Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘confesiones’

Me envió un mensaje a mitad de la noche y yo sabía que era el momento de ir con ella. Había sido un día difícil y estaba por terminar con todos los preparativos de mi viaje a New York, tal vez no volvería a casa y comenzaría una nueva vida, si es que la vida se puede comenzar cada que uno lo desea. Me dijo que andaba desnuda y que recién terminaba su quehacer, que sus horarios se habían complicado, que de noche le costaba trabajo dormir y que tenía ganas de comerse un pastel. Yo tenía ganas de ella, pero decidí no salir, las cosas en las calles estaban muy feas, y de salir, estaría tentando a mi suerte y tal vez me lo lamentaría o ni siquiera eso. Así que fui desviando la plática, tan lejos como fuera posible, no deseaba hablarle de New York, ni de Udele, ni del gato que amaneció muerto en la puerta de la casa y mucho menos quería decirle que alguien con la sangre pesada, había colgado de los cables de la luz un pájaro, tal y como algunos cuelgan los tenis, lo habían aventado con una cuerda que en el otro extremo tenía una pequeña piedra. No le pude contar gran cosa, y solo le hable de mi maldito reflujo y de las ganas que tengo de hacer tantas cosas y de lo viejo que me estoy poniendo, después cerré el celular e intente dormir, desde luego que como todas las noche, no lo logre.

Read Full Post »

Solo escribo más y más, sin destino alguno, quizá lo hago porque muchas veces es la única forma de escapar de la rutina. Me gusta cuando las mujeres cruzan las piernas, cuando eso sucede yo dejo de escribir y lo que es peor me olvido de que existo o existe algo más importante, tal vez es una debilidad, una muy pequeña y que no tiene sentido expresar o tal vez es un sueño, eso debe ser un sueño.  El infierno es una burla, nunca esta cuando lo necesitas, no puedes pactar con nadie y Dios es otro egocéntrico que tiene las puertas cerradas y un gran letrero que dice: No molestar, hombre trabajando. Un escritor es un tipo que desea morir porque nada es cómo piensa, sueña o imagina, un escritor se encarga de mostrarle a todos que el camino más triste de la vida y escribe uno o dos libros a lo  largo de su vida y con eso cree que ha contribuido para que la humanidad sea mejor y el resto del mundo le está diciendo no eres muy bueno. Yo pienso en sus ojos, en sus brazos, en el perfume barato que ahora usa o ese color chillante de pintalabios que la hace ver como una puta, yo pienso en sus piernas y en el infierno que se desata cada vez que con su mirada me aniquila. Yo solo escribo más y más todos los días, pero aún no logro decir nada.

Read Full Post »

Cinco de la mañana, hombre de aproximadamente 120 kg, 35 años de edad, es herido con arma blanca, consecuencias fatales: ninguna; Real Madrid 2, Málaga 1. Antes de pasar a quirófano dice; doctor yo me he portado bien, no molesto a nadie.

Read Full Post »

Recién salía del trabajo y a unos cuantos metros habían encontrado a un hombre sin cabeza y sin brazos, alguien quizá muy inocente aún, preguntó: ¿está muerto?, no lo pude evitar y me reí, pero aún no estoy seguro si fue de miedo o de burla.

Read Full Post »

Me daba miedo preguntar. Siempre fue así. Le había besado en los labios un par de veces, pero sin preguntar nada, lo había hecho y punto. Para mi sorpresa ella no dijo nada y eso me dejo aún más confundido.

Read Full Post »

Yo quería lamerle sus dientes blancos, tan blancos como la leche.

¿Cuántas veces he tenido que regresar a Udele?, no lo sé y la verdad es que tampoco importa. Recuerdo que en una clase en donde nos enseñaban a escribir o mejor dicho a leer para así intentar escribir, ella nos recomendaría leer a Günter Grass; cualquier estaría esperando que su recomendación fuera para: El tambor de hojalata, pero no fue así, ella nos recomendaría: Pelando la cebolla.

Yo quería olerle las axilas.

Creo que debí ser un hombre cruel con Udele, pero al mismo tiempo que nadie se merece la crueldad; debí dejar que se masturbara y que se fuera perdiendo en sus dolores, en sus fobias, en sus orgasmos en los que algunas veces me incluía, de haberlo hecho, pienso que ella estaría ahora conmigo, pero esa será una eterna duda.

Yo quería desbaratarle el rizado de su cabello.

Era bonita. Sigue siendo bonita, pero ahora vive en New York y puede que la comida de esa ciudad la haga gorda y no me la imagino gorda, supongo que si engorda seguirá siendo bonita e igual la querría amar, no tendría razón para no hacerlo. La vi masturbarse y olerse las axilas mientras lo hacía, luego sudaba y se pasaba la mano por las axilas y luego a la boca y su carne temblaba y ella se ponía roja y sus pecas se perdían entre sus ruidos, y entonces su mirada me incendiaba y ya no era yo y no era nadie y no deseaba vivir más porque estaba seguro que ese era el paraíso o el infierno y no deseaba estar en otro lugar, la vida era cruda, amarga, irreal, ella era otro imposible, uno que llegaría con el tiempo, pero en esos momentos yo no lo sabía.

Yo quería hacerle el amor todo el día y en la noche también.

Ya dije que era bonita, que tenía pecas, seguro que en New York esas pecas han desaparecido, ya dije que sus cabellos tirados en el piso de la casa, se enredaban y eran pequeñas pelotas que recorrían nuestra habitación o la habitación de ella que en ese tiempo también era la mía, ella no era una mujer común, ella era todo lo que deseaba ser y a veces rebasaba sus expectativas, pero hablar de Udele es como hablar de lo imposible, de sueños y de tu Dios.

Yo quería despertar una vez más en ella, con ella y no dejar de excitarme con el color de su piel y el veneno que sale de sus ojos, yo quería quedar fulminado por su mirada y no pensar más, nunca más.

Read Full Post »

Tenía la respiración acelerada. Dos noches sin dormir. Mis  ganas por llamarla estaban en ebullición, quería salir de mis rutinas; cada día que pasaba, era una oportunidad menos de hacer lo que más me gusta y me dolía no poder leer poesía, no poder viajar, no poder comportarme como un irresponsable. Cogí el teléfono y cuando la escuche, mi voz se paralizo. No podía hacer tantas cosas porque me había contratado en un absurdo trabajo y ahora era esclavo de una ideas que no eran mías y de leer poesía lo dejaría todo y me pondría a vagar de un lugar a otro, y fue  cuando ella dijo por tercera vez: bueno, que yo deje de temblar y le dije te extraño y ella me dijo: que te sucede Raymond y mi mundo se vino abajo, tal vez si me hubiera dicho Julio lo habría tolerado, pero Raymond era la persona que más odiaba sobre toda la tierra. Colgué.

Read Full Post »

Cada uno en su cuarto. No es que estuviera cansado de ella o ella de mí, como tampoco que a su ombligo ya no le guste dibujar corazones con el mío, creo que es una forma de alimentar esperanzas, de creer que aún es posible desearnos.

Read Full Post »

Teresa. Ya la había dicho antes, resulta un nombre aburrido. Hacía mucho que no leía a Joyce Carol Oates, lo último fue: Infiel, y por alguna razón había recordado en estos días, algunas de esas historias. Siempre había pensado ponerle el nombre de Teresa a uno de mis personajes, pero cada que lo intento pienso en el personaje Milan Kundera y los sueños de ella y el miedo que tiene a la desnudez, es definitivo yo no querría un personaje con miedo, me gustaría verla desnuda y la imagino, alta, un poco delgada y con unos senos grandes o mejor no la imagino y me pongo a inventar su vida, pero es difícil, sobre todo cuando tienes de competencia a la Teresa de Kundera. De qué demonios hablo cuando mi realidad parece estar divorciada de las cosas que más me gustan.

Hace unos días me habían hecho la endoscopia, el resumen era más o menos así; hiato laxo y esofagitis crónica que dicho en palabras comunes, es que estaba jodido y que lo más seguro, era la operación correspondiente, lo primero que se me ocurre es decir que no, que no estoy interesado en operación alguna, no quiero andar con el cuerpo tembloroso por toda la casa por efectos de la anestesia, como tampoco quiero salir de la operación con una complicación mayor o con la ausencia de alguno de mis órganos, quizá termine por perder años de vida antes de ganar en salud y yo me siento lleno de vitalidad.

No sé por qué demonios pensé en un título tan largo.

Qué demonios es el amor, supongo que ya he hablado tantas veces de esto, que hacerlo una vez más me restara credibilidad, aunque a nadie le importa la credibilidad cuando lo que se escribe termina en un blog. Lo que se del amor, es hacerlo con ternura y me gusta conversar después de hacerlo, quizá mis platicas son más bien un sueño, algo imposible y por lo tanto no existe rumbo posible y después de un tiempo seguramente ya no tengo ganas de hacer el amor y me la quiero pasar platicando, con el sexo la cosa es diferente, las ganas nunca se van y es como un pulso que todo el tiempo me está acechando y aprovecha la primera oportunidad para manifestarse y sin embargo pocas veces tengo sexo y más veces corro con la fortuna de hacer el amor. Mi vida transcurre entre un sueño, uno muy grande y que me es doloroso, porque estoy seguro que no me lleva a ningún lado.

Escribir; llegue a pensar que era una tarea muy fácil. Inventar un personaje, escribir dos o tres líneas diarias y ajustarse a un plan de trabajo, son algo de lo que no puedo decir que desarrollo con facilidad, ni con dificultad, solo no lo hago. Tengo que reconocer que todos aquellos que invierten la mayor parte de su vida para convertirse en escritores, los admiro. Pero esta historia debería hablar de amantes, de la rutina en el trabajo y de las mentiras, porque una vida sin mentiras es de lo más aburrido y vivir con la idea de tener que confiar en tal o cual persona, la verdad que da pereza. Escribir es lo único que deseo a diario, pero no siempre se puede hacer y es por eso que prefiero de disfrutar del sexo.

Read Full Post »

Distraída. La mirada siempre hacia adelante, aunque no vea nada. Es una historia tonta, si no lo reconozco algo anda mal, un día le dije que deseaba pasar con ella la noche y ella me dijo: me gustaría, pero piensa en tus hijos, ¿qué vas hacer sin ellos?, entonces imagine que yo le decía quiero pasar contigo la noche y ella entendía: quiero pasar la vida contigo. Mis intentos por escribir son algo flojo, lo admito y si intento con la poesía la cosa esta fatal, ya van casi dos años que no escribo nada, apenas me mantengo a flote con estos intentos, pero son como un esfuerzo por morir y luego se me ocurre contar estas cosas. Te hablaba de ella, la que siempre va distraída, cuando me sonrió, yo me dije, es casi seguro que me acuesto con ella, pero después de decirme que podría perder a mis hijos, me soltó un sermón y al final me recito algo así como que Dios, quería otras cosas para mí, y que meterme con ella a la cama me dejaría profundamente marcado para toda la vida y que además ella padecía de una extraña «enfermedad» y que era que todo hombre que tenía sexo con ella, terminaba con el pene tatuado, yo le pregunte, si lo de ella era ese de la vagina dentada y ella antes de contestar dejo escapar un pequeño suspiro y dijo: ojalá, pero no, es algo mucho peor.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »