tonta e inútil platica. Le quite la ropa y ya de plano, con una mano en mí vagina y otra en su pequeño amiguito, me puse a moverlas con tanta fuerza que pensé que se la arrancaría, su pene estaba lleno de miedo y para mi mano esa era una sensación desconocida e incluso aterradora, la verdad es que nunca creía eso de que algunos hombres la tenían tan pequeña y como es costumbre en mí, se me vino a la cabeza una tonta idea: donde comprara este cabrón sus condones. Pues nada, que ahí me tienen tratando de levantarle el pene y por más esfuerzo, nada. Definitivo, este me salió joto, fue lo que me dije. Pero como hasta hoy ningún hombre me ha hecho el feo, dije, yo a este me lo cojo, que importan sus tendencias. Le dije: oye Rulo, tienes condones. Por supuesto, me contesto él, no me la paso regalando a mis hijos a todas las mujeres que me encuentro, dicho eso, me dio un coraje, que sino lo mate en ese momento, fue porque tenía muchas ganas de hacerlo.

Le ordene que se pusiera el condón, a lo que él respondía, que ni tenía sentido, pues no iba entrar, en ese momento y que para dejarme preñada, basta con ponernos a platicar. Entonces me enoje aún mucho más, le dije, quieres que te pida por favor que me la metas, pues esta bien, por favor, por favor ya métemela por favor. No es que no quiera o no me gustes me dijo él, lo que sucede es que hoy no quiero, ya sabes, hoy es uno de esos días en que estoy un poco confundido, pero si el detalle es por tener un orgasmo no te preocupes, hoy puedes tener a mi lado un orgasmo espiritual, si antes ya estaba encabronada con esto explote, le dije que a mi sus ideas de orgasmos espirituales me valían madre, y que si en verdad quería hacerme sentir un maldito orgasmo, me la tenía que meter, que esa era la única razón por la que fuimos a su casa. Y él no paro de hablar.

No podía ser que ese hombre se me resistiera, así que me puse su pene entre la mano, que con facilidad cabe en la palma de mi mano y saben que yo no tenga las manos grandes, y lo hice venirse, si él deseaba que yo tuviera un maldito orgasmo con sus palabras, yo le demostré que no existe nada mejor que los hechos, pero el resto de la tarde no deje de sentirme, vil y ruin. Tuve que hacerle la comida porque no sabe hacer nada y antes de partir, me dijo, ten cuidado porque en tu estado, suelen venir muchas complicaciones y recuerda que llevas en ti la salvación del mundo. De plano creo que este pendejo esta zafado, en qué estaba pensando cuando creí que podría llevarlo a la cama, sin embargo el me gustaba y mucho.

Read Full Post »

Carta astral

Carta astral

Me encontré con una viejita de ochenta años, que insistía en quererme hacer una carta astral. La viejita parecía una buena persona, aunque me daba mala espina, quizá por su nariz que se parecía a la representación que siempre nos hacen de las brujas. En los ojos de la viejita, se notaba ese gesto de maldad el cual le era imposible ocultar, ese gesto que es único en las personas que encierran historias de perversidad. Sino era una bruja, entonces era una pitonisa o algo así. Insistió con lo de la carta astral, así que le dije: hágala, ni que con eso se fuera a terminal el mundo, chinga. Fue entonces cuando ella reviro, me dijo, que era necesario vernos en su casa, porque un trabajo como ese requiere de mucha concentración y sobre todo de la participación del interesado.
Que ella quisiera entretenerse un rato, con eso de la carta astral no me quitaba nada, pero de eso a que me llevara a su casa para trabajar, no me gusto, la verdad es que todo lo que signifique trabajo es algo que no me gusta y si a eso le agregas a que no sabes bien que tipo de trabajo te sugieren hacer, pues la cosa apesta y ya no pinta nada bien, además no soy especialista en trabajos para personas de la tercera edad y en ninguna otra circunstancia que tenga que ver con esa horrorosa forma de sobrevivencia, me refiero al trabajo. El caso es que me metió mucho miedo.
Si quiere usted hacer la carta astral madrecita, pues por mí no existe problema alguno, le dije, pero yo no tengo tiempo, tengo tantas cosas que hacer, entre ellas escribir una novela y leer, me encanta leer y no puedo dejar de hacerlo por más de dos horas, porque me pongo agresivo, incluso sino leo, me sale el psicópata que todos llevamos dentro. La viejita insistía, pues según ella, con ese famoso trabajo de hacer la carta astral, yo descubriría quien soy en realidad. Me dije en silencio: puta, para variar esta pinché vieja me quiere meter en conflictos que hasta hoy no tengo.
Le dije que si la cosa se iba a poner así de fea y seria, yo no le entraba, que me gustó tal y como estoy y que por mí ya podía ir pensando a quien más hacerle su cartita astral, entonces ella me dijo eres un hombre malo, lo cual lejos de romperme el corazón, me hizo recordar a mi abuelita que siempre le decía así a mi abuelo, al cual espero que el señor tenga en su reino. No, si el problema no es que sea malo, le dije, lo que sucede es que no tengo tiempo, estoy en el último capítulo de mi novela y si me descuido tantito, los personajes hacen los que se les da su regalada gana, mejor ahí la dejamos.
Regrese a toda prisa a la casa. Pensé que de quedarme más tiempo en la calle, me habría de topar con otro loco o loca que quisiera hacer conmigo lo que se diera su gana y uno a cierta edad, ya no esta para esos trotes.
Por la tarde me puse a pensar, en que era lo que estaba buscando la viejita, no creo que estuviera pensando en que ella y yo, ya saben, pudiéramos hacerlo, al menos espero que no fuera ese su pensamiento y en cuanto a la carta astral, pues es algo tan simple que hoy en día incluso uno mismo lo puede hacer si ingresa con los datos correctos a uno de tantos sitios que se pueden encontrar en la red. Después de un rato y con la mente retorcida que me cargo, pensé que esta mujer, la viejita pues, no era otra cosa, que una mensajera de otro grupo de mujeres hambrientas de ofrendas y entregas pasionales, como quien dice: nifomanas, me dije: lo que la viejita quería era llevarme con sus amigas, para que en medio de una misa negra, tú, o sea yo, preñe a alguien y ese alguien pueda tener al anticristo. Eso tenía que ser, no había más opciones.
Me espante tanto que me quede en casa, se imaginan estar en casa sin salir durante una larga semana, y es que la verdad no deseo caer en las redes de esas mujeres, sobre todo porque si el mundo abre sus puertas al anticristo, ya estaremos perdidos y nadie podrá hacer algo por nuestra redención. Si por alguna razón llego a caer en manos de ellas, espero que Dios me ayude, aunque sea el más necio de los ateos.

Read Full Post »

Tributo a Pavic

Cazador de sueños.

Existe un libro escrito en tinta verde, la cual es venenosa. El libro narra la historia de un pueblo desaparecido en los inicios de los tiempos, este pueblo fue invitado a vivir a las orillas de otro gran pueblo, que amaba el cristianismo. El rey de este pueblo extinto que desde ahora llamaremos como los Seltinos, tenía dudas de cual debería ser la visión de su pueblo en cuanto a la guía espiritual que regiría sus vidas en el futuro. Así que los Seltinos invitaron a pensadores de las tres principales corrientes religiosas de la época y quien pudiera resolver todas sus dudas, sería la ideología que seguirían.

Cristianos, islámicos y judíos, acudieron al llamado. Debo decir que los Seltinos seguían creyendo en sus dioses con formas de animales y en sus múltiples representaciones.

Hace unos meses en una venta exclusiva de libros viejos, me encontré con este ejemplar escrito en tinta verde, hasta ese momento yo no sabía nada de la existencia de dicho libro y mucho menos de la vida de los Seltinos. Originalmente se mandaron a imprimir 500 ejemplares de uso común, un  libro en oro y otro en plata, ambos con una cerradura especial para que no se escaparan los demonios que sus historias contenían. El libro en tinta verde, resulto ser un arma en contra de todos los enemigos naturales de los Seltinos. Toda persona que no supiera acerca de las costumbres seltinas, así como el uso de la tinta verde, moría al leer el libro. Claro que la muerte no es súbita y el posible lector va sufriendo una serie de castigos ocasionados, hoy se sabe por los efectos químicos de esa tinta verde.

El primer reto para los pensadores de esta trilogía del pensamiento consistía en resolver un pequeño misterio. Un hombre que era un cazador de sueños, se sentía como pez en el agua, mientras se mantenía inmerso en el sueño. Conforme se la pasaba buscando en los sueños, iba descubriendo nuevos niveles y de alguna forma empezó a domesticar a los peces del sueño. Cada vez llegaba a espacios más profundos, hasta que un día llego a Dios, todo mundo sabe que en el fondo de todo sueño se encuentra Dios. Así que el cazador de sueños pensó que había llegado a la cúspide de sus objetivos y que era imposible ir más allá de ellos, ese era el límite y entonces se abandono a una vida lejos de ese misticismo, pues quien descubre que a llegado al final del camino, termina por entender que seguir en el es inútil y se empieza a negar las cosas.

Cuando empecé a leer el libro de tinta verde, empezaron mis verdaderos problemas. Primero fue el oído, el izquierdo, empecé a sentir una humedad extraña, una humedad ajena al ambiente y cada que le hacía limpieza salía algo verde que me causaba repugnancia, sin embargo no preste atención a dichas molestias.

Cada uno de los pensadores dio su punto de vista, según su doctrina, lo cierto es que ninguno de ellos fue tan convincente como para convencer al soberano de  los Seltinos. Así que el problema continuaba y su pueblo necesitaba de la guía espiritual pues sus viejos dioses se veían desplazados por este nuevo orden, donde todo el poder lo ostentaba un solo hombre que era capaz de todos, la moda como bien es sabido es necesidad de todo y lo que de ello nos acomoda es lo que podemos y debemos tomar. El pensador cristiano aseguraba que no se puede llegar a Dios y perder el camino, porque la vida eterna una vez que estas en ella es única y hermosa, no supo eso si, explicar las futuras guerras donde el poder y la avaricia llevarían como estandarte a ese Dios, no supo explicar porque un pueblo sería menos digno que otro y su nación los consideraría menos valiosos que los perros. Quizá el poder mismo era algo inexplicable en ese momento, debemos recordar que estamos en el origen de todos los tiempos, cuando el misticismo y la brujería gozaban de gran poder. Explicar lo que sucedía en la cabeza de los otros pensadores es volver a repetir las mismas líneas, es seguir en un juego que al igual que a los Seltinos, nada más nos generarían confusión.

Después del oído empecé a tener problemas con los ojos, un dolor que no sabía de donde venía, me ataco casi todos los días, luego fui perdiendo el apetito y comeré un nuevo problema, ahora se trataba de la garganta, un fluido viscoso y verde salía de ella y lo primero que pensé fue en la existencia de alguna infección y no quise molestar a mi médico de cabecera y creí que con un antibiótico me bastaría. A estas alturas estaba bien interesado en la lectura de mi libro de tinta verde y lo que menos quería era separarme de el. A lo largo de la lectura, me fui topando con frases de advertencia que desde luego pase por alto, en un apartado especial, al cual llegue por error, se describían mis síntomas y se me advertía que de no dejar de leer, lo que conseguiría, era una muerte espantosa. Me dio por reír.

El soberano de los Seltinos, se sentía decepcionado, no podía salir ante su pueblo y decirle que nada estaba claro y que cada uno podría creer en la doctrina que más le conviniera, eso significaba, la extinción de su pueblo, vendrían dudas todo tipo de maldiciones, su gente probaría todas las depravaciones posibles, andarían algunos con su desnudez por las calles, celebrarían carnavales para festejar al cuerpo y sus placeres antes de alabar a su Dios. Otros andarían con el rostro cubierto y le arrojarían piedras a sus mujeres ante la leve sospecha de un engaño, cada uno tendría una predilección por un Dios y empezaría así el fin de una raza que bien podría durar dos mil años o un poco más.

La última advertencia decía que si llegaba a leer la frase te lo dije, la vida terminaría en ese instante. Casi a media noche, pensé que ya era tiempo de dejar la lectura, llevaba más de catorce horas sin despegarme del libro y en honor a la verdad no estaba cansado y bien podría seguir hasta llegar al fin, me interesaba saber que había sucedido con la suerte de ese pueblo.

El Soberano pensó que era momento de someter a esos pensadores a otra prueba.

Una vez que deje la lectura cerré los ojos y me puse a soñar, me sentí como pez en el agua. En el sueño un niño me pregunto acerca del sentido de leer, me dijo si sabia cual era placer que se puede encontrar en un libro, y me recordó que no existe nada más emocionante en la vida que soñar. Después me pregunto si deseaba leer un cuento que él escribiría, lleno de temor y sobre preocupado porque él podría convertirse en el escritor que yo deseaba ser, le dije que no, que no deseaba leer un cuento escrito por él, pero sin embargo y si era su deseo, podría contármelo.

Soñé al hombre de la historia que se dedicaba a cazar sueños y como este cazador un día logro llegar hasta el punto más alto que una persona puede llegar, en ese instante y dentro del sueño mismo entendí que este hombre había resuelto todos los misterios de su vida, había conseguido las respuestas, a las preguntas que invariablemente nos siguen a todos, este cazador de sueños, había logrado entender en medio de todo su cansancio de donde venía y quien era él. Lo vi en sueños a lado de Dios.

Al parecer venimos de Dios y nuestro destino es Dios, me dijo el cazador de sueños que una vez dicho esto se abandono a suerte y no lo volví a encontrar jamás. El mismo que hacía un rato en los tiempos del sueño, quizá ya habían pasado unos cuantos siglos, me pregunto, por el sentido de escribir, es decir por qué me dedicaba a escribir. La respuesta que formule de inmediato es la más simple, no quería, ni deseaba saber porque me dedicaba a escribir y si un día tenía respuesta para ello, podría dar por terminada mi vida, que sentido tiene para un hombre llegar a la cúspide des sus deseos si del otro lado ya no existe nada, lo mismo debe pasar con los que persiguen a Dios, pensé.

Al despertar, lo único que deseaba era seguir leyendo, pero ya me encontraba muy mal. Fui con amigo, que aparte de ser un doctor de los ojos, es un excelente lector. Me reviso con mucho cuidado y noto que en mis ojos había una especie de pequeñas partículas, al parecer se trataba de sustancia desconocida y en color verde, el doctor y amigo, me dijo que tal vez se trataba de una alergia a algo que se encontraba en casa, le platique la historia que hasta ahora te he contado del libro de tinta verde y le gano la risa. Mi amigo dijo que deseaba ver ese libro verde y ambos nos venimos a casa.

El soberano de los Seltinos, pensó que no era mala idea poner a uno de sus hijos a prueba ante estos pensadores religiosos, pero como les tenía mucho amor a sus hijos, creyó que lo mejor era fabricar uno, así que tomo barro entre sus manos y moldeo a un hijo perfecto y el reto para estos pensadores consistiría en identificar sus rasgos no humanos. Así que el soberano sin decirles nada,  presento a su hijo, ante los pensadores, ese hijo, que era a su imagen y semejanza e incluso era perfecto. La vida de este nuevo hijo del soberano se desarrollo como el de todas las personas, creció, aprendió de todas las artes posibles y en función de sus virtudes fue apto para casi todas las cosas. Un día este hijo conoció a una mujer y se enamoro de ella, pero en él no existía la maldad y ella lo único que deseaba era su riqueza y su poder.

Hicieron el amor, llenos de lujuria, porque ese era el plan del soberano. Y la mujer para demostrar lo que para ella significa ese momento, se quito todas sus joyas y las arrojo al río, dijo que más valía ponerle a un acto hermoso un acto horroroso, pues con eso, ese recuerdo perduraría toda la vida. El hijo del soberano perdió su voluntad y desde ese momento entendía que venía al mundo por orden de su padre y que su misión era mostrar la grandeza del mismo. Ella la mujer hermosa entendió al instante que sería dueño del reino.

Los pensadores no supieron identificar los actos de la creación del soberano y empezaron hablar de los valores, de los pecados y para ellos, todo eso era un reflejo del acto humano, no había en toda esa historia nada que no fuera normal. El soberano enfureció, y ordeno a su pueblo que creyera como mejor le pareciera, pues los actos de estos pensadores no dejaban nada claro en cuanto a su Dios y sin embargo en cada uno de ellos brilla la codicia.

Mi amigo tomo el libro y lo abrió en  la página que me había quedado, y leyó lo siguiente: te lo dije.

El soberano destruyo a su hijo, devolviéndolo a su forma original, polvo eres y en polvo te convertirás le dijo. A la mujer presa de su codicia y esclava de su belleza, le dicto la siguiente sentencia. Todo acto hermoso debe verse inmerso por un acto horroroso para que este nunca se olvide, pero también todo acto horroroso debe verse tocado por todo acto hermoso y en consecuencia nunca será olvidado y devolvió a la mujer a su forma original, convirtiéndola en una víbora.

A mi amigo lo hemos enterrado el día de hoy una sustancia verde le salía por sus oídos y sus ojos, pero lo que lo mato fue esa misma sustancia que se le acumulo en la garganta. El libro tenía razón con sus advertencias en esa pagina, y en esa frase vivían unos virus, que saltaban al sistema respiratorio donde encontraban todos los elementos para reproducirse en segundos, eso fue lo que sucedió.

Lo del soberano es algo nada fuera de lo común dentro de la historia que estaba leyendo, es decir la humanidad parece estar condenada a su maldición y no sabemos con exactitud como podemos regirnos. El niño del sueño me sigue molestando todas las noches, proponiendo su deseo de e escribir un cuento que va regalarme para que al fin yo me pueda convertir en un escritor y pueda responder a la interrogante de donde vengo y adonde voy, pero sobre todo pueda responder porque me convertí en escritor a lo cual le he dicho que el día que eso suceda ya estaré muerte. No seguí leyendo el libro, he tenido últimamente problemas de audición y un liquido verde no deja de salirme de los ojos, de la nariz y la garganta, los médicos dicen que no tengo nada, que la culpa es de mi imaginación, que se trata de algo que yo me he inventado.

Read Full Post »

Otra realidad

Las voces nunca cesan. En sueños hablo el idioma más complejo que pueda imaginar, pero también hablo en un inglés fluido que al despertar desaparece como el sueño mismo. Debería estar haciendo una novela en vez de describir mis sueños o con quien sueño cada noche. Hacer una novela, cuando la piensas parece ser la cosa más fácil sobre toda la faz de la tierra. Lo cierto es que tiene sus implicaciones y no es posible echarle la culpa a otros si tu proyecto no avanza, para los dentistas por ejemplo es simple su juego, pues cuando algo no ajusta como debería ser, te dicen que es culpa de otros y eso siempre pasa.

Lo cierto es que en todos estos días he leído muy malas traducciones, y me conformo con ellas pues en sueños no puedo leer y es en sueños donde tengo mi mejor inglés o para decirlo más apegado a la realidad es donde tengo mi único inglés. Aunque no por eso deja de ser claro que he leído pésimas traducciones. Las de Bukowski por ejemplo.

Lo mejor del sueño es cuando sueñas que estas soñando, dicen que cuando eso sucede es porque estas a punto de despertar.

Vivir en la ciudad de México quizá no sea el gran sueño, ni la esperanza para algunos que ven en el país un caso perdido, mientras en España otros se debaten por la falta de corrida de toros, lo cual se me hace un capricho de niños, es decir una tontería, en nuestro país nos debatimos por juegos sin sentido en la que el gobierno dice: vamos a jugar a ladrones y policías, en mi caso prefiero serpientes y escaleras o en su defecto monopolio. El detalle esta en lo que juegas y así, como el presidente escogió jugar a policías y ladrones, a ese mismo ritmo el país se va a la mierda, quizá este lenguaje sea el producto de las ya tan mencionadas malas traducciones que le hacen a Bukowski, aunque en el fondo todo eso no importa mucho. La ciudad de México desde mi punto de vista es un prodigio para vivir, no importa que algunos amigos te digan que ya están cansado y que quieren correr a la provincia, lo cual me llena de risa, eso era quizá hace unos veinte años, cuando la provincia era una opción, ahora no sabes para donde ir, cito ejemplos, en Torreón dicen que los presos tienen dos trabajos, por el día permanecer reclusos y por la noche son armados para matar a todo tipo de gente, según lo especifique el contrato. Ciudad Juárez, vive bajo el terror de un grupo llamado la línea y quien sabe cuantos más y entonces, se atreven a detonar un coche que según el ejercito no es coche bomba porque no cumple con todos los tecnicismos correspondientes, como quien dice, que explote no lo hace una bomba sino un error de sus fabricantes. Los ejemplos siguen, basta con echar un ojo al estado de Nuevo León y sus narcofosas, es más el país, ya esta tan acostumbrado a los términos del narco y mafia organizada que ahora todo lleva ese prefijo: narcofosas, narco becas, narcopadrinos, narcoperiodicos, narcoescritores, y narco niño de atocha de atocha, por supuesto, existen para todos los gustos. Así que la ciudad de México es hoy en día el paraíso de los mexicanos, al menos el crimen se distribuye en una mayor cantidad de gente y hace que la vida sea más agradable.

Read Full Post »

¿Quién soy?

La situación es que a la hora de escribir, algo esta pasando que me olvido de lo que traía en mente. Lo más lógico es hacer la tarea de escribir incluso en contra de los deseos, escribir siempre y sin tregua, pero entonces surge otra pregunta y es: ¿a quien le importa si dejo de escribir?, la tarea del escritor es sin duda alguna (al menos para mí) el mantenerse escribiendo una vez que tomas la decisión de hacerlo. Por lo pronto me olvido de todas las confrontaciones con mis demonios de la escritura y me dedico a leer.

Yo soy yo.

Read Full Post »

Si lo hecho a diario no basta. ¿Entonces que no hace falta?, lo cierto es que morir no basta.

Esto lo he leído en algún lugar y me gusto mucho. “Anoche soñé con Kafka”

Read Full Post »

Después de un par de años de vida en pareja las cosas van adquiriendo otras dimensiones. Podría hablar de los múltiples compromisos que genera una relación, pero eso es algo que muchos de los que viven este tipo de experiencia ya saben y lo que menos deseo es transformarme en un ser aburrido. Por otro lado esta el juicio que puede levantar que un hombre hable de las relaciones al interior de su vida amoroso, es decir, hemos domesticado tanto el sentimiento de una relación como algo exclusivo de la mujer que la mayor de las veces sentimos miedo de que nos tachen de “raros”, pero las mujeres han ganado terreno en la mayoría de las cosas que antes parecían imposible que hoy en día hablar de las relaciones o de lo que se nos ocurra carece de ese entorno contaminado de las exclusividades.

El principio de toda relación siempre es complejo, por un lado traemos a cuesta los fantasmas del abandono o de la anterior relación donde por alguna razón las cosas salieron mal, al mismo tiempo traemos la necesidad de entregarnos de forma ardiente en los brazos de un nuevo amor, así que la pasión junto con esa sensación de abandono hacen en nosotros una mezcla extraña que nos invita a disfrutar al máximo sin  limite alguno de todos los placeres posibles. Sí las cosas se ponen bien o mal a futuro, no tienen importancia cuando el amor se disfraza de pasión.

¿Pero qué sucede cuando los demonios de los primeros años se presentan?

Sin duda es una gran interrogante, pese a tener casi cuarenta años, nunca antes había compartido mi vida por más de un par de años con alguien, es más la relación más duradera en eso que llamamos vida en pareja, no había durado siquiera unos seis meses y no es que algo malo estuviera en mí, sino que siempre tenía el pretexto que al despertar todos los días acompañado, los demonios de la depresión se apoderarían de mi voluntad y mi vida sería un desastre.  Lo que sobreviene a los primeros años de una relación, al parecer no es el amor costumbre, sino una especie de estabilidad que reclama por espacios interesantes, es decir, por primera vez en la vida estamos tan cómodos que recuperamos un poco ese carácter que de niños nos distinguían del resto de nuestros amiguitos y tenemos ganas de experimentar, nos dan ganas de hacer cosas y por alguna razón nos atrevemos a decir que necesitamos estar solos, no en el sentido de una vida sin tu pareja, sino como algo más simple, más, digamos libre de todo prejuicio. Así que pensamos en la necesidad de tener un sitio, un lugar a donde acudir para los momentos en que ya no podemos más, imaginamos una casa en la playa más hermosa del país, o tal vez un departamento en la ciudad más ruidosa y con una vida nocturna envidiable.  El resto del tiempo queremos espacio para otras cosas, ya sea para leer nuestro libro favorito, para ver viejas películas o simplemente para estar tirados en la cama sin hacer nada. A todo esto, nunca nos deja de gustar el sexo, no importa la hora del día o el lugar de la casa o la ciudad, el sexo es en cierta medida el motor principal de toda relación, sin importar los años que se tengan o si tu cuerpo conforme ganas años, se transforma en algo flácido y con muchos kilos de más. Piensas en el auto que de joven no te habría gustado, piensas en tener una buena computadora portátil y porque no, en todas las novedades que a diario vemos en los diferentes anuncios, incluso piensas que es hora de dejar de soñar y dedicarte a vivir una realidad ajena y sobre todo de vivir en una realidad dictada por la sociedad.

Los sueños entonces se transforman en una necesidad de pasado y el sexo en una necesidad constante, mucho mayor al que tenías en la juventud, pero ahora haces gala de tu calma y de tus habilidades, considerando que ya no tienes la misma fuerza o empuje emocional, crees que eres mucho más brillante y eso gracias a la supuesta experiencia que fuiste ganando con los años.

Así que la vida en pareja ya no te parece mala, no es que te resignes o creas que la idea de cambiar de objetivos en la vida es mucho mejor, lo que sucede es que pasaste o al menso en mi caso pasas a recordar con mucho cariño todas las experiencias del pasado y a valorar lo que ahora tienes, argumentando que no existe nada mejor en la vida, eso si cuando vez una mujer guapa, no puedes quitarle el ojo de encima y si tienes oportunidad le dices con todo el descaro posible lo hermosa que es. Por supuesto que tienes fantasías e imaginas como sería una aventura, sin importar quien participe en ella. Quizá las necesidades son diferentes. Ya no vives de prestado. Todo mundo piensa que al fin lograste hacerte responsable y en el fondo nadie se atreve a entender que eres el mismo, que todos los días piensas que vas a lograr escribir más de tres cuartillas, que las siguientes líneas conformaran tu mejor cuento, que la historia, esta esperando por ti. Todo eso no es más que un signo inequívoco que sigues vivo, todo eso no es otra cosa que el lenguaje propio del amor, donde el sexo a estas alturas de la vida sigue jugando un  papel muy importante.

Read Full Post »

Older Posts »