Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 marzo 2010

Novedades

Un día complejo, estomago que casi explota. Inyecciones, cambios de piel, y advierto no estoy deprimido. Lecturas lentas y pocas muy pocas letras, aunque después de todo siempre logro escribir al menos una frase, dos palabras y con un poco de suerte unas cuantas líneas. Al personaje de esta historia, se le olvido que es quien el que narra, se le olvido que no es una historia o novela más del narco, se le olvido que era un médico, se le olvido su mala suerte y sobre todo se le olvido que no puede oler.

Anuncios

Read Full Post »

Pensamiento

“El hombre que ha empezado a vivir seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera”

Ernest Hemingway.

Read Full Post »

El oficio.

Existen días donde todo es más complejo. No logras escribir nada más que dos palabras para tu historia y luego esas dos palabras terminan por no convencer del todo, se imaginan si dos palabras no logran causar un efecto determinado, lo que debe ser escribir cien palabras o pasar de las cien y entonces escribir, tres o cuatro cuartillas y cuando llevas veinte cuartillas, entonces si la cosa es cruel y lo peor es si crees que terminas tu historia y la voz no es lo que esperas y narrar en primera persona es de forma simple inaceptable. Como saber en que tiempo, como narrar, es algo que se logra quizá con la experiencia y con todo eso, seguro que causa alguna duda incluso hasta al mejor, el mejor de lo que sea, aunque en este caso hablamos de los escritores.

Aunque hablo de los días complejos, cuando nada embona a la perfección que uno imagina, ya saben, estar en un lugar y sentirse inmerso en el, entonces tratas de encontrar algo que te devuelva esa particularidad con la que sueñas, sales a la calle y empiezas a recordar. Recuerdas que todo mundo se pregunta que es lo que haces para vivir y casi de inmediato viene la siguiente pregunta una vez que respondes y te dicen si lo que haces funciona, si te deja ganancias, y si es que te gusta, pero si los sorprendes, entonces los dejas con la boca abierta o si se trata de algo digamos más erio y oscuro entonces ya no preguntan más y uno sale al menos por un momento ganando en una discusión sin fin y sin sentido.

Recuerdo que un día me preguntaron que estaba haciendo para ganarme la vida. Claro que la respuesta que se me ocurrió no tenía sentido alguno, pero alguna respuesta tenía que dar. Al amigo que me pregunto, acerca de las cosas para ganarme la vida, le dije, soy escritor, y este hombre se puso a reír como loco, me dijo, no seas cabrón y ponte a trabajar, no quieras engrosar la fila de los guevones. Lo cual me hizo pegar tremendo coraje, y es que tal vez nadie viva de escribir, pero si se puede vivir diciendo que eres escritor. Otro día. Un soldado me pregunto en un puesto de revisión militar, a que me dedicaba: le dije soy escritor, entonces el tipo me pregunto si las historias las contaba a partir de mis experiencias con las chicas, lo cual es para reírse, ya saben, las chicas esperando por uno, para regalarnos sus historias, ni que el escritor fuera un Dios. Lo cierto es que le comente que escribir es parte de un gran trabajo, mucho más trabajo que la llamada inspiración o de las historias regaladas. Otro tipo el cual es mi amigo en este norte, siempre me pregunta de cómo va la historia que según yo, voy escribiendo y le digo que va lenta, sobre todo porque en casa es imposible escribir, es tanta la comodidad que lo menos que se pueda hacer es escribir. Lo mejor de todo, me ocurrió en el puente internacional, un día que pedí un permiso para ir más allá de la franja fronteriza. Me pregunto el agente migratorio, a que me dedicaba y le dije: soy escritor. Entonces el hombre me pidió la credencial correspondiente que verifique tal oficio y como le dije que aún no me la entregaban, entonces se puso a contarme una historia que según el me vendría muy bien si la escribo. Era algo simple: una mujer que se gano la lotería. Quizá un día le haga caso y la escriba, hoy lo dudo. Cuando dices que tu trabajo es algo en contra de las leyes, no te preguntan más, pero eso puede meterme en problemas, así que prefiero no decir mentiras.

Salí a caminar, a buscar esa comunicación con la historia que voy tratando de armar y nada, otra vez las mismas dos palabras logradas en las primeras horas y un mundo confuso. Mis personajes e niegan a reaccionar, como si algo les hiciera falta, quizá deba darles mayor respiración y no forzarlos a mis caprichos, pero como evitas que sus historias no logren ser otra cosa de lo que tú deseas.

Read Full Post »

La nada.

Después de una larga ausencia, regresas a casa y muchas cosas te parecen desconocidas. Es quizá el salir de una rutina o esa necesidad de viajar de un lugar a otro lo que condiciona ciertos estados de animo, o es más simple que todo eso: es  nada. Sí, tal como suena: nada. Aunque tal vez la pregunta ahora es acerca de lo que es la nada. Así que lo mejor es quedarse callado, además es domingo y los domingos uno se la pasa sin hacer nada. La verdad es que tengo que seguir con la historia que pretendo escribir y si no hago nada, la cosa se pone feo, pues nada más abandonas el trabajo y la historia se te pierde, así que nada de decir que no se hace nada, a trabajar.

Los domingos son siempre complejos para casi todas las cosas. Así que mejor me pongo a trabajar, antes de quedarme sin ganas, la ciudad  me desconocio, frío, ruidos ahogados, oscuridad, maldad.

Read Full Post »

Escoger una profesión supongo que debe ser una de las tareas más complejas por las que puede pasar toda persona. Luego escoger de forma adecuada y que todo funcione, son otras circunstancias. ¿Por qué entonces nos gusta escoger lo más complejo?

Uno no se explica a esa gente viviendo en condiciones ambientales adversas, sea frío o calor. Y con ello muchas elecciones que hacemos como un gran colectivo. Escoger o decidir ser escritor. Es la cuestión. Sí hablamos de competencia la cosa esta muy complica, ya tendrán ustedes una buena idea de lo que hablo.

Imaginen. Competir con los escritores muertos, que en general son buenos escritores y la calidad de su trabajo, los hace presentes hoy en día, por supuesto que existen casos lejos de esa curiosa realidad. Luego si traes la competencia a los eventos diarios resulta: que tienes que competir con buenos, con malos y con medianos escritores. Los hay muy pero muy buenos, o  muy malos y los otros, tienes que definir un bando, aunque muchas veces eso del bando depende de las capacidades. No nos podemos quejar de la profesión, porque damos el primer paso, es decir decidimos que es lo que queremos hacer con nuestra vida. Luego todo lo demás, eso de ser bueno, o ser malo, o escribir cuentos o novelas, relatos o quizá ensayos y la muy socorrida poesía, es decir, más conflictos.

El detalle de todo esto, es que si quieres ser un escritor con una buena cantidad de lectores, lo que se traduce aunque no necesariamente en una buena cantidad de ventas, tienes que elegir un representante ideal, un agente literario que entienda muy bien su trabajo y quizá con eso logres entrar al mundo de las letras más leídas y todo ese show. Aunque todo hoy en día exige un buen agente que nos represente.

Como sea no he dicho gran cosa. Lo cierto es que si quieres vivir de las letras, o eres muy bueno o tienes o muy buen agente literario.

Read Full Post »

Una mirada atrás

Entre más nos preocupamos por el tiempo, todo transcurre más rápido.

Hoy fui a Ciudad Universitaria. Pase frente a la facultad de Ingeniería y recordé mis tiempos de estudiante (no hablo de los años que me la pase en tal facultad es lago horroroso), lo peor de todo es que descubrí lo poco observador que era en aquellos tiempos, frente a la facultad esta un árbol viejo y grande , adornado de hermosas flores. Nunca las vi en mi vida de estudiante. Y el caso es que las veo por muchos rincones de la ciudad, tan mala vista poseía o quizá estaba preocupado por el tiempo que todo se me fue tan rápido.

Read Full Post »

Los sueños son una mentira, es una verdad inexistente y siempre contada. Yo no duermo, siempre estoy en un estado de vigilia y es donde ocurren todas estas cosas tan atroces.

Lo que tenía de fea, lo compensaba con su inteligencia. Amanecí con ella por primera vez hace ya más de diez años, no tuve forma de resistirme a sus encantos y fue así durante muchas noches, hasta que un día ella dejo de contarme sus mentiras. Todas las noches tenía una historia, un juego interminable. Casi  siempre terminábamos haciendo el amor.

El día que la encontré fuera de mis sueños, le pedí de inmediato que me contase una historia, algo que la devolviera a la realidad en la que vivía sumida en mis noches, pero ella era otra, no tenía ningún talento. Nos vimos durante mucho tiempo, algunas veces coincidíamos en su casa. De no ser por ella, nunca habría entendido lo que tenía que hacer, era yo un hombre feo.

Nos fuimos metiendo en una danza, nos nombramos los amorosos, nos regalamos algunas noches, pero ella aspiraba a encontrarse con esos amores que en sus noches llegaban para bailar con ella e invitarla a un mundo mágico. Mis sueños eran casi siempre devastadores, un sueño en el que no sabes bien si estas despierto o sigues dormido, como en un estado suspendido de la conciencia, igual quizá al hecho de estar drogado, todo el tiempo era lo mismo. Un encierro con la irrealidad, un encuentro no deseado.

Todo era una mentira. Una cruel mentira.

Lo que ella tenía de feo o lo que nos da por llamar fea, era su cualidad, su talento inexistente consistía en no tener conciencia de lo que ella representaba para el resto de la gente. Se atrevía a todo y su espejo siempre le decía que tuviera cuidado con la madrastra, por intentaría robarle su belleza. Su talento, quizá el único (aunque creo que ella no tenía ningún talento) la llevo: a repartir  la manzana de forma  equivocada: a la madrastra le dio la del deseo y me dejo la envenenada. Todo sueño es una mentira.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »