Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 marzo 2014

Decidí que lo mejor era dejar de pensar, nunca antes me había sentido así, como desposeído de todas mis intenciones, desde luego que es imposible dejar de pensar, pero yo creía en ese momento que tenía el poder para hacerlo. Quería estar escribiendo, lo que fuera con tal de que alguien me pagara unos cuantos centavos y abandonar el trabajo que tenía, un trabajo donde la mayor parte del tiempo no hago nada, podría ser peor y no tener trabajo, pero eso no pasaba por mi mente que deseaba apagar sus pensamientos. Me lave las manos y comencé por acariciar el teclado, ¡demonios!, era imposible escribir si no se piensa. No había nadie alrededor, pero mi mente estaba poblada de pensamientos, pensé, soy un fraude y pase otra noche en vela

Anuncios

Read Full Post »

Insomnio, qué sentido tiene esperar a que llegue la mañana cuando toda la noche te la pasas sin dormir. Las tragedias están por todos lados y las puedes oler. Mi mente no deja de trabajar, está en mí contra.

Read Full Post »

En cuanto subí al autobus, sentí deseos de bajarme y volver a casa. No es que no tuviera ganas de viajar, solo que estaba atrapado en los brazos de una mujer hermosa y en la ternura de un bebe que aún no cumplía los cien días de nacido. No me senté de inmediato, veía por la ventanilla y no encontraba una razón que pudiera justificar mi comportamiento con la empresa. Tenía que viajar, eso era lo único que estaba claro. Eran como unas vacaciones forzadas, donde se te ordenan los pasos a seguir. Mi mujer, en cambio, veía el viaje, como algo positivo y me alentaba a tomar el autobus, era tal su convicción que no hay palabras para describirla. No era natural buscar una explicación a mo comportamiento, pues la personas que se ven a diario y se quieren, no desean separarse. El viaje traería beneficios para mi formación personal y profesional, por lo tanto era importante verlo como eso. Subí la maleta al compartimento y me senté, después cerre los ojos y pensé que dentro de poco tendría que tomar el viaje de regreso y que todo sería diferente. Mis sentimientos y pensamientos estarían enfocados en llegar a casa.

Read Full Post »

La gente en las grandes ciudades se queja del calor, del trafico y de su suerte. A la primera oportunidad hacen negocio, te venden hasta lo impensable.

Read Full Post »

 

Escribo a la mitad de la noche, antes o después estoy con mi mujer, durante el día amanto a mi hijo, ya sé que un hombre no es capaz de amamantar pero es lo que hago. En ocasiones me dan ganas de apostar a lo que sea, porque tal vez así mi suerte logre cambiar, aunque esta vida no es de suerte. Por las mañanas siempre es saludable beber, pero me he propuesto salir a correr, proponer no quiere decir que lo lleve a cabo, en mis ratos libres me invento algo por hacer y en algunas tardes salgo de compras. Decir que escribo es eso, un decir. Eso fue lo que dije a ella cuando me pregunto en qué trabajo.

Read Full Post »

Es mitad de semana por la noche, tus cálidas nalgas cabalgan en otro cuerpo gracias a mi ausencia, a esta ausencia un tanto tramposa y traicionera, es mitad de semana y piensas en rezar para expiar tus culpas, para confesar tu infidelidad, para disculparte de lo que nos haces y para que al verte al espejo tú sigas siendo como aquella niña buena que llegaba a casa después del colegio sin pensar en el sexo; ¿alguna vez no pensaste en el sexo?, no, creo que no, mientras, en este instante yo tengo ganas de perderme en tus nalgas traicioneras.

Es insoportable la idea de verte a gusto en otros cuerpos, saber que tienes dos o tres maridos y ninguno de planta, pienso en tu nariz, en tu lengua, en la aureola de tus senos y en mis cansadas manos que ansiosas pellizcan el deseo, mientras que tú, con tus apretados pasos, corres a desvestirte del blanco que contrasta con esos ojazos que inquietan hasta el infierno, de mañana rezas y de noches tus nalgas cabalgan en cualquier otro cuerpo que no es el mío, si la vida es una puta, yo quiero ser puteado para así vivir a tu lado.

Existe algo triste en todo esto. Pienso en los hijos que no hemos de tener, pienso en los desvelos, en los ojos que se cierran, no por la verdadera tristeza que arrastran, ni por el tonto y gastado deseo de poseernos, pienso en tus nalgas que alguien ha logrado agarrar en otro lado cualquier lado y de algún modo tan extraño que después de un buen rato sientes tristeza, melancolía, pena. Cuantas noches te dije cosas bellas, para lograr que cabalgaras en mí, innumerables quizá y luego ambos las olvidados, hicimos de esto una rutina, un corre y quita la ropa, quita el deseo, saca los condones y mete, mete, mételo hasta decir basta o gritar que quieres más, que yo quiero más, que ya esta bueno. Esta pinche vida es un carnaval de nalgas que cabalgan en cuerpos que no les corresponden y llaman a eso infidelidad, mientras que seguir con la rutina del mismo cuerpo a diario y esa aburrida manía contar los orgasmos: se llama infelicidad; si la muerte es una puta, yo quiero comprar sus favores.

Un día como todas las cosas vamos a morir, es casi seguro que no tendremos tiempo para mirarnos a los ojos. Lo veo todo, me parece agotador y triste, quiero llorar, quiero sentirte en mí y gemir en ese gozo infinito de tu sexo en el mío. No dejo de mirarte y perderme en mis deseos, cuando no estoy contigo hablo a solas, me quedo dormido porque es la única forma de tenerte: te sueño y dejo mi ropa más húmeda que en el peor día de este exagerado calor. Afligido por la ausencia de tus nalgas, salgo a caminar.

Me gusta el sexo en silencio, sobre todo cuando no es contigo.

Es mitad de semana por la noche, me olvide del estrecho y sofocante clima, de los brotes de muerte sin sentido, me olvide de masturbarme en la cocina, me olvide de la poesía y me perdí en este deseo de ser dominado por tu cuerpo sudado después de una larga jornada, pero no te tengo, esta distancia tramposa me ausenta de ti, así sea por unos cuantos metros o por cientos o hasta miles de kilómetros. En un bar nadie se masturba, no en estos tiempos, a esas horas andas cansado y con el culo caliente y mientras espero a tenerte, la noche se va despojando del manto negro que la cubre de tus ojazos.

Querida esta noche no me esperes, voy camino a la tortura de este afligido y silencioso orgasmo;
existe en mí una tristeza que solo se disipa cuando me cabalgan tus nalgas.

Read Full Post »

Me espero hasta la ultima hora de la noche, luego, luego lo intento y escribo. No es poesía, ni cartas de amor, algunas veces escribo propuestas a una chica que deseo que sea mi puta, pero ni ella ni las distancias nos permiten ese gusto. Escribir es un laberinto, es mucho más complicado que meterse a la cajita de cerillos y encender ese pequeño mundo. Cuando escribes quieres encender ese mundo real, hacer que la gente te entienda y se entere por fin que existes, no por ti, sino por esos personajes que llevan una terrible vida de fidelidad a tu lado. A quien va dirigido lo que escribimos, supongo que no existe destinatario definido, es decir va para quien lo desee y además le sirva para superar algo o simplemente reír.
Le digo a la chica que no tengo argumentos para convencerla de que sea mi puta, salvo la necesidad de que alguien me mantenga mientras escribo, si ella es mi puta la dejaría relacionarse con otros hombres y así poder sobrevivir a estas carencias diarias. Ella me dice que le dé razones para convencerla y si lo hago, ella será lo que yo quiera; no tengo ni puta idea de cómo convencerla. Mientras tanto ella folla, una o dos veces a la semana, algunas veces se topa con seres despreciables en los que te hacen eso, sentirte como putas, porque llegan, se desvisten, eyaculan y salen corriendo, la ciudad está llena de ese tipo de personas. Yo quiero cantarle cada que despierte, después de una noche complicada para ambos, yo desvelándome con la historia que escriba y corrija a diario y ella ganando el pan nuestro de cada día con el sudor de su frente y las pasiones de su cuerpo, porque no solo es un trabajo de la vagina. Vuelvo a suponer. Estoy sentado casi a mitad de la noche y le envió mensajes a todo el mundo, aunque parece que nadie los atrapa. Esto es como una larga agonía y ella aún no se decide en ayudar a un representante del arte.

Soy bastante malo como para pensar que puedo escribir algo que de ganancias, a veces pienso que tengo que pagar para que alguien me lea.

Sigo en mi laberinto. Las cosas son duras y me paso todo el día enfurecido, no recuerdo cuando fue la última vez que me sentí así, tal vez hace mil años. Soy muy grande para pensar que puedo tontear en escribir o decidirme si lo hago o no, ese debería ser mi trabajo y con ello debería pagar la renta, la ropa, la leche del niño, desde luego que no le pagaría a mi puta, eso es para ella una ofensa. Me desnudo antes de escribir, es la única manera de imitar a Hemingway, no con lo que escribo, sino en la forma de hacerlo. Le digo a ella, a la chica que le he pedido que sea mi puta, que me conceda ese deseo, mientras que ella me habla de su aburrimiento, y del sexo sin placer y de las noches que le faltan para que ella se pueda venir a vivir conmigo, para abrazarnos y para que yo le chupe las tetas. Supongo que estoy alucinando. Abrazo mi sorda necedad de escribir todos los días y abandono esa idea de que ella sea mía y con eso dejo que se esfumen todos mis sueños, porque yo no tengo una puta, una puta decente que valga la pena, una puta que venda su cuerpo por mí mientras yo escribo. Tengo la frente fruncida, ya sé lo que viene y esta vez aquí me quedo.

Read Full Post »

Older Posts »