Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 febrero 2012

Me dijo que si le ayudaba a encontrar a su mamá, me compensaría todo mi esfuerzo. La dije que me resultaba un poco complicado, primero porque tenía que encontrar el titulo para una historia en la que estaba trabajando y segundo porque en los días con mucha lluvia no me gusta salir de casa. Al final me convenció. Pero antes de salir le dije que me tenía que dar algo, no podiamos salir con la esperanza de pasar un buen rato y si la misión fallaba no tener nada a cambio, además un adelanto a nadie le viene mal, sirve de que te haces ilusiones  o piensas en lo que te espera al final de la búsqueda. Existían muchas versiones acerca del paradero de su madre, la primera es que alguien se había encargado de “levantarla” y que lo único que se podía hacer era esperar a que pidieran el rescate, a la policía no tenía caso ir, pues si no la habían levantado y ellos lo encontraban, se encargarían de pedir rescate. Parecía que si ella estaba perdida, se iba a necesitar mucho dinero para encontrarla.

Ella, mi amiga tiene los ojos verdes, como de gata, podría trabajar en un circo con esos ojos, todo mundo creería que es ella un felino. Desde que llego a casa me dijo que estaba muy preocupada, su mamá, ya llevaba tres noches sin llegar a dormir y si no aparecía pronto ella no sabría que hacer. Mi casa es un lugar simple, por fuera da el aspecto de ser una vieja construcción que se está cayendo, aunque por dentro la cosa es otra. Las paredes están pintadas de blanco y en una de ellas cuelgan un par de cuadros, con el fondo blanco y muchas rayas que se cruzan con un tono de azul rey y negro, es un arte que no entiendo mucho. Antes de entrar en “acción” estuvimos platicando un rato, le dije que a mi historia me habría gustado encontrarle un buen titulo, pero que hasta ahora nada, no había nada solido, nada que valiera la pena, le mencione algunas de las opciones pero que de todas formas no me convencían: historias para después de hacer el amor o historias para después de tener sexo, historias para antes de hacer el amor, historias para no hacer el amor y otro más era: historia y sexo oral. A ella le hizo gracia lo de sexo oral y me dijo que si se trataba de una propuesta y que si era así, que ya me estaba tardando, además, que ella creía que el sexo oral era benéfico para calmar el estrés y ella estaba sufriendo cruelmente por culpa del maldito estrés.

Ni bien había empezado la terapia oral cuando ella empezó a gritar de placer. Estuvimos poco más de tres horas dándole al placer. Yo tenía una pluma de Quetzal, que me había regalado un amigo, pensé que no sería mala idea recorrer el cuerpo de ella con la pluma, después de todo el sexo es eso: experimentar, además de que lo es todo, no hay mal que no cure. Recorrí con la pluma su vientre, su ombligo, la deslice por sus muslos, subí de nuevo hasta sus pezones, luego fui a su cuello, su espalda y ese sitio tan especial donde se unen las nalgas con los muslos, ella gemía de placer y estaba bien humedecida. Tenía a la mano un aceite de mente, y como me lo habían recomendado para el dolor de cabeza, pensé que no sería mala idea aprovechar el momento y le dije a ella que me lo untara: el remedio consistía en untarse unas gotitas en la sien y mucho sexo, al menso por ese instante tendría ambas cosas, así que no podía desaprovechar la ocasión.

Me puse un anillo vibrador, el cual fue todo un descubrimiento, nunca antes lo había usado y el placer fue infinito. Ella gritaba, gemía y me pedía a cada embate un poco más, en ese momento estábamos totalmente perdidos y con ganas de no parar nunca, el placer experimentado era tal, que a mí se me olvido el dolor de cabeza y a ella que teníamos que buscar a su madre. Nos entro la noche y en las calles la lluvia no cesaba. Ella tampoco había dejado de llover.

Para donde volteara había una ocasión, un sitio ideal para amarnos, una prueba para superar o una posición que descubrir.

Ella me dijo que era tiempo de salir, que si no dábamos prisa podríamos regresar antes del amanecer y continuar con lo que dejaríamos pendiente. ¿La mamá?, nunca la encontraron, pero ella se regreso aquella noche conmigo y recorrimos toda la casa, manchamos el sillón, y la vibración del anillo era cada vez más desquiciantes y ella no dejaba de arquear su espalda, pensé en los gatos, en los ruidos que hacen los gatos cuando se aman, pensé en sus ojos y en todas las similitudes, pensé que nunca había visto a su madre y que tal vez todo fue un buen pretexto para estar juntos.

OJOS DE GATA

 

Read Full Post »

10 DE FEBRERO DEL 2012

No suelo beber, al menos no de manera compulsiva y tampoco de manera frecuente. La ciudad siempre está llena de ruidos y de un olor peculiar, al menos los fines de semana, acá puedes oler, tengas o no mal olfato, el olor a carne asada, no importa si está lloviendo o hace frío, siempre es una buena ocasión prender el carbón y sacar la carne, te la pasas: “con madre”. Eso de la cerveza o de tomar un trago de tu bebida favorita es tan común que nadie se espanta por eso, quizá lo que más se vende en esta ciudad es la cerveza, la carne y el carbón y alguna otra cosa. Supongo. Los días que marcan el fin de una semana, la mayor parte de las veces me estresa, por alguna razón mi mente empieza hacer cuentas, de la gente que he visto en la semana, de la gente que no veo desde hace un buen tiempo, de la gente que deseo ver y de la que no deseo ver, los fines de semana me sirven también para pensar en los posibles viajes y para salir a caminar, muchas de las fotos las he tomado últimamente sin bajarme del carro, aunque no soy adicto a manejar, la lluvia y las mil cosas que me he inventado me mantienen durante muchas horas manejando o no, horas no, digamos durante casi todos los recorridos que tengo que hacer. Pero este día (sábado), he tenido la oportunidad de levantarme temprano, de ponerme los tenis y salir a caminar, en verdad ya me hacía falta y no hay nada en la vida como andar en las calles y dejar sorprenderse por la gente o por las construcciones o por los sueños que se dejan ver cuando uno asoma la oreja a una plática.

 

Read Full Post »

11 DE FEBRERO DEL 2012

Conforme pasan los días se nos olvidan los verdaderos peligros que significan las calles de nuestra ciudad, y se cuentan todo tipo de historias, desde luego algunas que nadie puede creer y otras que simplemente uno se conforma con oír y creerlas, para mí, lo cierto es que ya nos acostumbramos a este ritmo de vida, entre autos chocados, policías o militares heridos porque circularon por una avenida estrecha y chocaron y eso les ocasiono lesiones, el caso es que el ambiente de inseguridad va a existir mientras tengamos a las fuerzas federales patrullando las calles y no nos queda más opción que atenernos a los posibles daños “colaterales”, dicen que la vida de una persona que perece en uno de estos enfrentamientos, no vales más de 120, 000 pesos que es un poco menos de 10,000 dólares, visto de manera fría es poca cosa. Decía de las historias que parecen imposibles, que supongo que el país va a necesitar de otro Juan Rulfo o quizá de otra Nellie Campobello para poder narrar estas tragedias o vidas diarias de una nación desde aquella perspectiva que estos autores han hecho sus obras.

Sales a las calles y en mi caso voy temblando del miedo, no tengo un verso capaz de contener una bala y no tengo una historia que pueda distraer el dedo justiciero de alguno de los posibles tiradores, sin importar si son del bando bueno o malo, es más no tengo siquiera la habilidad de escribir algo que a ellos les interese y en vez de atravesarme en algún punto donde ellos se estén disparando, sean ellos los que se “atraviesen” en lo que estoy escribiendo y dejen de dispararse y con ello ponerle precio a nuestra vidas o mejor dicho a nuestras muertes.

He pensado seriamente, tomar un curso de corresponsal de guerra, para muchas cosas, la primera y más esencial es para sobrevivir a estos ataques, luego pienso en la posibilidad de escribir buenas crónicas de esta guerra y la tercera es poder fotografiar esta guerra, en fin que todo esto es una gran necesidad de sentirnos, cómodos, a gusto y que el único miedo que podamos tener tenga que ver con los baches u hoyos que tienen las carreteras. Aunque los tiempos de salir a carretera, ya no existen.

Read Full Post »

12 DE FEBRERO DEL 2012

Los días con lluvia suelen ser muy tristes, aunque no es mi caso, si me molesta no poder salir a ningún lado, es decir si me gusta la lluvia por qué no salir y mojarme y la verdad es que lo hago, pero inmediatamente regreso a casa me tengo que bañar porque si no me enfermo; hace apenas unas horas se me ocurrió mojarme y termine con una infección en la laringe y de paso una buena cantidad de antibióticos y lo que no me gusta en realidad es estar tomando medicinas. Me he pasado las últimas horas viendo la televisión y “corriendo” al trabajo, por las noches suelo ir si es que me llaman, a menos que tenga el compromiso de quedarme pero eso casi nunca sucede. Tenemos la opción de viajar muy pronto, me emociona un poco la idea de viajar a dos grandes ciudades, una de ellas es la que conozco de más de 18 años de vivir en ella y a la cual voy dos o tres veces por año, existe la posibilidad casi inmediata de ir dentro de unos cuantos días, aunque también me llama poderosamente la opción de ir al mar de cortes y ver de nuevo a las ballenas, eso sería fabuloso, la otra gran ciudad que planeamos visitar es New York, aunque eso será para fines de marzo, como sea, es momento de ir planeando las aventuras de este año.

Read Full Post »

13 DE FEBRERO 2012

En los últimos días me he llenado de pendientes, entre cumplir con un sin número de obligaciones que no llevan a nada y la nada que me lleva a la construcción diaria de mi novela me tienen hecho un caos. Existen momentos en los que tengo dudas, eso es porque no avanzo, porque mis planes o proyectos en cuanto a las fechas no llegan a buenos términos y es que pierdo buena parte del día haciendo nada y esa nada van desde ir al trabajo, ver la televisión, tomar un par de cervezas o ponerme a platicar con los amigos y de paso incluye las visitas al cine y una que otra fantasía que no tiene sentido pero que está presente en todo momento o a veces me da por ponerme a leer, ya sé que sin buenas lecturas uno no puede pretender construir historias, pero me pongo a leer el periódico que en esta ciudad viene lleno de historias de horror y muertes, de abusos constantes y de violencia y no logro ganar mucho con ello. Lo cierto de todo esto que es incierto, es que debo ponerme las pilas, no debo llegar al final del primer tercio sin tener algo claro, una idea terminada o estar trabajando con la corrección necesaria de cada texto, por lo pronto no me queda más que seguir con mis regaños.

Read Full Post »

¿ A qué se debe tanto silencio?, me pregunté esta mañana, y por más vueltas que le he dado, lo único que pude responder, es que: los perros han ladrado toda la noche

Read Full Post »

Acaso una palabra termina por romper la armonía de todos los momentos, que ni siquiera nos damos cuenta del instante en que es pronunciada o quizá no es la palabra si no las acciones diarias que determinan el rumbo de dicha palabra, ¿pero quién soy yo?, acaso no soy un delincuente venido a menos por sus miedos o por su necesidad de no incurrir en más delitos graves, delitos que atentaban contra una sociedad en plena decadencia. ¡No!, soy en la mayoría de los casos el que dice esas palabras, desde luego traicionado por mis demonios, y es que muchas veces estoy pensando en algo, y me olvido que estoy en una plática y entonces comienzo a decir las cosas en voz alta, las cosas que son para mí o mis personajes, lo otro, lo que tiene que ver con la delincuencia, es una historia larga de la que no quiero hablar mucho, pues hablar de mí, me pondría en deuda por el resto de mis días. Mi historia no es otra cosa que la historia de las cosas que nunca he hecho, pero narrada a través de los ojos y sensaciones de otros, de  quienes me rodean y lo que piensan de mí. Una palabra dicha en el momento preciso, puede ser la diferencia en nuestra historia natural, por ejemplo; en verdad no se cual palabra sugerir porque no existe ningún momento para alguna palabra o las que se me vienen a la mente no encajan con el momento que estoy viviendo o el que está viviendo quien sea que lea estas líneas.

Read Full Post »

9 DE FEBRERO 2012

Últimamente mis horarios de calle, de trabajo o de rutinas son nocturnos y si le agregamos que en estos días llueve, la cosa es un poco sabrosa pero llena de riesgos, pongamos por no dejar la ocasión que una noche de estas ocurre un enfrentamiento, que me toca estar en medio y que no tengo idea alguna de lo que pueda o no hacer, pongamos que nada de eso sucede, que todo sigue en perfecta calma, que no hay nada de que temer y pongamos que después de media noche las calles siguen como todos estos días, vacías, sin nadie que se atreva a circular por ella, pongamos que lo mío no es una necesidad sino esa sensación única que produce la adrenalina, pongamos ya que estamos en eso, que esta es una ciudad extraña, diferente, sin relación con la violencia.

He ido acumulando cientos de pendientes y entre eso he dejado pendiente atacar mis dolores de cabeza, a veces creo que son los efectos de la migraña, otras veces pienso que alguna muela ausente me está causando estos dolores, otras veces supongo que son mis ojos que se cansan de tanto leer y entonces detengo mis lecturas y supongo que unos días sin hacerlo me vendrán muy bien, otras simplemente me revuelco de dolor y supongo que un día de estos se van acabar, aunque casi nunca cesa, y lo único que me queda es aprender a vivir con ellos (los dolores) y a quejar de vez en cuando.

Supongo que debo buscar la manera de solventar todos mis propuestas de trabajo, porque de otra manera mi pasión por lo que hago se verá afectada, pues supongo que van a llegar los días en los que me sienta cansado y no tenga ánimos para nada, incluso pienso que de ser posible un día de estos debería dormir sin reparar en el tiempo, pero la verdad de todo esta vida es que soy un insomne por excelencia, ¿de qué demonios estoy hecho?

Read Full Post »

 

De ella recuerdo las  cosas que le encantaban:

ser musa del mejor poeta y que él le leyera todas las mañanas

las poesías en las que ella aparecía,

le encantaba: si era más de un poeta,

le encantaba el ritmo, triste, cansino y hasta llorón

de la música, sobre todo si era cubana,

le encantaban los cubanos,

sobre todo si no estaban en la isla;

amaba los viajes nunca antes hechos y pensaba

en morir en tierras lejanas.

Odiaba: a los niños, a la nariz de su abuelo,

Odiaba: las pastillas del segundo día  y el sexo con sus conocidos,

odiaba a las mujeres que pelean a sus hombres,

al frío en soledad, a los gatos en su cama,

a la oscuridad sin poesía

…y durante muchos años, yo estuve atado a ella.

 

 

 

Read Full Post »

Las ninfas se habían marchado antes de tiempo

sí es que el tiempo regula la vida de ellas,

se había roto mi sueño perfecto:

ellas las amantes inquietas;

el triste río corre perfecto

hasta desembocar en un mar sombrío

el río que no arrastra los cuerpos

de botellas vacías o botellas

que llevan un mensaje dentro,

el mismo río revuelto, rio donde navegan: papeles

indescifrables,  manchas de sangre,

vómitos insospechados, ese río

con colillas de cigarros, pero nunca

con los desechos de mi pasado;

el río que marcha lento, a la velocidad

que le impone el viento y al ritmo

que le sugiere el tiempo, ese mismo

tiempo que sugería el ritmo

en las caderas de mis ninfas,

sí, esas ninfas que hoy se han marchado;

ese río donde flotan cuerpos

de los que no pueden llegar al otro lado,

ese lado donde todos los sueños

son posibles, donde lo imposible jamás es nombrado.

 

¿Qué es el tiempo, sí en ese río no flotan cuerpos de los

seguidores del sueño americano?, nada

 

Las ninfas se habían marchado

no dejaron un domicilio, ni apartado postal,

no dejaron una dirección de correo electrónico

no dejaron un nombre de usuario de su red virtual

no dejaron otra cosa que no sean

los intensos olores  de su sexo.

 

Qué es el silencio sí las ninfas no están a mi lado: nada.

 

A  orillas del Bravo me senté, tenía ganas de llorar…

el ruido de sus aguas y los huesos que ya no sostienen

un cuerpo, el ruido de sus navegantes ahogados,

lo inerte, lo muerto, todo lo que en él estaba demás,

taladran mis oídos, de lado a lado: sonaba fuerte.

 

Cuerpo bronceados de esta raza mezclada, naufragios

de los que no se regresa con vida, mientras

los sueños de unos es cruzar al otro lado

para alcanzar la dicha, los sueños de otros,

los míos son: recuperar a mis ninfas,

las ninfas se habían marchado y nadie tenía

noticias de ellas en todo lo largo

de este y del otro lado del río Bravo.

 

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »