Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Brasil Mundial de futbol’

La gente estaba preocupada por quien había ganado los derechos para la transmisión de los partidos de fútbol del mundial de Brasil, o quizá no estaban preocupados, y era yo  quien deseaba creer eso.

Mi amigo me había pedido que le prestara dinero y yo sabía que no tenía que hacerlo. ¿Qué ganaba yo, si mi amigo me debía un poco…? Un día me llamo muy temprano, me conto por las cosas que estaba pasando, me dijo que sus hermanos se habían metido en un gran problema, igual como te paso a ti me dijo. Desde luego que no podría ser igual, a mi hermana la habían secuestrado y según me lo que él me conto, sus hermanos le habían pedido prestado porque no tenían trabajo, así que esa comparación me había puesto de malas. Me dijo que me devolvería hasta el último centavo, que algo le debían de la beca y que en el instituto estaban haciendo un programa por el que esperaban obtener mucho dinero, que había más de tres compañías interesadas. No tenía intención de que me explicara en qué consistía tal programa, además si lo presionaba, seguramente me contaría una gran cantidad de mentiras.

—Tienes que confiar en mí —dijo

—. Ya verás que no te fallo.

Yo, apenas tenía tres meses de estar trabajando, me había quedado más de 5 años sin trabajar y no tenía un peso a la mano, eso sin contar que mi ex mujer me había pedido una fuerte suma para atender al niño después del accidente aquel. Ese día, el día del accidente, el autobús choco contra una pipa lechera que se encontraba mal estacionada sobre la carretera. La pipa se había parado porque unos cuantos metros adelante una camioneta estaba en llamas, el chofer conto que se alcanzaban a ver como las maletas ardían. Mi mujer tenía claro que yo debería pagar lo del accidente del niño, si yo decidía no hacerlo, bastaría con que ella levantara el teléfono y el abogado mandaría a que me arrestaran, así que no tenía ninguna opción, además de que se trataba de mi hijo y no hay padre en este mundo que no lo de todo por sus hijos.

Mi amigo había decido pasarse la vida estudiando, decía que sus teorías cambiarían el destino de este mundo. Yo creía que el estaba zafado, lo importante era trabajar no había otro destino. Durante todos esos años que estuve sin trabajo, viví de las mujeres, en realidad no soy un ser agradable a la vista, pero yo sabía que era lo que ellas querían y créanme cuando les digo que lo que menos querían era sexo. Tenía unos cuantos gastos fijos. Como ya he dicho la pensión de mi hijo y mi ex mujer y además tenía que enviarle algo a mi madre, no estaba obligado, pero sabía que si no la hacía después me sentiría muy mal. Luego había otra mujer. Nunca nos casamos, pero ella estaba muy mal, se le habían muerto los hijos varones y solo le quedaba una muchachita de 16 o 17 años, a la que tenía que mantener yo, pues esta mujer no tenía ganas de seguir adelante y lo había dejado todo y se pasaba todo el día bebiendo alcohol barato.

Mi hijo lloraba cuando me llamo al teléfono. Su abuelo había salido volando por una de las ventanas del autobús y todo parecía indicar que estaba muerto y su abuela le había caído encima al pequeño, quizá le habría roto unas costillas, pero en ese momento él no sentía otra cosa que miedo. Me dijo que unos hombres armados se habían acercado al autobús y que le habían dado unos balazos al chofer, no estaba seguro si el chofer aún estaba vivo, pero ya no tenía las piernas y sangraba de forma abundante. Después de que los hombres armados dispararon una niña salió corriendo y se metió al campo y los hombres se montaron a la troca y fueron por ella. Mi hijo me dijo que me extrañaba, y que sentía mucho dolor, que le dolía en el alma todas las cosas que estaban pasando. Yo me solté a llorar y no dije nada.

Mi amigo me dijo que estaba hasta el cuerno de deudas y que yo era el único que le podía ayudar, me dijo que no eran más que unos cuantos pesos. 35 mil nada más recalco. Su madre había estado muy enferma y su hermana 10 años menor que él, había abortado un par de veces, a su hermano lo había detenido la patrulla fronteriza y el menor de ellos se había dejado de su mujer y tenía que pagar una pensión para sus hijos, pero como no tenía trabajo o no deseaba ayudar a sus hijos, se perdió y hacía mucho que nadie lo veía, así que mi amigo decidió hacerse cargo de la situación.

Me paso lo mismo que a ti con tus hermanas.

Seguimos hablando durante un largo rato, hasta que caí en cuenta que yo tendría que pagar la cuenta del teléfono y le dije que me diera un poco de tiempo, que checaría en el banco si me podrían dar un crédito y que sino yo vería como conseguir el dinero, que podría contar con ello, y nos despedimos. Él agradeció y antes de colgar me dijo, palabra por palabra; tú eres mi última opción, tú eres mi héroe.

Le conseguí el dinero y se lo deposite a su cuenta. Yo no tenía dudas que a partir de ese momento mi amigo no se volvería aparecer, al menos no en un buen rato.

Mi ex mujer me llamo para decirme, que a mi hijo le hacía falta un poco de ropa y que ya era hora de que le comprara un carro, que pronto entraría a la universidad y que no sería bien visto que él no tuviera un carro, ella se encargo de recordarme que esa era mi obligación, además de que el niño, así lo llamo, el niño, había obtenido buenas calificaciones el año pasado, fue el primer lugar de su generación dijo ella llenándose la boca de algo que no entiendo bien, pero que suena falso. Por si fuera poco, en esos días mi madre me dijo que mis hermanas ya no querían ayudarla más y que ella había adquirido una pequeña deuda y que cada lunes tenía que abonar una pequeña parte, que sería así durante los tres próximos años y que no me estaba pidiendo nada, que solo me llamaba para decirme lo que estaba pasando y que ya estaba por  conseguir trabajo, que lo único que necesitaba era que su dolor de espalda se fuera por completa y que en realidad por eso me estaba llamando pues se medico le había contado de unas inyecciones casi milagrosas y que si ellas se las ponía pronto se recuperaría. Así que me llamaba para pedirme ayuda con eso y que después ya no me daría molestia alguna, y luego dijo}, también para pedirte que me ayudes a comprar un poco de ropa pues la necesita para el trabajo y desde luego unos zapatos decentes y que sean buenos porque si no me duelen los pies y la cosa se pone peor. Es poco lo que necesito me dijo mi madre, apenas unos 9 mil, pero si no puedes no te preocupes, le puedo pedir a tus hermanas de nuevo, pero ya sabes que ellas me insultan cada que me ayuda. Le dije que estaba bien, que le enviaría el dinero.

La hija de mi amiga, me llamo una noche para decirme que estaba metida en un problema grande y que el doctor le había dicho que consiguiera dinero para resolverlo, que eso era lo mejor si es que ella deseaba seguir estudiando y planeando su vida. La verdad es que yo estaba hasta la madre. Por un segundo paso por mi cabeza, ser parte de aquellos hombres que patrullan la ciudad armados, pero había escuchado tantas historias, en donde esos hombres en ocasiones le tienen que cortar la cabeza a un sospechoso, enemigo o simplemente era parte de un rito de iniciación y lo tenías que hacer o eras tú quien perdía la cabeza. De alguna forma les conté a todos de mis planes y creo que no le dieron importancia, para ellos no era otra cosa que un capricho, uno más de mis sueños, una aventura sin sentido, quizá estaría estresado, pero al final terminaría por seguir adelante.

Al tipo que había ganado los derechos de transmisión de los partidos de futbol del mundial de Brasil, le había prohibido tener una televisora, lo habían hecho los que eran dueños de las otras televisoras y ahora la gente soñaba con que este tipo se habría de vengar y que no les permitiría transmitir los partidos y que eso estaba muy bien, para que a los otros se les quitara el andar chingando. Lo que yo pensé es que a un mentiroso no se le puede engañar.

 

Pasado el tiempo para que mi amigo me pagara, yo aún no tenía noticias de él.

 

Un día me mando un mensaje y me dijo que si lo podía llamar, que no tenía prisa, que lo hiciera en cuanto tuviera un poco de tiempo. Y la verdad es que no sé porque pero lo hice. Tome el teléfono y le llame. Mi amigo estaba muy emocionado, me dijo que muy pronto me iba a apagar, que las cosas estaban saliendo a pedir de boca y que todo era cuestión de unas horas más, pero que eso no era lo que me quería contar.

Su felicidad era porque al fin había dejado de estar solo. Me contó que una de las hijas de una novia de su juventud, le había dicho que le gustaba mucho y salieron a cenar y cuando regresaban a la casa de ella, esta le dijo; llévame  contigo, ya no quiero saber nada más de mi madre y eso fue lo que exactamente él había hecho. El caso que de eso ya habían pasado algunos meses y ahora ella estaba por dar a luz y que mientras le pagaban lo del proyecto, el necesitaba unos cuantos pesos. Me dijo que era para el parto, y que no podría dejar que su hijo naciera del lado mexicano, eso significaba robarle oportunidades y que no deseaba que fuera como él, un pobre investigador que no ganaba más que centavos. No sé porque pero me sentí conmovido, así que le pregunte por la cantidad y sobre todo me interesaba saber cuánto tenía. Me la soltó así, sin preámbulo alguno; son 10 mil dólares y no tengo nada, más algo para los gastos por cualquier imprevisto, unos 15 mil, fue lo que él dijo.

No podía decirle que no, de qué demonios sirve vivir en la frontera sino puedes tener a tus hijos del otro lado. Las oportunidades son así, se dan si uno las busca. Vendí mi carro y algunas cosas que aún tenía en casa, pedí un préstamo en el trabajo, con la condición de quedarme a trabajara hasta muy tarde y por un salario de lo más injusto, pero la necesidad estaba encima y yo no podría dejar al hijo o tal vez hija de mi amigo desamparado a su suerte. Mi amigo sí que sabía cómo moverme el corazón. Después de eso no volvía a saber nada de ellos.

Cuando mi hijo entro a la universidad me dijo, que era necesario hacer un viaje de prácticas, me hablo de un largo viaje por Europa y yo no tenía de donde sacar más dinero, así que lo hice y mi primera misión, me dejo desecho. Sentí vértigo. Mi mente aullaba y yo estaba atrapado. Así fue como me subí a la troca y comencé a seguir a otras trocas que también estaban blindadas; avanzaba a todo lo que daba la mía y la carretera siempre me quedaba pequeña. Metía el pie al acelerador hasta tocar el piso. Tenía mucho tiempo, tenía un mejor trabajo y lo único que deseaba era seguir por la carretera, apretando los dientes, pensando en que puto canal nos iban a transmitir los juegos del próximo mundial. Yo me había comprado una pantalla enorme que aún no pagaba.

Read Full Post »