Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘POSTADAY2011’

Autores y editores realizan una selección de las obras que, desde su muy particular punto de vista, fueron las mejores del año, y van desde temas de narcotráfico hasta poemas del ganador del Nobel.

El lugar común dice que “en gustos se rompen géneros” y en temas de preferencias literarias ese dicho se aplica al máximo, sobre todo cuando se ha comentado que en los gustos de lectura pueden influir diferentes elementos: desde la formación personal y profesional, hasta el estado de ánimo de ese lector. Ello se refleja con los libros elegidos por algunos escritores y editores consultados acerca de cuáles fueron las obras aparecidas en 2011 que más despertaron su interés, sin repetirse un título en los cinco personajes que respondieron a la convocatoria. Y seguramente el lector tendrá a sus propias historias preferidas de este año a punto de terminar.

Juan Villoro

Némesis, Philip Roth, Grijalbo Mondadori. Un héroe que trata de hacer el bien se convierte en accidental portador de la poliomielitis y enfrenta un infierno donde las consecuencias no dependen de la voluntad. Basándose en una epidemia de los años cincuenta, Roth hace un retrato maestro de la tensión entre el destino y la voluntad individual, el dramático mundo donde los efectos no dependen de las causas.

La sirvienta y el luchador, Horacio Castellanos Moya, Tusquets Editores. Una vez más Castellanos Moya retrata la violencia, con la dura mirada de la que sólo él es capaz y creando en el camino un complejo entramado psicológico. Una prueba de que encarar el mal es el primer paso para trascenderlo.

Decencia, de Álvaro Enrigue, Anagrama. Con enorme ironía, Enrigue se burla a fondo de la mexicanidad y hace una divertida comedia de enredos en la Guadalajara de los años setenta. Como en las obras de Ibargüengoitia, en esta sátira los actos públicos y políticos tienen injustificables y desternillantes razones privadas. Un manual narrativo para soportar la identidad nacional.

Ana Clavel

Broadway Express, Iván Ríos Gascón, Ediciones Cal y Arena. Un libro de relatos entrecruzados sobre el corazón amargo de la Gran Manzana, que dibujan una neurótica y fascinante urbe literaria.

La biblia vaquera, de Carlos Velázquez, Sexto Piso. Su reedición nos acerca a una propuesta desparpajada e iconoclasta para repensar el norte, las fronteras y otros horizontes inciertos. Enfermario, de Gabriela Torres Olivares, Fondo Editorial Tierra Adentro. Un libro de cuentos que son heridas, que son sarcasmo, que son cuerpo hurgado.

Partidas, Francisco Segovia, Ediciones Sin Nombre. Una apuesta desde la palabra íntima para trastocar la épica del desarraigo y la soledad, esa condición nuestra de bestias vulnerables a la belleza, la violencia y la fugacidad. Cuaderno de noche, Inka Martí, Atalanta. Un delirante, sorprendente y hermoso trasvase de sueños al relato cotidiano en la tradición de los diarios de noche.

 

Diego Rabasa

El cielo a medio hacer, Tomas Tranströmer, Nórdica Libros. Descubrir al reciente Nobel representó un hallazgo para mí no sólo en la forma de un escritor que desconocía, sino en una nueva manera de entender el lenguaje. Tranströmer alcanza de manera magistral algo que sólo logran los más grandes: el escritor, la mente del observador, desaparece ante aquello que retrata. Logra describir aspectos de la naturaleza vírgenes al ojo humano.

Pagar por ello, Chester Brown, La Cúpula. Finalmente comienza a llegar a nuestro país la efervescente moda de la novela gráfica. Por fin el género se quita los tabúes que lo situaban como un género infantil o adolescente. En este libro autobiográfico, Brown nos cuenta las experiencias de su vida tras renunciar a la vida romántica y entregarse de lleno a satisfacer sus impulsos sexuales con chicas escort, al tiempo que presenta un lúcido y renovado juicio sobre uno de los oficios más antiguos del mundo: la prostitución.

El sustento del hombre, Karl Polanyi, Capitán Swing. Habla de los orígenes del pensamiento liberal que anega buena parte de las sociedades occidentales, no desde el fácil y arrebatado impulso del insulto y la condena, sino desde su perspectiva histórica, invocando el espíritu que permitió que dicha filosofía económica se propagara, nos ayuda a lidiar de mejor manera con la desbaratada realidad contemporánea.

Butes, Pascal Quignard, Sexto Piso. Hay pocos escritores haciendo una obra que se acerque a la de Pascal Quignard. Un hombre aislado del barullo cotidiano, alejado de las groseras formas del mundo, concentrado en asuntos casi arquetípicos del hombre. Butes es el tercer pasajero de la barca de Orfeo, aquel que se lanza al encuentro de las sirenas, el que intercambia la promesa de un mañana que nunca llega en pos de la fascinación del instante. Una verdadera obra maestra.

David Toscana

El cantante de muertos, Antonio Ramos, Editorial Almadía. Me pareció un libro excelente en el tono, la nostalgia y el trato de la relación hijo-padre. Toca el tema de la muerte de manera original.

Ribamar, del brasileño José Castello. Hablando de relaciones padre-hijo, es un entrañable acercamiento a la figura del padre a través de la obra de Kafka.

Relatos completos, Heinrich von Kleist, El Acantilado. Si me lo valen como libro del 2011, porque el autor murió en 1811, en la editorial salieron una historias fundamentales en mis lecturas del presente año, porque el romanticismo alemán me carga el alma con sana mezcla de lo trágico y bello de la vida.

México. Jesús Alejo

En: http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/9081006

Read Full Post »

No es sólo el sexo lo que hace más felices a las mujeres, sino el flujo seminal pulsando en sus venas.

Leído en la memoria de una mujer o en un artículo informativo

Read Full Post »

Hace un buen rato (cuestión de días y sus horas), que tengo sueño, que no logro dormir, que no siento y no sé qué deseo sentir, es la ausencia de mí, de una persona que no corresponde con sus deseos, de esta conciencia sin tener un por qué para la existencia de la misma, de unas horas con lo necesario, a salvo, lo que no sé es a salvo de qué…

Read Full Post »

Llevo varios días garabateando el nombre de Laura Blake. Por si fuera poco el clima no ayuda en nada, pues me provoca dos situaciones principalmente, la primera es que me invita a comer en todo momento y la segunda es que no logro escribir y solo hago garabatos. Escribir el nombre de Laura, es un acto autómata, desde luego que tiene una intención, pero  trato de no darle importancia y dejo que mis pasiones se manifiesten como se les dé la gana. Lo que más tengo es tiempo o eso creo, el no tener el tiempo medido nos sirve de mucho porque vamos dejando pendientes todos los días y al final queremos hacer todas esas pequeñas cosas, supongo que de eso se constituye la muerte: de las pequeñas cosas que no hacemos. He pasado muchas horas escribiendo el Nombre de Laura Blake, que en ocasiones trazo su figura y creo adivinarla, luego me pregunto quién demonios es Laura Blake, podría jurar que se trata de una invención, pero me doy cuenta que no es así, podría ser una musa, se supone que todo el tiempo estamos buscando una musa. Me siento perdido y un poco estúpido, porque me comporto como un adolescente que aún no sale de la secundaria y mientras piensa que el amor es posible, pierde las mejores oportunidades de su vida.

Laura Blake, existe, eso es lo que creo. Seguramente en estos días se fue de vacaciones y es por eso que siento la necesidad de andar escribiendo su nombre por todos lados, pero no escribo su historia ni lo que me motiva. Si intento que Laura tenga un ritmo propio, una historia hermosa que contar, incluso si intento que su vida sea algo peculiar, estoy  seguro que no lograre escribir gran cosa. No he escrito nada nuevo en los últimos días y para colmo, la existencia de otra musa se ha dejado sentir, hablo de Ana. Si alguien me pregunta, contesto que no sé, no sé porque no escribo nada nuevo en los últimos días y tampoco sé porque Ana es una nueva musa, lo único que tengo claro es que Ana, ya tiene meses que se aparece en mis escritos, pero ahora ha tomado más forma e incluso constancia.  Ana podría ser el excelente pretexto para escribir una historia donde ella va por el bosque persiguiendo lobos, sí, desde luego que Ana tendría que usar una capa roja.  Sería un texto sobre el principio del placer o la venganza o el sexo o los excesos o todos ellos juntos. Pero la verdad es que Laura no me deja hacer gran cosa, me paso todo el día pensando en ella.

Se que uno no debe enamorarse de sus personajes, pero me entere tarde o esta vez quiero que así sea. Laura debería ser una policía que investiga la extraña muerte de una vieja prostituta, que además ha dejado una fortuna sin dueño, así que el trabajo de Laura en un principio parece algo sencillo, algo que no le representa problema alguno, pero conforme se mete en el caso, descubre que la vieja prostituta, tuvo una hija a la cual abandono en un orfanato, el cual era administrado por unas monjas. Laura se da a la tarea de localizar a la heredera para hacerle entrega de sus riquezas y en esa aventura descubre el placer ante lo totalmente desconocido. Una puta que deja su fortuna sin dueña, una posible heredera que resulta ser educada por un grupo de monjas. Aunque la verdadera historia no se encuentra en esa búsqueda, pues la extraña muerte de la prostituta vieja, guarda en si un poderoso misterio.

Read Full Post »

Una prostituta que exige un pago por adelantado (pueden ser 1000 o 100000 usd o pesos, según sea el caso) para poder ganarse el derecho a una platica. Platica en la que se traten los pormenores de los servicios ofrecidos y si ambos (clientes y prostituta) logran llegar a un acuerdo. Si el cliente no esta convencido de los servicios que ella ofrece o ella no esta a gusto con los deseos de su cliente, el dinero depositado, sera el pago mínimo por el tiempo invertido en los tratos correspondientes a su profesión. De ninguna manera ella o el cliente potencial están obligados a celebrar un contrato por la prestación de servicios.

Read Full Post »

Un hombre desnudo, llora en medio de una calle transitada y mientras la gente pasa, él se masturba. Quería ver a sus hijos, al menos eso es lo que supongo, porque de él salía un lamento:

            —ayyy mis hijos, ayyy mis hijos…

Mientras de su cuerpo salía un líquido lechoso, líquido que termina por confundirse con las aguas negras de la ciudad.

            —ayyy mis hijos, ayyy mis hijos…

Un hombre desnudo, llora y en medio de una calle transitada recuerda que esta dormido y que sueña, que otro hombre desnudo, llora y mientras pasa la gente, ese hombre se masturba y llora por los hijos que nunca tendrá.

Read Full Post »

Escribir sobre el papel, perdido en el olor de la tinta y los recuerdos.

Read Full Post »

Hay días en los no le creo al espejo, es una sensación rara, quizá sea por la humedad o por lo gris que esta todo; luego si pensamos en la improvisación, las cosas se complican, porque los días suelen no ser tan raros como uno cree o supone, los días no se toman libertades, se sujetan, se condicionan a las acciones del clima, no es lo mismo un día soleado que lluvioso y eso influye en nuestra triste o alegría y la forma de ver a los días. La tristeza vista desde mi espejo parece eterna, pero de eso no tiene mucho sentido hablar, porque todo mundo en estas fechas parece estar triste. Hay días laberinticos, días donde al apagar la luz uno cree que se pueden tomar todas las libertades posibles, diseñar los días, hacerlos bonitos y después copiarlos en la memoria para que todos sean así, creemos que basta con imitar del recuerdo aquellos días, creemos que enamorarnos de esos instantes nos basta para el resto de nuestras vidas, pero al encender la luz, descubres que todo sigue exactamente igual, que todo es parte de una realidad cruda y hermosamente cruel. No nos percatamos de los cambios, porque estos suceden en las pequeñas cosas y no en las cosas que uno considera trascendentes. Hay días, que por más que deseo descubrir algo raro en el espejo, no descubro otra cosa que la imagen del modelo, una imagen imitada de mí y que me confunde porque resulta que estoy enamorado de esa imagen y ello me hace deducir que estoy enamorado de mí y reflexiono y sé que soy un egoísta, amo de las pequeñas tragedias en ese universo de las pequeñas cosas de las que nadie da noticias. Yo, quien sea ese yo, no importa. Cansado de recibir siempre la misma imagen de mi espejo, observo detenidamente las pequeñas cosas, descubro que hay días dentro de todos los días que son especialmente bonitos sin importar mi estado de ánimo y un día bonito como hoy, no solo le debe su belleza a la lluvia o al gris del cielo, parte de esa culpa la tiene mi yo y es cuando creo que no importa ser egoísta si disfruto de toda esta belleza.

Read Full Post »

Con eso de que la iglesia ya tiene participación en actos públicos y privados, ahora si vamos a poder presenciar en esta ciudad un concierto de MOLOTOV, supongo que ya no van a suspender sus presentaciones como en eventos de años pasados, viva entonces la libertad que han obtenido

Read Full Post »

En esta jungla diaria

¿Qué fue primero el diablo o el cerdo?

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »