Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘el poder de un arma’

Te sientas en un bar con grandes ventanales, y ves atento como pasa una y luego otra y otra patrulla o vehículo militar, escuchas los balazos, y sabes que no hay nada como esa realidad, donde puedes casi palpar la muerte y sentir en el ambiente el olor a carne quemada, mientras todo eso sucede te tomas unas cuantas cervezas, te levantas al cabo de un par de horas y te vas a tu casa, como si nada estuviera pasando, como si la vida fuera un guiño y un instante que no debes dejar pasar, como si lo tuyo en realidad era el convertirte en un corresponsal de guerra. ¿Y el miedo donde carajos quedo?

Read Full Post »

No sé cuándo va a sonar el último balazo, pero la cosa allá afuera dicen que esta de la chingada. No hay ruido de sirenas; balazos y helicópteros, así como lamentos casi inaudibles de algún herido que esta a un paso de la muerte, solo eso.

Read Full Post »

Quizá sea el momento de repartir puñetazos, así se resolvían las cosas antes, cuando algo no nos gustaba, no como ahora que cualquiera puede disparar un arma o lo que es peor, mandar a otro que la dispare y la historia se acabo

Read Full Post »

El silencio huele a abandono inminente. Nadie hace ruido, incluso los perros han dejado de ladrar. ¿Qué ocurre cuando el amor acaba?, no la quiero retener, la vida es tan corta como para estar pensando en eso.

Read Full Post »

Abril me miró a los ojos y me dijo estás loco. Para algunas ya estaba viejo y ahora que me he dejado crecer la barba me lo recalcan a cada rato, otras más me han dicho que me la corte ya y lo único que puedo responder es que lo voy hacer cuando ellas se desnuden para mí. Yo había soñado que mi futuro estaba en la literatura, me había inventado una deuda imposible de pagar, había salido huyendo del país y desde luego a la primera oportunidad me regrese, también se me había ocurrido estar una temporada en la cárcel para tener alguna desgracia por contar, pero eso de la cárcel me dije: que no era confiable, así que desistí de mi idea. No había dos Abril en mis historias, aunque no me desagradaba la idea. Lo de cortarme la barba nada más porque me lo piden es imposible, no estoy cansado como para no aferrarme a lo que quiero.

Antes las noches de trabajo eran divertidas, pero desde hace un tiempo, las cosas parecen tediosas. Me aferro a darle a las historias, supongo que es lo mejor, pero no tengo ni idea de lo que estoy haciendo, he perdido un poco la esperanza de que mi vida está en la literatura, eso no quiere decir que dejare de intentar de hacer esto que me gusta, pero trabajare como todo mundo y en mis ratos libres intentaré escribir.

Una mujer se toma una foto recién empieza la noche y la publica en su muro, parece que el Facebook lo es todo hoy en día, en el fondo es un mensaje, uno que no se cansa de viajar, pero ella en realidad quiere hablar del amor y de la dicha que la envuelve entre esa tristeza que tarda en irse. Las noches, todas las noches en las que él no está y no hay silencio que logre callar su ausencia.

Madrid, cuerpos desnudos, hacer el amor sin sexo, erecciones del alma, beber las lagrimas del otro, desgarrarse y beber la sangre la de uno y la del otro. Despertar y saber que te encontraste con tu alma gemela,  la que siempre buscaste, después la realidad, las cosas de siempre y tener que seguir en la vida, estudios, imposiciones, estatus, sociedad, reclamos, muerte, etc.

Abril me miró a los ojos y antes de reír, me dijo: no tengo dudas, estas loco.

Read Full Post »

Por la noche nos quitaron la luz. Se podían ver con claridad los rayos. Las calles a oscuras parecían sacadas de un cuento de terror, en la mente de muchos la palabra preferida era: apocalipsis. Un cuerpo y luego otro y otro, en una interminable suma de cuerpos, se fueron marchando sin volver a ver la claridad, lo último tal vez un destello y el olor a carne quemada, su despedida entre gritos de no me maten y un fuerte miedo que hedía en el ambiente; meados, mierda, y sangre en el suelo que a oscuras parecía ser más negra.

Read Full Post »

Recién salía del trabajo y a unos cuantos metros habían encontrado a un hombre sin cabeza y sin brazos, alguien quizá muy inocente aún, preguntó: ¿está muerto?, no lo pude evitar y me reí, pero aún no estoy seguro si fue de miedo o de burla.

Read Full Post »

Sonó el teléfono a las tres de la mañana. Me dice el enfermero que tenemos un paciente y que si puedo ir  por él, argumenta que tiene muchos pacientes y que no se siente a gusto con su trabajo y que va a renunciar, lo escucho sin decir nada y antes de colgar, le digo que ya voy por el paciente. Yo soñaba con ser un escritor, no es que quisiera vivir de ello, pero deseaba poder escribir todo el tiempo, no hacer otra cosa y tenía que trabajar tres o más noches en la semana, tampoco era un trabajo desgastante, pero tenía que estar todo ese tiempo viendo como el tiempo se me iba de las manos.

Las cosas no eran sencillas, afuera, la gente se estaba matando, todo mundo te podía dar señas de lo que sucedía y te hacían unas descripciones terribles y proféticas e incluso delirantes. Ahora vivía en una ciudad sin tanta contaminación, pero no había vida literaria, incluso salir a un bar y tomarse unas copas era perder el tiempo, porque la gente no contaba otra cosa que no fuera algo relacionado con la violencia y cuando en las noticias nacionales nos dicen que han aprendido a tal o cual líder de alguna de las organizaciones criminales más importantes, nadie les cree, sobre todo porque el gobierno insiste en querernos mostrar a su equipo de inteligencia y nos restriega en la cara que la detención se ha hecho sin disparar ni una sola bala, como si los miles de cartuchos antes percutidos no tuvieran importancia y de paso minimiza a todos los muertos que no tienen que ver con el crimen organizado.

Volvió a sonar el teléfono poco antes del amanecer, yo no tenía ganas, así que espere el momento parta salir del trabajo y llegar a casa, desnudarme y meterme en la cama, no tenía ganas de pensar  en nada ni en nadie y era casi seguro que este sería otro día más en mis sueños por ser escritor.

Read Full Post »

A veces pienso que lo que en verdad pasa es que odio a los gatos, sobre todo porque uno de ellos duerme con Udele y porque los que dicen llevar un arma encima se la pasan sentados con un gato entre las piernas y un dedo en el gatillo.

Read Full Post »

¿Cómo sobrevivir a una ciudad violenta?, los muertos casi siempre se cuentan en números pares, lo que quiere decir que nunca o casi nunca tenemos un muerto o ninguno. Balaceras mortales. Explosiones  en las periferias  de una escuela; la verdad es que nadie tiene una idea clara, pero eso si todo mundo se muere de miedo y van a campo de tiros de forma clandestina con el pretexto de aprender a disparar un arma, cuando es casi imposible portar una, otros van y entrenan algún tipo de arte marcial que sirve para la defensa personal, otros no salen de sus casas y unos más, los que tienen un poquito de dinero, huyen de estas ciudades y seguro que a la que van, la violencia también reina, así que, se le vea por donde se le vea estamos jodidos y solo nos queda esperar que se nos conceda el milagro de llegar a la orilla del nuevo día. El silencio es una muerte que nos pulsa todo el día sobre los pensamientos, incluso los perros guardan silencio y nosotros parece que nos hemos olvidado del verdadero peligro y esperamos a que opere un milagro.

Read Full Post »

Older Posts »