Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘amigos’

No corren buenos tiempos, el calor hace que la ropa se te pegue a la piel y por las noches no puedes dormir. Me quedo en casa la mayor parte del tiempo, me la paso en la cama y si alguien me llama, no contesto. No cierro los ojos, no me duermo. A veces creo que estoy atrapado por la forma de sus piernas y porque ella insiste que son perfectas. Ayer en las pocas horas que logre dormir, soñé que le metía la mano a sus piernas, mi mano fue subiendo hasta quedar atrapado, pensé que se trataba de un monstruo, pero un movimiento lleno de cadencia me recordó que no había monstruos debajo del ombligo, cuando desperté aún estaba presente una erección y mi ropa estaba mojada, pero esta vez no era por el sudor, ni por el calor y sí por ella, aunque solo estaba en mis sueños.

Read Full Post »

No entiendo muy bien porque algunas mujeres atormentan a sus maridos con su belleza, quizá por eso alguien ha inventado el infierno y los castigos por las cosas más ridículas, ¿acaso castigar la infidelidad no es cosa de tontos?

Read Full Post »

Esta noche quería escaparme del hospital, pero antes de hacerlo tenía que escuchar su voz y que ella me confirmara que su marido no estaba en casa, para mi mala suerte o la de ambos ella se quedo dormida.

Read Full Post »

El tiempo que no es otra cosa que el esclavo de nuestros deseos, busca a toda costa huir de nosotros. Un día, cuando quizá tenía 20 o 22 años, iba caminado por alguna calle de la ciudad de México y me tope con una mujer hermosa que era imposible no enamorarme de ella, fue algo súbito y de inmediato nos fuimos alejando uno del otro, caminado en dirección opuesta, volviendo al tiempo, este no dejo de avanzar y muchos años después me volví a cruzar con esa mujer, el tiempo había hecho de todo para ocultármela, le había agregado a su rostro arrugas y unas cuantas manchas, podría jurar que incluso le había heredado unos cuantos kilos, a mí, a mí el tiempo no lograba vencerme y como muestra de su desacuerdo con mis ideas se fue llevando mi cabello hasta dejarme totalmente calvo. Vi de nuevo como la mujer se alejaba de mí y supuse en ese instante que mis deseos se verían afectados por ese necesidad que tiene el tiempo de dejar de ser mi esclavo, tal vez no habría una próxima vez, pero de haberla, jure que le pellizcare las nalgas a ella, aunque me gane una cicatriz en la cara, que ningún tiempo logre borrar.

Read Full Post »

No trabajar en lo que más te gusta, es el error más grande del mundo, me había dicho un amigo.

¿Quién trabaja en lo que le gusta?, pregunté.

Todo lo que yo sabía era que trabajaba para poder pagar las cosas más básicas como comer y a veces hasta alcanzaba para soñar que podría pagar por una vida mejor para los hijos.

A veces creo que solo sabemos las cosas a la mitad, o mejor dicho: sabemos las cosas por la mitad y parte de lo que sabemos es una gran mentira. No nos gusta el trabajo porque nos habría gustado ser tal cosa, si somos tal cosa nos quejamos por ejemplo que tal situación no da para comer y el caso es que nunca estamos a gusto, pero si deseamos consumir y competir. Se trata de quien tiene el mejor carro, la mejor casa y todos los objetos adornos que son innecesarios en nuestras vidas, pagamos hipotecas imposibles, escuelas que no enseñan a razonar y compramos autos veloces que no podemos correr ni a la mitad de su potencia. Yo formo parte de esa sociedad, a veces quisiera renunciar a todo, romper con esas imposiciones sociales, vivir no en pareja, sino con dos mujeres, tener hijos con las dos y hacer lo más básico para vivir, no comprar muebles inflados y no por estar a favor de la naturaleza, reciclar y eso sería estar a favor de una vida sin condiciones económicas altas y sin sentido, pero en las ciudades ya no sabemos vivir sino tenemos dinero, sino tenemos un trabajo sin sentido y si no hacemos una reunión cada ocho días para presumir como pavorreales, lo último que nos hemos comprado.

Trabajar debería ser ilegal.

Uno no debería trabajar sobre todo en los meses que no se siente a gusto, por ejemplo cuando el calor es insoportable, tampoco se debería trabajar por la noche, ni cuando hay fiestas del lugar donde vives, se deberían hacer campañas publicitarias a favor de no trabajar y erradicar las que tienen que ver con el consumismo, pero como todo eso es un sueño, solo me resta volver al planteamiento inicial. Trabajar no es una cuestión de gusto, sino una necesidad que nos inventamos para poder suplir otra necesidad inventada que se llama consumir, consumir, consumir, hasta que la muerte nos separe.

Read Full Post »

Entre a la escuela de criminología, pensé que al hacerlo podría obtener muchos beneficios relacionados con el crimen, imaginaba mi pequeño cuarto al que llamo estudio, lleno de investigaciones, relatos, indagatorias, etc; desde luego que para obtener todos esos beneficios primero tendría que terminar una carrera y después me tendrían que contratar en la dependencia de policía correspondiente. Ya no recuerdo muy bien si lo que me desanimo fue la ola de violencia y que la mayoría de los crímenes van en ese sentido, es decir crímenes de poco interés, o si fue lo que pagan en la dependencia policiaca o si me canse antes de tiempo y no termine la carrera. Mi mujer me apoyaba en todo, pero supongo que una cosa es escribir de crímenes e infidelidades y otra muy distinta llegar a la casa con las manos manchadas de sangre. La otra situación aún más compleja es que para convertirme en investigador privado me tendría que volverme adicto al whisky y a los sueldos miserables, eso no quiere decir que en mi actual trabajo gane un sueldo digamos interesante. Como siempre no hice nada, pero cada día estaba más gordo.

Read Full Post »

Era martes, de esos días en lo que todo parece tener otro ritmo. Al primer contacto con ella, tuve la sensación de que algo bueno nos iba a pasar. Morena de ojos oscuros, yo podría jurar que eran totalmente negros, pero lo que me volvía loco era el color carmín de sus labios, no ese color tradicional, sino un color con brillo y que al parecer no se despinta con facilidad. Cuando me dio la mano sentí algo especial. Ya dije que era muy delgada o eso creo y no importa que yo sea más alto que ella, a su lado no me sentía así. Había llegado al trabajo, con ganas de ser alguien que no se queda en el intento por lograr lo que se propone, desde luego que tenía una idea equivocada del trabajo o de los jefes en el mismo, el caso es que después de dos o tres años, se le notaba el cansancio de tener que soportar todos los días, los mismos comentarios. Yo seguía en el trabajo porque tenía que comer, peor confieso  que me daban ganas de mandarlo todo a la mierda. Ya dije que era martes, al igual que hoy, solo que hoy tuvimos una mañana repleta de neblina y que yo no tenía ganas de seguir perdiendo mi tiempo con este trabajo. Escribir se me hacía cada día más complejo, los heridos de bala, ya no venían al hospital, como tampoco venían los que por alguna razón habían sufrido un accidente; las cosas en las calles no estaban para andarse paseando,  las calles por las noches parecen un desierto, donde de vez en cuando se asoma alguien.

Read Full Post »

Ella escarba muy dentro de mí, incluso antes de regalarme su desnudez. Observo sus manos y me pregunto si después del sexo existe algo que nos pueda interesar, busco en sus manos la posibilidad de echar raíces y la respuesta una y otra vez es la misma, no hay nada, no esperes nada y disfruta de tu vida, tu propia vida e intenta escribir. Me jode el vacio que ese genera, me jode no tener el control de ella y hacerla mía después del sexo y que el gusto sea más allá de dos piernas desnudas. Su cuerpo, duro, firme, alucinante. Ella es flaca. Dialogamos de su pasado y quiero que tenga ganas de escuchar poemas y de escribir poemas que sean para ella y que nos tiemble la vida. Su cuerpo también es frágil. Mi poesía es una casa vieja llena de libros también viejos y abandonados. Leo en su sexo que después de hacer el amor ya no tendremos nada y me asusta. Comprendo que ella quiera huir, que ella prefiera la historia de su infancia, esa infancia donde yo no la vi crecer y entonces omito tantas cosas, como decir su nombre o encontrarme con ella  a solas y desnudos, porque no quiero que esta historia termine después de tener sexo. Silencios. Ella es una mujer perdida entre las horas de trabajo y las noches que paso en vela y a veces creo que he olvidado su rostro, pero nunca olvido su cuerpo desnudo aunque siempre la he visto con su ropa. Me inquieta, me seduce y me desgarro entre sueños. Soledad es lo que tengo de ella y esa es una metáfora jodida.

Read Full Post »

Algunas noches creo que nada tiene sentido, que el tiempo que paso en el trabajo es tiempo perdido, porque yo no soy capaz de reptar para lograr asensos y me tengo que quedar allí donde estoy ahora, esperando, sin esperar nada, otras noches, como la de ahora pienso que soy un afortunado, pues puedo, leer, intentar escribir y acepto que en ocasiones me pierdo en un mundo onírico, distinto a la realidad inventada que parecen vivir unos cuantos. Veo películas que luego son criticadas por magnates, me recuesto en la silla y pienso que un día tendré que dejar el mundo y la mejor forma de hacerlo es masturbarse mientras trabajo y eso si que es apacible.

Read Full Post »

Decir que alguien es feo, es como no decir nada. Supongo. Incluso, feo es un apodo. Pero una historia no puede empezar así.  Esta noche antes de pensar en algo más, me preocupa lo que voy hacer con Udele, estoy muy enojado con ella, pues la muy cabrona a metido a su cama a un negro del Bronx , no me importa que sea negro, sino que en verdad está feo y Udele con sus pecas encendidas y su cabello rojo, no tiene porque hacer esas cosas, mira que meterlo a su cama está muy bien, pero que el cabrón se la empalme eso ya es otra cosa. Udele es el pretexto ideal para tantas cosas, por ejemplo cuando me enoje con ella por primera vez me interese en Abril, luego Abril sintió pánico o pensó en la vida en rosa y el amor y esas cosas un tanto cursis que comenzó a darme flojera y regrese a Udele, esta vez, no es que conozca a alguien nuevo, aunque si le he conocido y me molesta todo lo que Udele hace y tengo ganas de reclamarle, pero para poder hacerlo, mañana tengo que tomar un avión a New York y me inquita no poder llevarme al gato. Que alguien sea feo, no es en realidad un problema, a menos que se meta a la cama con Udele y me haga enojar.

Read Full Post »

Older Posts »