Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘ninfas’

En mis sueños todo ocurre en blanco y negro y eso muchas veces termina por enojarme. Por la tarde le dije que la quería ver mañana, que tantos días sin verla me agobian; ella estaba sentada a un costado de su marido y evitaba reírse para que él no le pidiera explicaciones. De alguna forma ella pasa desapercibida mientras sosteníamos nuestras largas pláticas mediante el mensajero de una red social que durante mucho tiempo yo me había negado a instalar. No sé muy bien porque me sucedían todas esas cosas a mí, pero estaban pasando y a veces me dejaba seducir por el asombro. Que no la pudiera ver al día siguiente, ni al siguiente del siguiente me tenía de muy mal humor, desde luego que mi mal humor no solo era por no verla, sino que no podría tenerla entre mis brazos.

Presentía que ella terminaría por poseerme, como poseen las ninfas a sus amantes.
En mis sueños, casi siempre existe un escenario que se repite una y otra vez, no busco encontrar una explicación a esa situación, explicación que se convertiría en interpretación e interpretar es tan subjetivo y sin sentido. Supongo que estamos hechos de sueños. Al final sin importar el color de las cosas que ocurren en mi sueño, me tendré que conformar en ver pasar los días, así en un espacio de soledad jadeante, con ese ruido tan molesto en mis oídos y voy a pensar que si no la veo mañana es porque ella, experimenta un cambio de piel.
Nabokov fue hechizado por una ninfa, es evidente.

Read Full Post »

Vestido rojo. Axilas. Paraíso. Muerte por intoxicación de balas. Diosas blancas. Dioses barbados. Morenas de pelos ensortijados. Raptos. Sabotajes. Hierba. Mala hierba. Tetas con que amamantan. Niños farsantes.  Quizá escribo de todas esas perversiones porque dentro de mí existe ese impulso, esas ganas reprimidas, ese algo que lo hace interesante, ese deseo por vivir dentro de la delincuencia o quizá es que nada de ello me importa, pero por alguna razón escribo de ello tan a menudo y pienso porque no se hacer otra cosa, que todo eso habita en mi cabeza. Axilas oscuras. Vestidos blancos. Reinas rojas. Infierno. Muerte por intoxicación de maldad. Dioses prietos, lampiños. Güeras con pelos húmedos. Saqueos. Polvo blanco. Mala hierba. Mala hora. Tetas que nunca amamantan niños. Niños informantes. Armas. Celos. Mujeres pelirrojas. Hombres calvos. Ninfas. Perversión. Santidad. Sonidos. Silencio. Tardes calientes donde las mujeres deambulan por la casa y una u otra amante me grita con ansiedad, y con el sudor que le escurre por la teta, sudor que sabe a menta, sudor que le llega hasta el ombligo, y no deja de gritar: vente ya; y las erecciones se vuelven más dolorosas.

Read Full Post »

Ahora es así:

 

en la calle te encuentras con ninfas

que se sienten reinas de la mafia

no te cobran por el sexo

no piden venganza

por la cobardía de algunos hombres

que antes las maltrataban, no juzgan

y no te vienen con esos cuentos:

de que todos los hombres son iguales

 

su andar es ligero, su grupa

soporta un fusil y cuarenta balas,

a veces más y rara vez menos,

ellas, las reinas de la mafia

las ninfas modernas

tienen un largo historial,

algunas veces cobraron por sexo,

otras veces disfrazaron el cobro

con uno que otro regalo, pero

lo importante no es nada de eso, sino

el largo camino fabricado

con toda la sangre que han derramado

 

46 disparos, 3 veces al día, más o menos

 

ellas dicen que no hay cabeza

que no se pueda perder de su cuerpo

 

mujeres

modernas ninfas

que se sienten

las reinas de la mafia

golosas,

perdidas en el deseo

ellas que piensan

que la muerte y el sexo

son una golosina

que se necesita

a diario

 

ellas que no ríen,

no lloran, no perciben

 

ellas que no desean rosas,

que no buscan al hombre perfecto,

ni al príncipe de todos los cuentos,

ni de testosterona para sus crímenes

ni del fauno que las domine

 

REFLEXIONEMOS

 

 

a las ninfas modernas

les gusta lamer la sangre,

les excita ese olor,

adoran a sus víctimas;

se quitan el ligero

y no les importa el castigo divino

y mucho menos perder la virginidad

antes de cualquier matrimonio

ficticio, matrimonio para guardar

las apariencias y aparearse

con permiso

y tener hijos

y volverse fofas, sosas

lentas

 

a estas ninfas les gusta

el hombre que suda a la muerte

que huele a hierro, a pólvora

a semen combinado con la derrota

a miedo, a sueños donde ellas

son las únicas que reinan

 

su triunfo es ver a la muerte llegar

gota a gota y reírse de ella

reflexionemos:

ellas merecen la gloria

Read Full Post »