Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘celebración’

Celebración

7 de enero del 2012

Yo que, es cuestión de días, de la suma de los días, de las cuentas de los mismos días, de las restas de los días, del tiempo que pasa, de las etiquetas, de lo voraz, de lo veloz, de la energía que no se toca, esa energía que no se siente, que se presiente, que no es otra cosa que lo llamado abstracto. Yo querría comer, celebrar, decir que llegue a otra década, a la historia más intensa. Quería beber, irme de juerga, desollar los diferentes rincones del mundo, crear, dominar, sentir que el mundo no es tan grande. Es cuestión de tiempos, de ir sumando o restando días y la gente le llama cumplir años.

Sentir, sentir, sentir, sentir, sentir, es todo lo que yo deseaba esta vez.

Yo, siento que no todo fue lo que quise, que me quede fuera de mil historias y luego mis caprichos, una buena esposa y tres amantes estables, pero en estos tiempos, ya nadie quiere ser amante estable y las buenas esposas, las buenas esposas no te comparten. Yo, imagine lo que quise, la realidad es otra historia, imagine todo y al final, en estos días, descubrí, que me falto imaginar, algunas pequeñas cosas se me escaparon.

Yo, desperté. Tenía un ser flexible, un ser que imagino lo que quiso. Mi vida. Trepidación.

Luego la imaginación que duele, me duele, y pasan los años y las sumas son constantes y la resta de días no se prolonga y escribir me pierde, me obsesiona. No declino. Yo, después otras historias y a diario escucho cosas que me horrorizan, me transforman, me hacen creer que los días ya no son míos y lo mío es otra historia, una que en ocasiones le pongo el ritmo de lento, pero de lento no tengo la historia, ni la memoria, ni las ganas de ir contando. Y me duelo. Yo, me duele. Sentir, sentir, sentir, sentir, sentir y me imagino un mundo donde he tenido todo lo que he querido y me falta el suspiro, el último, el final y me falta más de la mitad de esta vida y mientras tanto escribo, y quizá un día descubra porque lo hago. Al escribir me encontré contigo.

Yo que, quiero tener los peores síntomas, imaginación en exceso, inteligencia sin sobre pasar la media y de la inhibición apenas un poco más de los necesario. Quiero revolcarme en cada rincón de la historia que pretendo atrapar, quiero despertar a mitad de la madrugada y hacerle el amor a la vida, y de repente sentir mi fragilidad y olvidarme de esa sensación de tener una pequeña vida, yo quiero una noche a solas, una distancia insalvable, un día fuera de lo absurdo, una historia sin balas y una bala llena de historias. Quiero que la sangre corra, que las amantes sean en grupos de tres, no tener miedo, inventar el destino y no coincidir con destinos agresivos.

Yo, levantarme temprano, irme a trabajar, olvidarme de ella, de la historia que no avanza, de los viajes que nos alejan, de la canción que no me cantaste. Yo que, despierto en las madrugadas, espantado porque las pesadillas no me dejan en paz, porque pensé encontrarte en una de las calles que jamás he visitado y al despertar no puedo recordar si te he visto. A veces creo que mis sueños suceden porque alguien me tiene miedo. Yo, tengo una vida que no quiero cortar de raíz. Yo, y la historia continua. La suma o resta de los días y los tiempos que no cesan, que invitan a descubrir esta fragilidad y mi pequeña existencia. Fragilidad. Infinito. Yo que, celebrar.

Read Full Post »