Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 febrero 2014

Mi imaginación está tocada, ahora no logro imaginar nada si dentro de ella no ruedan cabezas. Quizá no vivo en el peor lugar del mundo pero yo he querido pensar en eso todo este tiempo que es así. Veo caras encapuchadas, todo mundo me parece un enemigo, aunque yo no tenga enemigos y todo me parece una oportunidad para escribir sobre las desgracia del vivir al norte, aunque alguien más ya ha escrito sobre eso. Lo que aquí aparece es la versión autorizada, lo que no le importa a nadie de otra forma ya me habrían callado. Sé que tengo que mantener la distancia, cuidar la lengua o lo que este caso es lo mismo, cuidar los dedos cuando pretendo escribir, mantenerme ciego y contar historias acerca de mi dolor de cabeza, nada de historias de vecinas o de mujeres hermosas porque corro el mismo riesgo de ser callado y todo es cuestión de dinero, eso supongo. La dignidad, esa es una tontería, pues nadie come con ella. Mi imaginación es bárbara, inquieta, agresiva, infiel, perfecta, solo que esta en el lugar equivocado y provocando-me un encuentro no deseado: cara contra bala, cuerpo contra bala, imaginación contra bala y entonces acaba todo.

Anuncios

Read Full Post »

Para escribir una historia, la que usted prefiera o la que crea que su musa lo va a llevar de la mano, es necesario sacarse los dedos de la nariz y desde luego dejar de agarrarse la cabeza. Se tiene que olvidar del cliché de la hoja en blanco, no porque yo se lo diga, sino que toda hoja en blanco se puede confundir con una huelga de ideas o una expresión artística moderna donde el silencio, en este caso la no expresión de ideas escrita es el motivo de existencia de dicha hoja. Una vez aclarado este punto, es importante que antes de empezar a escribir, pienses en un amor temprano, si es que la historia es una d amor o bien puedes pensar en toda la violencia que se gesta a tu alrededor o bien en todas las posibilidades que la vida de hoy nos regala, como por ejemplo, puedes pensar en la posibilidad de aparecer en la portada de la revista Times, lo único que no puedes hacer es confundir el ejercicio de escribir una historia, con la idea de que tienes la mejor historia del mundo y que es necesario que la cuentes. Para escribir una historia, puedes armarte de un decálogo de norma-ideas, algunos famosos nos legaron de las letras nos legaron dichos decálogos y al parecer funcionan. Llegada la historia es importante que esta venga acompañada de un robo, desde luego que no tiene importancia la magnitud del robo y aquí hablamos de un robo literario, como tampoco tiene importancia que tan detectable sea o no el robo, porque lo importante es dicho robo, una vez hecho , la historia puede ser publicado en el lugar de tu preferencia, claro que si quieres hacerlo mediante una editorial, puede que tengas que vencer ese pequeño obstáculo que nos tienen preparado los de estas casas editoriales, todo mundo se acerca con sus trabajos: pero nadie, publica nada, nunca.

Lo importante de escribir es dirigir la imaginación hacia ti mismo y vas a notar casi de inmediato que escribir no es algo difícil y conforme vas escribiendo , tendrás el habito de escribir más y más todos los días y después de eso ya no volverás a pensar igual y estarás pensando cómo te vas a presentar la próxima vez que te encuentres con alguien que te agrade, seguramente dirás: soy escritor y estas personas te van a creer. El problema de ser escritor es que es algo crónico y que no se va, ni siquiera con la muerte.

Read Full Post »

No tenía idea de lo que nos depararía la vida y de haberlo sabido poco me habría importado, pues el encontrarte me hizo ser quien ahora soy, así sin pretensiones falsas, sin promesas, nos buscamos sin saberlo, a partir del instante en que nos vimos, los dos teníamos claro que la vida había estado en otra parte y ahora estaba en nosotros disfrutarlo.

Read Full Post »

 

Si no fuera así, si mi vida no estuviera llena de fantasías, nada tendría sentido. La verdad es que sin esos motivos que hacen un tanto alucinante la vida, la cosa sería de lo más aburrido. A menudo he creído que soy capaz de escribir lo que sea, es casi seguro que si dejo a un lado la realidad y sobre todo la necesidad de comer o de encajar en esta sociedad consumista, puedo escribir lo que sea, aunque siempre pienso en el dinero y es entonces cuando hago cosas que no me gustan, como trabajar por más de tres horas seguidas o hacer un trabajo que no tiene nada que ver con lo que en realidad me apasiona, pero la cosa es simple, uno tiene la necesidad de convertir su tiempo en una cuantas monedas y de escritor ya me habría muerto de hambre, aunque nunca de aburrimiento. La cosa es simple, describir la rutina aún más porque casi siempre pasas muchas horas en un trabajo y cuando no estás en ese trabajo no haces otra cosa que pensar en el o hablar del mismo, y supongo que nos convierte en seres aburridos, monotemáticos, patéticos y desde luego desechables. Eso es lo que nos enseñan: a trabajar. La fantasía es aceptable y se puede decir que en algunos es admirable, dentro del orden natural de las cosas, como si de ella dependieran algunos sueños, algunas alucinaciones, algunos malos comportamientos, a veces finjo y finjo en serio que soy un ser alegre que va de su casa al trabajo o del trabajo a su casa y que no hago otra cosa que pensar en una fiesta el fin de semana, para celebrar el supuesto éxito, a veces fuerzo a la memoria para que me lleve por esos sitios que conocí antes de que mis fantasías se vieran infectadas por ese virus de la modernidad y el consumismo. Ahora es falacia, nada fluye, nada es como en la infancia en la que todo nos parecía extraordinario, nos hemos ido perpetuando en la idea de que los detalles no importan y de que el tiempo no perdona pero no nos afecta y dejamos de hacer lo que tanto hemos soñado. En mi las ilusiones son el palacio, el lugar indicado, el sitio a donde quiero ir todos los días, sobre todo si puedo contar mis fantasías y volverme ajeno de lo que hago a diario, porque esa realidad, la más cruel de todas no es algo que quiera recordar a cada instante y sin embargo no hago otra cosa que hablar de ella.

Read Full Post »

Gobierno disfraza la violencia existente en el país, ciudadanos furiosos, toman las armas porque delincuentes violan a sus mujeres; intercambian tiros, toda la situación bajo control, hasta ahora no hay detenidos y si muchos muertos

Read Full Post »

Se limpio la oreja con la mano izquierda. Su problema era que al ser mujer no producía la suficiente testosterona para ser lo agresiva que ella deseaba, eso era lo que opinaba su psiquiatra. Le puso el pie en el pecho y lo avento hacia atrás, mientras aquel hombre no se cansaba de implorar y de pedir perdón.

No te humilles más, le dijo ella. Afronta las cosas como son, porque de esta no sales.

De él no sabemos nada. Ella es una de las muñecas de la mafia, una mujer, hermosa y seductora el sueño de todo hombre cuando piensa en una mujer fatal, solo que ella era capaz de disparar un arma sin tentarse el corazón. Su jefe la culpaba de ser “blanda”. No le temblaba la manos, ni siquiera cuando saludaba a alguien que sabia que horas después lo tendría que matar.

Ella, 32 años, pelo rojo, natural. Tiene una cadencia al andar que engatuza a cualquiera, sus piernas no son flacidas y cuando te da la mano estas seguro que esa es la entrada al paraiso o al infierno, según lo que se quiera. Cuando se pone las gafas tiene esa apariencia de los intelectuales, se rasca las orejas con la izquierda, y con la misma se masturba. Fuma de tres a seis veces al día, su único defecto es más bien una cuestión física: un pierna más corta que la otra, es algo ligero, pero suficiente para que le digan la coja pistolas. No sabe hacer otra cosa.

Disparar. Disparar. Disparar.

Desde luego le apestan las axilas. Se fue a New York, para aprender las mejores técnicas y así  desarrollar a la perfeción su trabajo. Ya estando en New York, se consiguío a un hombre que la hiciear ver interesante y hermoso, solo que el se equivoco y le dije: muevete puta. Ella lo sabía, él tenía que morir pero antes ella disfrutaría de su patetica vida. Ese era el hombre al que ella había pateado esta mañana. Por más que él suplicaba, ya haía firmado su sentencia, eso sin contat que a ella en realidad lo que les gusta es matar.

 

 

 

 

 

 

Read Full Post »

Llevo varias noches tratando de  encontrarme con el que se encarga de organizar mis sueños, en su lugar me tope con quien se encarga de contar historias y con un gato negro. Supongo que debo evitar la búsqueda.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »