Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘amigos’

Qué demonios es el amor sino tengo cabellos para que ella me los acaricie. De inmediato pienso en las perdidas y en el dolor que le acompaña cuando este sucede, todo mundo se entrega a las pérdidas de sus seres queridos, y casi nadie comparte el dolor de perder una parte de nosotros: una pierna, un brazo, un ojo y quizá lo menos doloroso, el apéndice o la vesícula y desde luego algo que solo es parte de la vanidad, el cabello. Así estaba yo, rodeado de perdedores, yo era incluso uno de ellos. Uno piensa que la vida es siempre amor y que si uno no es capaz de dar amor y si tristezas en racimos como si fueran rosas, la cosa esta mal y que uno no vale la pena. Antes de perder el cabello yo quería una mujer para poder hacerle el desayuno y revolcarme con ella todo el día y que ella me contará lo que había hecho mientras no estuvimos juntos, eso era el amor y desde luego que sin importar la forma que uno le denote, encontrar el amor era una tarea jodida y dura, se podría encontrar sexo más o menos fácil y una que otra que quería que le hiciera el desayuno, pero nada más. La vida es difícil, siempre fue así.

Casi siempre terminaba por decirle a las mujeres que habían estado conmigo eres a toda madre y me daba media vuelta, eso era todo, eso era el amor.

El resto del tiempo salía a trabajar o me daba a la fuga no quería saber nada del mundo y mucho menos que era lo que alguno de mis conocidos había perdido, podría hoy en día hacer una larga lista, pero creo que carece de sentido. La felicidad en pocas palabras no es posible, ni el amor, solo el sexo y si tienes suerte unos cuantos orgasmos y la tristeza de las perdidas, yo, no tengo cabellos para que ella me acaricie mientras hacemos el amor, alguno no tiene piernas, otro no tiene uno o dos de sus ojos, y sobre todo por alguna razón estamos llenos de tristezas.

Read Full Post »

No hay día más aburrido que cuando no pasa nada, es como irse de la vida sin oponer resistencia, hay putas, hay bares, hay cárceles, suicidios, sobre todo los suicidios de los amantes; así que por qué conformarse si podemos joder el día.

Read Full Post »

Escribí por primera vez acerca de ella; pienso que se trataba de un cuento, donde mi mujer y yo teníamos una discusión, supongo que era por ella o tal vez por otra que al final resultaba ser ella. La historia era muy bonita, como dije antes tal vez era un cuento, el final no me gustaba del todo porque según recuerdo había un muerto o el muerto era yo o tal vez no era así y ella y yo rodamos por el suelo, mientras nos peleábamos porque mi mujer no nos dejaba en paz. Cualquiera había alabado ese final, pero a mí me seguía pareciendo deprimente. Escribí sin siquiera saber que pasado algún tiempo, dos o quizá tres años le habría de proponer que se fuera conmigo a la cama. La segunda vez que escribí acerca de ella las cosas ya eran diferente, la historia llevaba ya una intención, era un historia que hasta cierto punto me resultaba un poco ajena de las historias que suelen gustarme, era acerca de un lugar donde uno solo puede ver a las personas que ama, el resto es como si no existieran. En esa historia yo estoy muy enamorado de mi mujer, pero existe algo que me hace pensar que ella ha dejado de quererme, como si el amor tuviera fin y es que para ella comienzo a pasar sin que ella logre verme del todo, me fui desvaneciendo, sin embargo yo no dejaba de escribir mis cuentos acerca de ella, la que no era mi mujer y más de una vez incluso me puse a llorar porque sentía que en mis historias la estaba perdiendo, esa segunda era también triste y aburrida. Luego discutí con mi mujer, pero no por los cuentos, sino porque yo estaba empeñado en hacer las cosas como se me daba la gana y casi nunca era la mejor opción. Hubo desde luego una tercera historia, nada de otro mundo, en esa historia ella dejaba a su marido, pero yo seguía con mi esposa, yo no tenía el valor para dejarla y por su fuera poco estaba muy enamorado de ella y no la había dejado de amar. En esa historia ella, había tenido un hijo y el marido sospecho desde un principio que ese hijo no era suyo y ella termino por confesarle todo, desde el principio, le contó acerca del primer cuento, las pelas con mi esposa e incluso le conto lo enamorado que yo estaba, pero él no quiso entenderla y se fue de casa sin esperar a que el niño le dijera papá o le diera su primer beso. Después de todas esas historias, entendí porque ella había decidido dejarme, porque intentaba olvidarme cuando aún no había sucedido nada entre los dos, y es que algunas cosas se estaban haciendo realidad y eso a ella le preocupaba mucho. Desde luego que también vi la luna y vi las calles de París y vi la noche más larga y vi como un gato corría tras ella, deseando sus brazos, lo que no vi nunca más fueron sus ojos intensos.

Read Full Post »

Por las mañanas pensaba en ella. Lo primero que hacía en cuanto abría los ojos era enviarle un mensaje para decirle que no hiciera el amor sin antes darme buenos días. Las mañanas nunca habían sido tan tristes, todo empezó desde que ella y yo dejamos de enviarnos mensajes. Por fortuna había otras mujeres y tenía la esperanza de un día después de que ella se dedicara a parir dos o tres hijos, me buscaría. Permanecía con otras mujeres en la cama, acariciando sus cuerpos, y notando como la tristeza me dejaba sin fuerza para poder mover las piernas, entonces temblaba y sentía unas ganas inmensas por llorar y por enviarle de nuevo muchos mensajes, pero me daba miedo el silencio que ella me había jurado guardar y como no tengo cabello, me golpeaba la barriga y juntaba los pies y después me quedaba inmóvil, como si estuviera muerto y dejaba caer la cabeza hacia atrás y no quería que nadie me viera y me encerraba todo el día. Estaba horrorizado y las mañanas no  tardaban mucho en llegar y yo todos los días deseaba leer un mensaje suyo. Desde luego que todo mundo ya sabe que fue lo que paso.

Read Full Post »

Entre nosotros, no hay secretos, sabemos que tenemos menos de cincuenta lunares por todo el cuerpo, la sangre no nos espanta, ni nos causa rechazo;  la vida  nos fluye con facilidad y  yo te seguiría por todo el mundo así fuera arrastrándome

Read Full Post »

En el insomnio busco sueños, pero resulta un tanto imposible. Así que me invento que trabajo, que no me hace falta nada, que lo que busco es un pretexto para que mis manos paren, para dejar de escribir y acariciar cuerpos perfectos y sin reposo

Read Full Post »

Ella tenía dos tonos de piel, más clara las nalgas y los senos, era muy delgada y vestía casi siempre con colores que no podían pasar desapercibidos y siempre preguntaba si yo estaba bien y de preferencia añadía que no quería hacerme daño. Yo tenía claro que si le decía que no estaba bien, la perdería para siempre, pero ella no creía cuando le decía que no me hacía daño, y se pasaba largas temporadas sin decir nada. Su cuerpo lo deseaba más de uno, su corazón resultaba imposible, una mujer así es lo que te lleva a estar calvo y no, no es extraordinaria, es de lo más común y no me genera ningún miedo. Habría preferido que tuviera pecas en la cara, pero para eso ella tendría que ser blanca, ella es caliente y de piel blanda, no tenía un centavo de más, era linda y siendo puta amaba a los hombres y se preocupaba por no lastimarme, el dinero le servía para comprar libros y en sus ratos libres, cuando no estaba amando a un hombre, leía, porque prefería leer antes  que hablar, era bueno pensar en ella, hablar con ella y acariciarle donde su piel tenía un tono más claro, pero yo no deseaba envejecer a su lado y fue eso quizá lo que termino por alejarla de mí.

Read Full Post »

Quiero encontrarme contigo, besarte y por qué no, dormir junto a ti. Dormir sin pensar en  desnudarnos o en hundir mi carne en tu carne. Hay algo más en esta vida que mi mano abandonada en tu sexo. Saber que te puedo confiar mi corazón.

Read Full Post »

A veces sueño que U me viene a buscar, que nos robamos una moto o por lo menos unas bicicletas y nos vamos a recorrer Texas, siguiendo  otro sueño innombrable: el sueño de mi juventud, y me dan ganas de mezclarme con ella y no dejar de soñar.

Read Full Post »

Alaba a su marido mientras yo la entretengo, ya dejo de ser adolescente, pero si ella pudiera se iría con uno a la menor provocación, se iría con un periodista aunque ya estén en peligro de extinción, y yo la abrazo, le estrecho la cintura, mientras que ella no deja de hablar de su esposo y de su histeria y su dolor de cabeza, infielmente me acaricia y no deja que mis ojos se poseen en su lencería, se lanza a bailar en cualquier fiesta y me deja sumido en un silencio al que no me quiero acostumbrar, ella se monta en cóleras, en estúpidos mensajes, en advertencias y se sume en mi silencio para no desgastar la imagen de su marido, porque ella lo alaba y lo siente y argumenta que esa es su vida, vida que ella eligió y después me hizo su amante. Ahora la deseo entrecortadamente, cuando me siento imbécil o cuando no pienso en nada, ahora  la deseo en un silencio sepulcral, pero no me acerco a sus brazos, pues le tengo miedo al veneno que los aderezan.

Celosa, no habla de sus pesadillas y me cuenta su pasado de forma intermitente y difusa, dejando  grandes espacios en blanco, su cuerpo se prolonga hasta confundirse con las sabanas de mi cama, me pide que no piense más en ella y de paso me recuerda que nadie entiende a las mujeres, que no, es si y que un sí, nadie sabe lo que es, se sienta en una habitación vacía porque le gusta estar sola, comiéndose los dedos para escribir mensajes una y otra vez y yo pienso porque no le muerdo el cuello y la desangro hasta el último aliento y dejo que mis manos recorran su piel y me meto en sus pesadillas, y me propongo hacer que nunca más duerma. Pienso en la traición y en la forma de no arrebatarla de su marido, pues no quiero sus histerias a las dos o tres de la mañana  y mucho menos soportar el olor de la fertilidad y sus celos epilépticos, inconstantes, absurdos.

Ella siempre será infiel,  sin importar que crea que con alabar a su marido la cosa cambia.

Abismos. Eso fue lo que construimos día tras día, dadivas de historias orientadas siempre a una pasión inoperante, porque ella siempre fue la que tenía el control y me hacía sentir su esbeltez ante el amor y yo lo único que lograba hacer,  envenenarme. Su único deseo era ser adorada como la diosa de la traición y después lo negaba todo, argumentado que mi disfraz era desechable y de segunda mano.

Ella siempre será infiel, porque  miente, porque ama la traición que sus dedos consuman a diario.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »