Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 7 enero 2016

Los 44 son apenas un poco, deseo ya 45

A esta historia podría nombrarla como: cuarenta y cuatro razones para seguir vivo, pero es algo pretencioso e imposible, porque las razones para seguir vivo son algo personal y porque mi vida es una cuestión aparte a la de todos.
44 me alegra llegar y no tener que lidiar con un cáncer, parece que todo mundo hoy en día tiene que lidiar con él, debo aclarar que no se si tengo o no un cáncer, pero hasta el día de hoy puedo decir que las noticias son buenas 43 ellos siguen faltando 42 una camiseta que diga soy feo pero cabrón (tratando de plagiar a Julián Herbert) 41 deje de quejarme del trabajo, de los cabrones que te explotan en el trabajo, es más deje de trabajar, ahora soy mi único amo y dueño, gano miserias pero vivo riquezas incalculables 40 escribir es lo que más amo, no logro terminar ninguna de las historias que comienzo, quizá tengo un par de novelas incompletas y otras tantas historias en la cabeza, no me quejo, lo que me preocupa es abandonar a la mujer gorda que tanto amaba 39 hacer pasteles es más fácil que hacer historias, pero lo que me apasionan son las historias 38 si las historias son negras, sucias, tristes, mucho mejor 37 que el dólar siga subiendo no importa, no para mi micro economía o eso deseo creer, y por supuesto que vivo en un error y también sigo viviendo en la frontera 36 vivir en la frontera es como vivir al borde del peligro, esa vida me gusta, hace un tiempo hasta pagaría por vivir así, ahora que me voy acercando a la mitad de la vida (quizá exagero y llevo más de la mitad), creo que muchas cosas me dan miedo 35 debo decir que pase la mitad del año pasado “cagado” de miedo 34 ahora la cosa me da igual he aprendido a medir las cosas y el miedo digamos se convirtió en una extraña habilidad 33 confieso que no he leído Pozos, el último libro de mi amigo Joserra, no porque no quiera leerlo, sino porque tengo mil pendientes que jamás voy a resolver, confieso que este año voy a leer más que el pasado, no importa que deje otras cosas pendientes 32 no sé cuantas cosas me he perdido, la verdad ni siquiera vale la pena detenerse a pensar en ello, porque la vida tiene ese ritmo, o la vives o te quedes añorando lo que nunca fue 31 a estas alturas lo que menos me importa es seguir lamentando cosas que hice o que deje de hacer, la idea aunque un poco trillada y tonta es vivir, contar y creer que hoy es el último día de mi vida 30 pero lo mejor de todo es dejarme sorprender 29 sueño despierto 28 parece que conforme pasan los días, la idea de tener una amante va quedando en el olvido 27 supongo que ya me estoy convenciendo de que estoy viejo 26 y lo peor es que soy un viejo sin dinero 25 un viejo payaso 24 y sin dinero no hay tal paraíso donde las amantes puedan convivir con tu absurda realidad 23 aunque tal vez no todo sea cuestión de dinero y la edad 22 tal vez la inteligencia tenga cierto efecto 21 pero con la inteligencia no se compra nada 20 una amante a estas alturas no es otra cosa que una negación de la realidad 19 tengo dos niños en los extremos, uno que quiere ser “chambelán” en todas las fiestas de sus amigas y que quizá un día me diga que ha bebido mucho y que ha tenido sexo y que no sabe si la amiga o la novia está embarazada 18 el otro se enoja por todo, aún no habla pero sabe pedir a cada rato horas de juego en el Xbox, y le gusta matar zombies y supongo que se está llenando de violencia 17 y quizá debería estar preocupado 16 en realidad me preocupa que quiera ser un político con nada en la cabeza 15 tengo ganas de irme muy lejos, donde nada me preocupe 14 quizá pueda hacer que mis muchachos no recuerden ese vida 13 la vida de los balazos y los desaparecidos 12 pero supongo que eso sería huir y no he dejado de odiar el salir huyendo de un lugar 11 prefiero afrontar 10 aunque afrontar muchas veces viene de la mano con la situación de perder y no me gusta perder 9 la casa esta llena de ruidos 8 los hijos se encargan de eso 7 ellos no son perseguidos por demonios 6 ellos persiguen su idea de felicidad y les gusta reír y pocas veces llorar 5 supongo que son felices 4 y si no lo son saben muy bien como engañarme 3 a veces me pierdo en cosas que no valen la pena 2 Pablo ya tiene dos años, le gusta reír, Emilio tiene quince y solo piensa en enamorarse 1 lo mejor de todo viene en la noche, cuando los amigos que en esta ciudad no son muchos pero si suficientes: Carlos,  Karla, Marcos, Blanca y los hijos de cada uno de ellos; ellos que junto con Claudia y Emilio se organizan y te sorprenden y celebran contigo y te das cuenta de que en realidad la vida vale la pena vivirla porque haces las cosas que te gustan porque nadie esta lejos de los sueños, y entonces te dices: que bueno eso de vivirla como si hoy fuera tu último día y ojalá que así existen muchos más, al final soy un viejo payaso y eso no es culpa de la edad.

Read Full Post »

A nadie le importa

Nos dejamos invadir por el futuro y nos olvidamos del presente, y si hoy fuera el último día de tu vida, ¿qué demonios harías?, sería algo terrible, primero porque nos da miedo la muerte o yo no pertenezco a ese modelo de mexicano que no le tiene miedo a la muerte, seguro no tendría animo alguno para bañarme, así que andaría sucio, apestoso y más de una vez haría el ridículo contando que este día es el último de mi vida, es decir de forma asquerosamente rápida moriría y lentamente dejaría de pensar, creo que en ese momento sería deshonesto y todo lo que a veces pienso se vendría abajo. Sería cobarde, pero todos somos cobardes a la hora de enfrentar nuestra muerte, o eso supongo, lo que no se vale en esos momentos son las quejas, pero es lo que más existe, de nuevo supongo, así que nos pasamos los días pensando en el futuro, en las cosas que no tienen sentido y si alguien más nos sentencia por cualquier cosa que hicimos, el mundo se nos viene abajo, yo estoy convencido que así es todo a mi alrededor, la gente come roscas, porque alguien le dijo come roscas, la gente va a las urnas a votar porque alguien más les dice que lo tiene que hacer, pero cuantos en realidad se hacen las cosas porque nos nace, o por estar convencidos de ello, todos es diferente; el futuro no siempre es tan gris o tan descaradamente aterrador, a veces el futuro nos deja entrever una pequeña muestra de alivio a nuestros males y nos regala una alegría que hasta cierto punto es secreta y lleva su carga de lasciva. Hay cosas que solo lo sabemos nosotros y nosotros nos dejamos invadir, la vida de laguna forma es una especie de cáncer y al final terminamos todos por estar podridos, persistentemente podridos y el futuro es algo falso, falso, falso, así mil veces.

Read Full Post »

Sobreviviente

Cuantas veces he quedado asustado por tonterías, enumerarlas no tiene sentido porque se me espanta el sueño (otra mentira, pues casi nunca duermo). Odio las pesadillas donde los animales suelen devorarme, odio tantas cosas: por ejemplo no dejar de pensar en el sexo, pienso tanto en el sexo, tal y como lo hace unos que tiene 25 años o menos. Los miedos vinieron tarde, sobre todo cuando ya había abandonado los excesos y cuando me creí ese cuento de tener que sentar cabeza y cuando ya tenía un hijo o dos, pero lo que más me dolió fue tener que divorciarme de las amantes, aunque no estoy muy seguro de dicha separación.

Ya había perdido el cabello
No aguantaba nada si intentaba correr muchos kilómetros
Alimentaba a un pequeño por las mañanas
Soñaba con poder dormir
Alimentaba una novela interminable
Me gustaba pagar las cuentas pero no tenía dinero
Me gustaba una Rusa o parecía Rusa, no estoy seguro de donde era
Permanecía cerca de las cosas que me asustaban, suponía que con eso tenía el control

Nada de lo que me sucedía era una cosa de inocentes. Supe que me había metido en problemas antes de poder dormir, esa noche sentí tanto sueño y tenía ganas de tirarme en la cama y perderme para siempre. Antes de dormir me llamaron al teléfono y me dijeron que ya había pasado, que ya podría descansar, lo cierto es que apenas comenzaba todo y descansar sería la utopía más grande y los problemas dentro de mí si irían multiplicando hasta dejarme atrapado en algo imposible. Todo el tiempo hablaba solo, lo hacía no por mis pecados, yo no creo en los pecados y otras tantas cosas, lo estaba haciendo porque llegue a creer que solo así podría gritar tantas cosas, me era indispensable poder gritar y que alguien volteara a verme y salvarme. ¿Salvarme de qué?, no losé, pero al parecer era necesario. Me quede preocupado con todos mis temores y alguien me dijo: así es la vida, bienvenido a la realidad. Donde demonios pensaba la gente que vivía. Tenía ganas de agradecer, a la vida, a los sueños, a tener más años, y me confortaba saber que no perdería las ganas de seguir viviendo. Mi voz apenas audible, les decía a todos lo solo que me sentía. Yo era un sobreviviente.

Read Full Post »

Todos los días, este grito

No son las cosas que ya hice las que me preocupan, es la que he dejado de hacer, y de seguir así seguro me topare con montón de nada, pero quiero que mis amigos se enteren que no he dejado pasar una sola noche en la que no haga este intento por dejarme llevar por la escritura, que a veces no he dormido y que muchas veces me digo que escribir es una trampa, una tarea inútil que solo a unos cuantos deja ganancias, pero lo más importante no son las ganancias, ni siquiera el dinero, lo mejor es que al escribir entablo una larga discusión con lo que soy y eso me hace sentir pleno. Lo más difícil es poder expresar con palabras las cosas que me preocupan. Palabras, a unas cuantas les tengo miedo. Mi mujer ya está en la cama, mientras que yo me pasare otra noche con apenas dormir un poco, me da tanta pena lo que he dejado de hacer y tengo miedo de encontrarme con la nada, mientras tanto vivo esperando la muerte.

Read Full Post »

Sin venir a cuento

Los problemas existen desde siempre, por lo general unos cuantos más por año y pocas veces existe uno que parezca no tener solución. El trabajo lo soluciona todo, a eso nos hemos ido acostumbrando, además sino trabajas, la cosa esta jodida y no eres nada. El agua lo cura todo o es lo que dicen los curas, incluso hasta la bendicen, pero los problemas son otra cosa y casi siempre se superan. La otra noche me quede tumbado en la cama, no podía dormir, no me preocupaba nada, era el frío lo que me estaba matando, pero más que el frío, era ver a la gente sin esperanzas, perdidos en una ciudad que a diario los aborta, nada de sueños y una realidad que todo lo pinta cruel, supongo que creen que no tienen problema alguno porque se la pasan trabajando, tampoco me dejaba dormir el ruido de los camiones pesados que salían de la ciudad y una que otra ambulancia, además de que extrañaba los sonidos de las granadas o el traqueteo de las armas de grueso calibre y desde luego el ladrido de los perros que se espantan por tanto alboroto; extrañaba nuestra calle, nuestro cuarto que aunque no es más caliente, es nuestro y en el podemos hace todo lo que se nos venga en gana. Yo me preguntaba cómo es que la gente puede vivir sin esperanzas, sentados todo el día en una silla vencida y en las orillas de un pequeño cuarto donde el calor de tu cuerpo bastaría para calentarlo, no lograba entender muchas cosas y eso solía ponerme triste. Era imposible no tocarnos con todas las cosas amontonadas, pero estar en esos lugares era tan cansado y al mismo tiempo tan ajeno a nosotros. Yo tenía ganas de decirte cosas, de no guardarme lo que siento, tenía ganas de salir a correr y perseguir algunos sueños que fui dejando cuando aún era un adolescente, pero el tiempo me estaba dando cuarenta y cuatro razones para comportarme lo más correcto posible. Al final del día tenía claro lo mucho que te quiero y te lo dije.

Read Full Post »

Esperanzas de año nuevo

Tenía ganas de hacer tantos planes, ¿pero para qué?, si todo se va al carajo a la primera oportunidad. Las cosas se fueron acercando al final y no había nadie que pudiera arrancarme de mis sueños, ni siquiera la idea de salir corriendo de un pueblo, ni la poca esperanza, ni toda la podredumbre en la que estamos sumidos desde algunos años. Los planes ya no habitan en mi desmemoriado corazón, tampoco el ruido y la furia de hace algún tiempo y recibo el año, pensando que me voy a regenerar y que pronto dejare de estar viejo, para ser un habitante eterno de mis sueños y esclavo de mis personajes y en el fondo todo eso es una gran chingadera, una mentira, un lugar inacabado, una muerte que  se va conformando día a día y el año nuevo es un viejo pretexto para creer que existe la esperanza de que las cosas pueden ser mejor.

Read Full Post »

« Newer Posts