Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘yo’

Yo era, un soñador

lector en los tiempos del trabajo

claro, nunca estaba a gusto

me quejaba de los abusos

de los despidos injustificados

de las   horas mal pagadas

pero principalmente, era un lector

 

cuando ella llego

gran parte de mi vida

ya estaba recorrida

 

y de ser un lector, ni siquiera un gran lector

pensé que podría ser escritor

era eso o apostar a las carreras de caballos;

una de dos, alguna sería una salida fácil

pero apostar a la carrera de caballos

parecía algo difícil y necesitaba dinero

así que lo más fácil

era ser escritor

 

yo

 

leía a los grandes escritores

y pensaba que era muy fácil,

desde luego que deseaba ser novelista

todo lo demás por alguna razón

se me complicaba

 

ya cuando creía ser escritor las cosas

se fueron complicando

primero encontrar la frase ideal

corta, correcta y que lo diga todo;

segundo, ningún puto editor

se fijaría en mí

al menos no de buenas a primera

así que todo se estaba complicando

y no me quedaban muchas décadas

 

mientras otros escriben

para conquistar mujeres

yo me moría por seducir lectores

al final no seduje a ningún lector

y cuando intente seducir mujeres

el desencanto me alcanzo

 

 

 

intente escribir relatos

historias de sexo

de guerra

de traición

de narcotráfico

pero nunca intente robarle

el corazón a una dama

y ahora, ahora

quizá me arrepiento

y tiro los relatos

rechazo mis textos

me entrego en este vicio

casi diario

pero no escribo nada

no apuesto a los caballos

no seduzco mujeres

y todo lo que parecía ser fácil

se fue convirtiendo

en esta absurda obsesión

 

intento de nuevo,

me atraen las historias de traición, y

quizá la historia de una vieja puta

pero la vieja no tiene idea

de que su vida

tenga algún sentido

y su historia

la tengo que inventar hoy

 

nada, nada, nada

más complejo

que el querer

ser

escritor

 

yo

 

soy ladrón de ideas

ladrón de bancos

ladrón de sueños

enemigo de la policía

amante de las mujeres

obligado a vivir por nadie

en esta ciudad sin razón

donde el sexo, la droga y los placeres

más oscuros, lo son todo

 

 

todo se debe a mi buena suerte

yo

las putas y los caballos

ella

que lo aguanta todo

de este hombre

que suele pasara horas

y horas

allí

escribiendo esta sucia

ficción

 

yo

Read Full Post »

 

 

Yo, calvo, aprendiz de escritor, lector nocturno, amante de las historias y los plagios, en ocasiones exhibicionista, no sé nada de armas ni de amantes pero deseo tener una (arma desde luego, en el tema de las amantes, pienso en tres), mexicano que vive en la frontera y que no desea vivir del otro lado; yo que odio el trabajo, sobre todo odio a los jefes del trabajo, que duermo mal o mejor dicho ni duermo, desde luego que lo intento, boca abajo, boca arriba, de lado, en posición fetal, con un cojín entre las rodillas o una puta almohada bien cara, lo intento con un cobertor o con sabanas de todos colores, desde luego que todos los días abandono la cama lamentando el no poder soñar, ni siquiera un poco y mi mujer me grita que ya está el desayuno. Yo, salgo a la calle y veo un grupo de chicas bien, chicas que me hacen un guiño, seguro les gusto o les gusta mi calva, pero soy un ser despreciable que vive en México y no les hago caso, me marcho a toda prisa. Siempre es lo mismo.

 

 

Read Full Post »

Ellos no han entendido que la fiesta ya termino. Siguen haciendo sonar sus juguetes, mientras tanto el cuerpo de sus hermanos de sangre y enemigos de negocios van callendo, inhertes, sin aliento, sin más sueños

Read Full Post »

No es solo tu sexo lo que busco
hasta la saciedad, ni tu alma, ni ese encuentro prometido, busco dentro de ti que es estar dentro de mi, un vestigio, una historia de lo que aún no es, un pedazo de barro aletargado en tu útero que me permita ser de nuevo y atrapar esa codiciada inmortalidad, no es tu sexo lo que busco sediento, sino tu aliento y mi historia inacabada

Read Full Post »

yo,

sonrisa disfrazada

sobre tu cuerpo que me

roba mis noches heladas,

canto de aves que en marzo

no se callan,

incluso cantan por las noches

y esos ruidos que siguen siempre;

aves que danzan

en las ramas;

 

yo,

el pájaro

que le da cuerda a la vida

que no para,

que le sigue dando cuerda a todo

que hace del día noches

y de las noches la más larga

de todas las posibles;

que se declara insomne

 

yo,

gimiendo cada que imagino

tu cuerpo desnudo y

tus pequeños senos,

senos tan blancos como la nieve,

gentiles

intensos

 

yo,

que podría saber toda tu historia

tus desgracias y tus deslizantes

pasiones

y saber

de tu inmensa llanura

 

yo,

sonrisa disfrazada

 

yo,

cuerpo en ascenso

ruido que nunca se calma

 

yo,

el amante

de tu silencio.

Read Full Post »

Celebración

7 de enero del 2012

Yo que, es cuestión de días, de la suma de los días, de las cuentas de los mismos días, de las restas de los días, del tiempo que pasa, de las etiquetas, de lo voraz, de lo veloz, de la energía que no se toca, esa energía que no se siente, que se presiente, que no es otra cosa que lo llamado abstracto. Yo querría comer, celebrar, decir que llegue a otra década, a la historia más intensa. Quería beber, irme de juerga, desollar los diferentes rincones del mundo, crear, dominar, sentir que el mundo no es tan grande. Es cuestión de tiempos, de ir sumando o restando días y la gente le llama cumplir años.

Sentir, sentir, sentir, sentir, sentir, es todo lo que yo deseaba esta vez.

Yo, siento que no todo fue lo que quise, que me quede fuera de mil historias y luego mis caprichos, una buena esposa y tres amantes estables, pero en estos tiempos, ya nadie quiere ser amante estable y las buenas esposas, las buenas esposas no te comparten. Yo, imagine lo que quise, la realidad es otra historia, imagine todo y al final, en estos días, descubrí, que me falto imaginar, algunas pequeñas cosas se me escaparon.

Yo, desperté. Tenía un ser flexible, un ser que imagino lo que quiso. Mi vida. Trepidación.

Luego la imaginación que duele, me duele, y pasan los años y las sumas son constantes y la resta de días no se prolonga y escribir me pierde, me obsesiona. No declino. Yo, después otras historias y a diario escucho cosas que me horrorizan, me transforman, me hacen creer que los días ya no son míos y lo mío es otra historia, una que en ocasiones le pongo el ritmo de lento, pero de lento no tengo la historia, ni la memoria, ni las ganas de ir contando. Y me duelo. Yo, me duele. Sentir, sentir, sentir, sentir, sentir y me imagino un mundo donde he tenido todo lo que he querido y me falta el suspiro, el último, el final y me falta más de la mitad de esta vida y mientras tanto escribo, y quizá un día descubra porque lo hago. Al escribir me encontré contigo.

Yo que, quiero tener los peores síntomas, imaginación en exceso, inteligencia sin sobre pasar la media y de la inhibición apenas un poco más de los necesario. Quiero revolcarme en cada rincón de la historia que pretendo atrapar, quiero despertar a mitad de la madrugada y hacerle el amor a la vida, y de repente sentir mi fragilidad y olvidarme de esa sensación de tener una pequeña vida, yo quiero una noche a solas, una distancia insalvable, un día fuera de lo absurdo, una historia sin balas y una bala llena de historias. Quiero que la sangre corra, que las amantes sean en grupos de tres, no tener miedo, inventar el destino y no coincidir con destinos agresivos.

Yo, levantarme temprano, irme a trabajar, olvidarme de ella, de la historia que no avanza, de los viajes que nos alejan, de la canción que no me cantaste. Yo que, despierto en las madrugadas, espantado porque las pesadillas no me dejan en paz, porque pensé encontrarte en una de las calles que jamás he visitado y al despertar no puedo recordar si te he visto. A veces creo que mis sueños suceden porque alguien me tiene miedo. Yo, tengo una vida que no quiero cortar de raíz. Yo, y la historia continua. La suma o resta de los días y los tiempos que no cesan, que invitan a descubrir esta fragilidad y mi pequeña existencia. Fragilidad. Infinito. Yo que, celebrar.

Read Full Post »