Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘tus pies’

TUS PIES

El amor,

se confunde con tus pasos

y el silencio que ellos van creando.

 

Avanza, lentamente,

hasta llegar a un punto

donde ya no se sabe,

si tus pasos son rutinas,

si el amor es rutina,

si la impaciencia

es la que te obliga:

callar o seguir hablando.

 

Pasos mudos,

amores mudos

de los que nadie

quiere saber nada,

no oír,

no andar,

no amar, y

las ansías que se desbordan

por tus manos,

por tus pensamientos,

en la entrepierna y

por el lecho aún tibio

entre esa frontera

creada entre el amor,

el deseo y la necesidad.

 

Tus pies desnudos,

tu cuerpo desnudo,

ambos callan.

 

Para mí todo es un sueño,

una jornada larga,

un cuerpo que espera,

una noche más,

un grito apasionado,

una entrega,

compromisos que saldar y

de nuevo la rutina que va siendo

recreada cada mañana.

 

Yo preparo el paladar

para disfrutar

de nuestros encuentros, y

de esas ganas locas por amar,

aunque en ocasiones

pareciera que el amor no existe,

que es algo frío, turbio, complejo.

 

Me alimento de tus besos y el amor

se alimenta de los pasos

que se confunden con el silencio,

que se van creando al andar.

 

No, no  apresuremos las cosas,

evitemos llegar a ese punto

donde el amor se confunde,

donde uno cree que nada tiene sentido,

que lo mejor es vivir en soledad.

 

El amor,

se confunde con tus pasos

y el silencio que ellos van creando.

 

Ten calma.

Read Full Post »

De tus senos turgentes,

brotan elefantes blancos que van a parar:

a tu vientre, a tu ombligo,

a la piel que te cubre,

a tu sexo que se traga estas historias,

a la tierra que está en los alrededores de tus pies.

Tus senos hechos por manos expertas,

tus senos que escupen seres insospechados.

De tu sexo aún dormido,

salen hombres armados a manos llenas,

hombres que llevan armas que escupen muertes,

hombres que llevan manos que te regalan violencia,

hombres que llevan noticias que solo nos traen penas.

Tu sexo hecho por manos expertas. Ajeno.

De tus senos brotan elefantes blancos que he confundido

con una columna de hombres armados

que pasean por tu cuerpo,

que van contando sueños imposibles;

elefantes blancos que he confundido

con hombres armados que se pasan la vida matando,

hombres que son como hormigas que van a parar a tu sexo.

Tu sexo que escupe seres imposibles.

Sin darnos cuenta, le dimos la bienvenida a la violencia,

junto con ella a las armas que nos regalan miedo. Escucho.

Elefantes blancos que he confundido

con seres poco civilizados,

hombres armados que las mujeres desprecian,

porque ellas y su sexo están destinadas a evitar la muerte.

He visto brotar de tus senos, elefantes blancos

que forman una larga colina que termina en tu ombligo.

 

Read Full Post »

De tus senos turgentes,

brotan elefantes blancos que van a parar:

a tu vientre, a tu ombligo,

a la piel que te cubre,

a tu sexo que se traga estas historias,

a la tierra que está en los alrededores de tus pies.

 

Tus senos hechos por manos expertas,

tus senos que escupen seres insospechados.

 

De tu sexo aún dormido,

salen hombres armados a manos llenas,

hombres que llevan armas que escupen muertes,

hombres que llevan manos que te regalan violencia,

hombres que llevan noticias que solo nos traen penas.

 

Tu sexo hecho por manos expertas. Ajeno.

 

De tus senos brotan elefantes blancos que he confundido

con una columna de hombres armados

que pasean por tu cuerpo,

que van contando sueños imposibles;

elefantes blancos que he confundido

con hombres armados que se pasan la vida matando,

hombres que son como hormigas que van a parar a tu sexo.

 

Tu sexo que escupe seres imposibles.

 

Sin darnos cuenta, le dimos la bienvenida a la violencia,

junto con ella a las armas que nos regalan miedo. Escucho.

Elefantes blancos que he confundido

con seres poco civilizados,

hombres armados que las mujeres desprecian,

porque ellas y su sexo están destinadas a evitar la muerte.

Read Full Post »