Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Carlos’

Hay días en los que espero con impaciencia, sin tener del todo claro lo que estoy esperando y creo que  hay  algo que nos va tragando, ese algo que esta aliado con el tiempo, y siento que nosotros somos su víctima preferida.

Anuncios

Read Full Post »

Cuando recuerdo a mi abuelo, existe en mí un sentimiento extraño, no estoy seguro de si quiero llorar o me da por llorar después de todas esas cosas que me hacen reír. A mi abuelo reconocía sin importar si la distancia entre los dos era tal que se veía como un punto. Me gustaba cuando me tocaba la cabeza y me hacía pequeñas caricias, me gustaba parecerme a él, aunque todo mundo me decía que no me parecía en nada. Él tenía una sonrisa contagiosa, incluso en sus peores momentos se estaba riendo y nadie entendía  el motivo de esa risa. Cuando mi abuelo fue capaz de descifrar el silencio mi vida se torno un poco agria y triste o quizá triste y sin sentido, su silencio fue mejor que los dolores intensos de sus huesos. Ahora cuando veo reír a mi pequeño, me recuerda tanto a mi abuelo y yo le hago pequeñas caricias en su cabecita y todo eso me transforma la vida. Mi niño dio con la clave de la felicidad y lo mejor es que me la comparte.

Read Full Post »

Me hablas de distancias, que no es otra cosa que kilómetros más kilómetros que nos dispersan y nos hacen imposibles y lo bueno es que estamos lejanos porque de otra forma ya nos estaríamos odiando hasta el cansancio, tú seguramente con ese silencio que acostumbras y yo trasplantando historias para atacarte a la primera oportunidad. La imposibilidad de verte no es un país, ni un visa, ni lo helado que es ese lugar, la imposibilidad se llama no reconocernos a la brevedad, se llama negarnos lo que somos y no querernos quitar la ropa a la primera, sino después de mucho regateo, después de tres o cuatro copas y cien mil versos que tengo que citar de memoria. ¿Distancias?, no es otra cosa que kilómetros y más kilómetros de tierras que sangran, que se cubren de blanco, que se esconden en océanos, lagos o ríos caudalosos, distancia es esta inmovilidad del cuerpo crucificado, del cuerpo quemado, del cuerpo escondido en un lugar imposible, y es la desunión total de lo que somos, de nuestras manos que dejaron de apartar nuestros muslos para dejarnos perdidos entre nuestras piernas, sin saber que eso algún día nos destruiría. Distancias es un país infectado de soldados, pagados por el miedo a que otros se adueñen del “negocio”.

La distancia también es lejanía, conspiración y una caja de huesos desbaratados.

Me duelen los músculos de tantos suspiros, malgaste mis sueños y sobre todo las horas que deje de escribir pensando en ti, malgaste tu silencio, pues en el estaba la oportunidad de olvidarte y deje que a la primera de cambio me habitaras de nuevo, con toda y esa distancia que es tantas cosas y a la vez nada. ¿por dónde ando yo?, escondido en tugurios en latitudes donde los soldados son huérfanos de lo que más quieren.

Las distancias son la soledad de unos días después de marzo, cuando el sol se ha encargado de alejar todo el frío que nos corta la piel y el alma se desbarata por no volverte a ver.

Read Full Post »

Por  las noches hacía un par de cosas: una era escribir y la otra era adivinar un amor absurdo y por lo mismo casi imposible. Buscaba su cuerpo en los pasillos del hospital. Al principio su nombre carecía de interés, luego se fue transformando hasta tener una forma breve, no tan breve como el nombre de Ana y desde luego que no se volvió con el tiempo impronunciable. La busque tantas veces que ahora no estoy seguro si es que un día la encontré. La noche anterior a esta, la soñé y fue muy triste porque ella había muerto, un paro fulminante a su corazón y eso fue todo, yo prefiero los sueños donde mi nariz busca estar entre sus piernas, pero esos parecen estar perdidos y no hay para cuando logren aparecer, después de todo no importa, porque no es otra cosa que adivinar un amor, presentirlo, pero nunca tenerlo en mis brazos.

Read Full Post »

En mi sueño, ella estaba conmigo, en la cama, desnuda, afuera de la casa caían copos de nieve, aunque en este lugar nunca caen copos de nieve, pero caía algo muy parecido a los copos de nieve o se sentía tanto frío que yo creo que bien podría decir que eso estaba sucediendo. No la pude retener porque fui un débil, porque  deje que ella se diera cuenta de una realidad que parecía inverosímil y sin sentido, ella no habría de morir en mis manos, pero tampoco habría al otro día copos de nieve en la calle y mi sueño se habría esfumado para siempre. Desde luego que nadie habla del futuro y de los sueños lo único que se puede hacer es hablar de ellos. Hay algo en este vivir diario en el mundo, algo muy cercano a la nada, pero tardamos toda una vida para darnos cuenta, yo en este momento aún lo ignoro, y como dije antes del futuro nadie habla y yo no voy a romper con esa tradición. Esto que ahora hago se llama no dormir, algunos creen que duermo cuando vengo al trabajo, pero no es otra cosa que entrar en romance con el silencio, es el instante en el que puedo leer o intento escribir, es la destrucción de uno que otro sueño y es romper la virginidad de ella en cuestiones de fidelidad; cuando le dije a ella que lo que hacíamos era otra forma de infidelidad, le rompí su virginidad y aún saboreo ese sabor de la sangre que rompió con las historias que intentaba ser narradas, nadie ha salido limpio, me duelen los sueños, esos donde caen copos de nieve y ella esta desnuda en mi cama, deseando ser penetrada.

Read Full Post »

Vamos a suponer que tienes razón, que el matrimonio lo es todo y que el amor es algo con lo que no se puede jugar.  Vamos a suponer que no existe la infidelidad si hay distancia de por medio o si tan solo nos hemos intentado seducir mediante mensajes, uno tras otro y de forma lenta, vamos a suponer que todo este tiempo no hicimos otra cosa que jugar y que en ese juego la idea era simple, engañar pero sin hacerlo, como quien dice llevar el juego hasta donde me conviene y luego, bueno el luego es algo que tú y yo sabemos. Vamos a suponer que aun con él, eres una mujer bonita, no sé si la más bonita, pero vamos a suponer que así es, pero con él no te puedo imaginar desnuda, ni puedo imaginar tu sonrisa después de hacer el amor y tampoco puedo imaginar cómo es tu silencio, aunque ahora después de tanto tiempo lo que me regalas es eso, tu silencio. Vamos a suponer que ayer fuiste indiferente porque un día antes había llovido o porque alguien ha dado la noticia que los desaparecidos han muerto, que fueron quemados hasta dejar casi nada y ahora  todo mundo habla de ellos y sienten tristeza, rabia, impotencia o quizá mucho más miedo que antes, vamos a suponer que el gobierno tiene la culpa, pero ni siquiera eso me permite soportar que me ignores, y todo porque crees que le estas mintiendo. Si todo esto de suponer solo me hace querer decir la verdad, que la verdad se vaya al diablo y tú si lo que quieres es ignorar, pues ignora y disfruta, que la pasión que por ti siento, no está en los besos, ni en el corazón, ni en el desnudo de tu pierna que escondes con recelo, la pasión es algo que me invente, supongamos que para tener una historia que contar durante mucho tiempo. Suponer es una puta. Si lo que quieres es ignorar, no me importa, pues mi memoria sabe del pasado lo que yo le permito recordar y a veces cuando en verdad lo necesito, no puedo siquiera un nombre pronunciar, porque ya lo he olvidado.

Read Full Post »

No lo descubres sino después de que ha pasado, así suele ser la felicidad. Ella me beso y me dijo que pronto haría un viaje. A mí me pareció que tenía prisa, como cuando una mujer se quiere embarazar. Tal vez ella deseaba tener un hijo pero no lo tenía claro. Mientras las cosas estaban así a ella le dolía la cabeza y yo no dejaba de tener esa tos que invita al reflujo hacer de las suyas. Yo le quería regalar un gato, porque nada más lo acaricias y el mal humor desaparece, pero no solo eso, sino que los dolores de cabeza se esfuman. Tal vez en otro tiempo ella no habría dicho nada y antes de regresar a su casa, habríamos hecho el amor, porque eso hacen los amantes, pero ahora estaba de mal humor y lo único que deseaba era dormir, perderse en el sueño y que al despertar todo fuera algo inexistente y entonces volver hacer el amor, pero antes me llamaría.

La felicidad es algo que no suele habitar en los recuerdos, es egoísta y existe por breves momentos.

Ella abandonaría la ciudad, no nos veríamos durante varios días y lo que en verdad me preocupaba es lo mismo de siempre, que ella al regresar ya no fuera la misma. Estaba aterrado. No podía decir mucho, era como esas cosas que te atormentan todo el día o toda la noche y no sabemos cómo soltarlo, todo estaba en juego y no solo el pulso sexual. Sus labios rozaron los míos y la vida comenzó a tener sentido, como algo mágico, algo que nunca antes había imaginado. Entristecí.Tal vez deseaba viajar con ella.

Read Full Post »

Older Posts »