Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘las películas son igual de malas’

Sigo vivo, quizá eso sea un gran problema. Parece que hay muy poca gente interesante. No entiendo muchas cosas, y me obsesionan otras. Quizá los que ocasionalmente me leen puedan decir que me obsesionan las amantes, a veces no yo sé porque me dejo arrastrar por ese tema, tal vez sea algo tan común que no debería escribir acerca de ello, otra cosa que me desespera es la música, la que ahora oyen los que son más jóvenes es fatal, está llena de ruidos y no entiendo cómo es que se puede llenar una cabecita con esos ruidos, pero la gente ama esos ruidos que nunca trascienden más allá del momento.
Durante mucho tiempo mataba el día corriendo, desde luego que solo lo hacía durante una hora y a veces dos, el resto del día me ponía a trabajar, aunque no estoy seguro si en realidad trabajaba, era un trabajo duro y que tenía que hacer con las manos, quizá por eso le tengo especial cariño a ellas, mis manos; sino asesinaba el día, las cosas se me complicaban y me parecía que era algo interminable, me gusta la noche porque todo está en silencio, prefería escribir cerca de la mitad de la misma, cuando solo se escuchan los ruidos de los gatos en los tejados, aunque en la ciudad de México que era donde antes vivía lo que menos hay son tejados, pero si muchas casas con laminas ruidosas. Donde ahora vivo parece que los gatos esta ausentes o tal vez le tienen miedo a las balas y por eso no salen a la calle.
No me gustan las fiestas y tampoco me gusta la compañía de mucha gente, es más a veces creo que no fui hecho para compartir con la gente y casi siempre la evito. Me gustan las mujeres sobre todo si puedo revolcarme con ellas. Estos tiempos las cosas son muy difíciles, las amantes modernas, prefieren que las veas por skype, o pasar horas interminables enviando mensajes, supongo que no hacen nada de sus vidas en las que el teléfono, tableta o lo que usen para enviar sus mensajes este lejos de sus manos, la comunicación entre amantes hoy en día debe ser del orden de unos quince mil mensajes por mes. Hace un tiempo me gustaban las piernas flacas, no preocupaba por nada más, hoy en día no sabes si la mujer que te gusta tiene las piernas flacas y no solo porque todo mundo use pantalones sino porque la posibilidad de verlas es casi nula.
Alguien más ha tomado el control por nosotros. Nos pasamos el día viendo cuando gente hace like a nuestras publicaciones y cuanta más se agrega como nuestros amigos, no vemos a los demás y nos enteramos de las vidas de nuestros compañeros de trabajo por medio de mensajes. Aunque suene raro tengo que trabajar, yo no tengo padres con mucho dinero que me hagan el chingado favor de evitarme el trabajo y que yo pueda dedicarme de tiempo completo a escribir, lo otro es que no soy muy bueno escribiendo, así que sería un dinero tirado a la basura.
Hay tantas cosas que me llenan de tristeza y que me ponen cada vez con más ganas de no salir a la calle, por ejemplo, cuando voy al trabajo, siempre me topo con las misma historias y los mismos rostros confusos, rostros que parecen no albergar ningún sueño y que parece que están esperando que alguien venga a resolverle sus problemas, el negocio es el dinero, no importa cómo o cuantas mañas te tengas que dar, el negocio es aprovechar la ocasión sin importarnos que el barco se esté hundiendo, un barco que se llama país y donde el capitán se encuentra preocupado porque desea cambiar de set para que su actuación sea magistral, el supone quiero pensar que su actuación es elemental para el país y el resto de nosotros suponemos que sino actúa bien debemos quedarnos callados para no experimentar su furia, pero te hablaba del trabajo y de las cosas tediosas con la que me topo todos los días. En ocasiones pienso que lo mejor sería irme a la cama con todas las mujeres del trabajo, pero desde luego que se trata de una tontería, algo sin sentido, además quien podría aguantar una situación así por el resto de sus días. Yo no. Tengo necesidad y es por eso que tengo que seguir interactuando, pero en realidad esa situación me jode todo el tiempo y parece que estoy ciclado porque no se otra cosa que no sea hablar de lo mismo.
Una amante que no haga otra cosa que estar enviando mensajes no es una amante, aunque en estricto la acción del engaño, si es que se ve a la amante como parte de un engaño, existe. Piernas flacas, ojos grandes, y mucho senos, quizá eso era lo ideal hace algunos años, ahora basta con tener buena conexión, buenos dedos para responder a la brevedad y no importa si en algún momento estas frente a ella y te ignora, pues lo que en realidad importa es que te conteste todo el tiempo y tengas que imaginar su voz, su risa, su vida. A todo esto anoche soñé con Tolstoi y no estoy seguro, de si me sigue gustando.

Read Full Post »