Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘SPUTNIK MI AMOR’

 Sputnik, mi amor, de Haruki Murakami.

 Por Alberto García Saavedra. 

                                                                        Las vueltas de la soledad.

Como puede un lector saber en que instante tiene que detener la lectura de una historia, es decir, como logra identificar que al escritor se le fue de la mano. Si bien es cierto que al mejor cazador se le va la liebre, también es cierto que la liebre que se le va, esta ya habituada a escaparse. Lo peor que le puede pasar a la historia es que el conflicto sea resuelto mediante una muerte o argumentos casi mágicos que nos hacen tener un agrio sabor de boca. Considero que aún peor: es que los conflictos no se resuelvan.

Una novela llena de anhelos. Así es como puede quedar resumida la de Haruki Murakami, cuando hablamos de: Spútnik, mi amor. Es una novela donde te encuentras de todo y esta llena de enigmas. ¿El carácter de los gatos en esta historia, juega como uno más de los caprichos del autor al igual que los pozos y las estatuas?, o se trata de elementos que nos permiten adentrarnos a la historia de una forma más simplificada, ligera y hasta cierto punto honesta.

El argumento en si, es fuerte. Tres personajes que se buscan desesperadamente, creyendo que con ello rompen con ese eterno viaje circular en su particular mundo de la soledad.

Sumire, es una chica fuera de lo convencional, que abandona la escuela porque lo único que le interesa es convertirse en una escritora de novelas. Un joven  profesor de primaria, que al mismo tiempo es el narrador de la historia. Este joven profesor esta enamorado de Sumire. Nuestra joven aprendiz de novelista conoce a Myû: una mujer casada, hermosa, llena de enigmas y de mediana edad, de la cual termina enamorada. Juntas se van a un viaje por Europa y desde ese momento ya nada es igual, ni la vida de cada uno de estos tres personajes, ni la novela misma. La novela fluye en todo momento, pero existe un instante que algo queda develado y nos hace pensar cual es el sentido del narrador al dejarnos de forma clara lo que esta por venir. Por otro lado se porta generoso y nos va regalando múltiples relatos que nos hacen imaginar un mundo triste casi en todo momento. Es la necesidad de hablar, la necesidad de trascender lo que impulsa a cada uno a seguir con su juego, con la partida que le toca desarrollar para que su vida no quede perdida en medio de las cosas rutinarias que a todos nos pasan.

Todos aceptan lo que les pasa, nadie pone resistencia a su destino. La joven aprendiz de novelista, acepta un trabajo por ese deseo vehemente hacia la mujer de edad madura. Tiene ganas de hacerle el amor y esta dispuesta a perder con ella su virginidad. El narrador, quien esta enamorado de forma perdida de Sumire, se resigna a que ella sea por siempre su amiga, incluso cuando ella se muda y están sentados en el piso de su nueva casa, el experimenta la más violenta de las erecciones y se conforma con verla, con no tocarla, con dejar que el tiempo pase. Myû observa desde lo alto de una noria (donde queda atrapada porque al operador se le olvida su presencia), como su otro yo, y jugando con el concepto mismo del doble, se despega de ella y sufre una serie de vejaciones. Otros actores secundarios tienen el mismo comportamiento. Existen instantes intensos que por un buen rato te hacen querer seguir leyendo, es una historia en si, para ponerse cómodo y dejarse llevar, olvidando los prejuicios o el análisis. Es una novela de resignados, en medio de una sociedad resignada a los caprichos del capital, o de las necesidades inmediatas del consumismo.

Triste, melancólica y por ratos entrañable. No concede muchos espacios para los adornos, pero se deja seducir por la fantasía. Con un lenguaje directo y ligero.

Llega un instante que la novela, ya no parece ser la misma y entra en una especie de discusiones al interior de la mente del narrador. Otro instante después, en lo que puede ser la anticipada carrera al desenlace, algo pasa y parece que los recursos utilizados por el narrador, nos van a llevar a un acto de magia, que resolverán todo el misterio.

El amor condenado a dar vueltas, la soledad condenada en los pensamientos y hasta el fin de su existencia, el acompañante de viajes que cruza de forma misteriosa hacia el otro, hacia la otra parte de lo que somos, al doble.

Quizá Murakami tenga razón cuando sentencia que las personas se cruzan en nuestras vidas y se separan para siempre, sin palabras, sin promesas.

 

 

 

 

 

 

Read Full Post »