Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘penas’

De tus senos turgentes,

brotan elefantes blancos que van a parar:

a tu vientre, a tu ombligo,

a la piel que te cubre,

a tu sexo que se traga estas historias,

a la tierra que está en los alrededores de tus pies.

Tus senos hechos por manos expertas,

tus senos que escupen seres insospechados.

De tu sexo aún dormido,

salen hombres armados a manos llenas,

hombres que llevan armas que escupen muertes,

hombres que llevan manos que te regalan violencia,

hombres que llevan noticias que solo nos traen penas.

Tu sexo hecho por manos expertas. Ajeno.

De tus senos brotan elefantes blancos que he confundido

con una columna de hombres armados

que pasean por tu cuerpo,

que van contando sueños imposibles;

elefantes blancos que he confundido

con hombres armados que se pasan la vida matando,

hombres que son como hormigas que van a parar a tu sexo.

Tu sexo que escupe seres imposibles.

Sin darnos cuenta, le dimos la bienvenida a la violencia,

junto con ella a las armas que nos regalan miedo. Escucho.

Elefantes blancos que he confundido

con seres poco civilizados,

hombres armados que las mujeres desprecian,

porque ellas y su sexo están destinadas a evitar la muerte.

He visto brotar de tus senos, elefantes blancos

que forman una larga colina que termina en tu ombligo.

 

Read Full Post »

De tus senos turgentes,

brotan elefantes blancos que van a parar:

a tu vientre, a tu ombligo,

a la piel que te cubre,

a tu sexo que se traga estas historias,

a la tierra que está en los alrededores de tus pies.

 

Tus senos hechos por manos expertas,

tus senos que escupen seres insospechados.

 

De tu sexo aún dormido,

salen hombres armados a manos llenas,

hombres que llevan armas que escupen muertes,

hombres que llevan manos que te regalan violencia,

hombres que llevan noticias que solo nos traen penas.

 

Tu sexo hecho por manos expertas. Ajeno.

 

De tus senos brotan elefantes blancos que he confundido

con una columna de hombres armados

que pasean por tu cuerpo,

que van contando sueños imposibles;

elefantes blancos que he confundido

con hombres armados que se pasan la vida matando,

hombres que son como hormigas que van a parar a tu sexo.

 

Tu sexo que escupe seres imposibles.

 

Sin darnos cuenta, le dimos la bienvenida a la violencia,

junto con ella a las armas que nos regalan miedo. Escucho.

Elefantes blancos que he confundido

con seres poco civilizados,

hombres armados que las mujeres desprecian,

porque ellas y su sexo están destinadas a evitar la muerte.

Read Full Post »