Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘carta astral’

Carta astral

Carta astral

Me encontré con una viejita de ochenta años, que insistía en quererme hacer una carta astral. La viejita parecía una buena persona, aunque me daba mala espina, quizá por su nariz que se parecía a la representación que siempre nos hacen de las brujas. En los ojos de la viejita, se notaba ese gesto de maldad el cual le era imposible ocultar, ese gesto que es único en las personas que encierran historias de perversidad. Sino era una bruja, entonces era una pitonisa o algo así. Insistió con lo de la carta astral, así que le dije: hágala, ni que con eso se fuera a terminal el mundo, chinga. Fue entonces cuando ella reviro, me dijo, que era necesario vernos en su casa, porque un trabajo como ese requiere de mucha concentración y sobre todo de la participación del interesado.
Que ella quisiera entretenerse un rato, con eso de la carta astral no me quitaba nada, pero de eso a que me llevara a su casa para trabajar, no me gusto, la verdad es que todo lo que signifique trabajo es algo que no me gusta y si a eso le agregas a que no sabes bien que tipo de trabajo te sugieren hacer, pues la cosa apesta y ya no pinta nada bien, además no soy especialista en trabajos para personas de la tercera edad y en ninguna otra circunstancia que tenga que ver con esa horrorosa forma de sobrevivencia, me refiero al trabajo. El caso es que me metió mucho miedo.
Si quiere usted hacer la carta astral madrecita, pues por mí no existe problema alguno, le dije, pero yo no tengo tiempo, tengo tantas cosas que hacer, entre ellas escribir una novela y leer, me encanta leer y no puedo dejar de hacerlo por más de dos horas, porque me pongo agresivo, incluso sino leo, me sale el psicópata que todos llevamos dentro. La viejita insistía, pues según ella, con ese famoso trabajo de hacer la carta astral, yo descubriría quien soy en realidad. Me dije en silencio: puta, para variar esta pinché vieja me quiere meter en conflictos que hasta hoy no tengo.
Le dije que si la cosa se iba a poner así de fea y seria, yo no le entraba, que me gustó tal y como estoy y que por mí ya podía ir pensando a quien más hacerle su cartita astral, entonces ella me dijo eres un hombre malo, lo cual lejos de romperme el corazón, me hizo recordar a mi abuelita que siempre le decía así a mi abuelo, al cual espero que el señor tenga en su reino. No, si el problema no es que sea malo, le dije, lo que sucede es que no tengo tiempo, estoy en el último capítulo de mi novela y si me descuido tantito, los personajes hacen los que se les da su regalada gana, mejor ahí la dejamos.
Regrese a toda prisa a la casa. Pensé que de quedarme más tiempo en la calle, me habría de topar con otro loco o loca que quisiera hacer conmigo lo que se diera su gana y uno a cierta edad, ya no esta para esos trotes.
Por la tarde me puse a pensar, en que era lo que estaba buscando la viejita, no creo que estuviera pensando en que ella y yo, ya saben, pudiéramos hacerlo, al menos espero que no fuera ese su pensamiento y en cuanto a la carta astral, pues es algo tan simple que hoy en día incluso uno mismo lo puede hacer si ingresa con los datos correctos a uno de tantos sitios que se pueden encontrar en la red. Después de un rato y con la mente retorcida que me cargo, pensé que esta mujer, la viejita pues, no era otra cosa, que una mensajera de otro grupo de mujeres hambrientas de ofrendas y entregas pasionales, como quien dice: nifomanas, me dije: lo que la viejita quería era llevarme con sus amigas, para que en medio de una misa negra, tú, o sea yo, preñe a alguien y ese alguien pueda tener al anticristo. Eso tenía que ser, no había más opciones.
Me espante tanto que me quede en casa, se imaginan estar en casa sin salir durante una larga semana, y es que la verdad no deseo caer en las redes de esas mujeres, sobre todo porque si el mundo abre sus puertas al anticristo, ya estaremos perdidos y nadie podrá hacer algo por nuestra redención. Si por alguna razón llego a caer en manos de ellas, espero que Dios me ayude, aunque sea el más necio de los ateos.

Read Full Post »