Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘la vida fantasma’

No trabajar en lo que más te gusta, es el error más grande del mundo, me había dicho un amigo.

¿Quién trabaja en lo que le gusta?, pregunté.

Todo lo que yo sabía era que trabajaba para poder pagar las cosas más básicas como comer y a veces hasta alcanzaba para soñar que podría pagar por una vida mejor para los hijos.

A veces creo que solo sabemos las cosas a la mitad, o mejor dicho: sabemos las cosas por la mitad y parte de lo que sabemos es una gran mentira. No nos gusta el trabajo porque nos habría gustado ser tal cosa, si somos tal cosa nos quejamos por ejemplo que tal situación no da para comer y el caso es que nunca estamos a gusto, pero si deseamos consumir y competir. Se trata de quien tiene el mejor carro, la mejor casa y todos los objetos adornos que son innecesarios en nuestras vidas, pagamos hipotecas imposibles, escuelas que no enseñan a razonar y compramos autos veloces que no podemos correr ni a la mitad de su potencia. Yo formo parte de esa sociedad, a veces quisiera renunciar a todo, romper con esas imposiciones sociales, vivir no en pareja, sino con dos mujeres, tener hijos con las dos y hacer lo más básico para vivir, no comprar muebles inflados y no por estar a favor de la naturaleza, reciclar y eso sería estar a favor de una vida sin condiciones económicas altas y sin sentido, pero en las ciudades ya no sabemos vivir sino tenemos dinero, sino tenemos un trabajo sin sentido y si no hacemos una reunión cada ocho días para presumir como pavorreales, lo último que nos hemos comprado.

Trabajar debería ser ilegal.

Uno no debería trabajar sobre todo en los meses que no se siente a gusto, por ejemplo cuando el calor es insoportable, tampoco se debería trabajar por la noche, ni cuando hay fiestas del lugar donde vives, se deberían hacer campañas publicitarias a favor de no trabajar y erradicar las que tienen que ver con el consumismo, pero como todo eso es un sueño, solo me resta volver al planteamiento inicial. Trabajar no es una cuestión de gusto, sino una necesidad que nos inventamos para poder suplir otra necesidad inventada que se llama consumir, consumir, consumir, hasta que la muerte nos separe.

Read Full Post »