Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Sueño poco profundo Abril me llama al teléfono’

Ella me llamo el celular. Fue la primera vez que lo hacía. Finales de agosto, el calor cada vez es más insoportable, no hay ni por error una pizca de viento y me paso las tardes deseando que llueva un poco. Yo era un mal amante, porque siempre estaba pensando que alguien más me devolvería el favor y no es que sea un egoísta y no quiera que mi mujer este con otro hombre. Parece que el mundo está lleno de gente que confía ciegamente. Ella, abril resultaba tan seductora y llamativa con sus trajes de trabajo, a veces la imaginaba toda vestida de negro y en sus brazos un gato blanco. La realidad es que imaginar es todo lo que tengo, nada es inmediato, ella dice que se tiene que dar a desear y eso nos hace vivir en la demora, cuando la vida de hoy en día está condicionada por su vertiginosidad.

A menudo yo estaba hablando de la posibilidad de tener una o hasta tres amantes, que a veces pienso que nadie se creía mis cuentos.

La posibilidad de regresar a la ciudad de México, siempre está latente, es allí donde empieza en realidad el fin del mundo, basta con meterte a un pequeño patio y no dejar de caminar., las cosas que hacemos solo son aburridas y ridículas y sin embargo le damos un valor sobre natural y las conservamos como lo mejor de la vida. Hace años en la ciudad de México estuve a punto de ponerle los cuernos a un joven marido, había quedado de verme con su esposa en un departamento que ella tenía a escondidas del esposo, cuando llegue a l lugar encontré todo muy extraño, pues nadie deja las puertas abiertas en la ciudad de México y si ella me estaba esperando, no encontraba el sentido de que todo estuviera tirado, así que entre con mucho miedo pero no desistí hasta no encontrar a esta choca, tirada en el suelo y con la cara hacia el techo, tenía en el cuello una larga cortada. No me dolía su muerte sino que la posibilidad de convertirme en el que ama a la mujer de otros se había visto truncada, alrededor de esa historias sucedieron dos o tres aventuras más.

Abril estaba aburrida y en su casa, deseaba saber que estaba haciendo en ese instante. No soy capaz de mentir y lo único que hacía era pensar en ella: se lo dije.

Entonces ella hace la llamada, yo espero que me diga que es lo que desea, pero es evidente que a ella la han educado para no decir nada y solo espera a que yo diga algo, que le confiese que es lo que quiero y lo que va a suceder después. No tengo idea, en ese instante, en el que sucede todo, entiendo que lo que ella fue , aunque sea algo complicado de entender. La desnudez es un tema difícil. Advertencia: mientras se pone en marcha les aconsejo no tomar cervezas, no dejar de beber, eso me preocupa, tal vez nos hemos subido a un señuelo.

Ella me llamo solo para preguntarme, ¿qué haces?

Read Full Post »